"La vida sigue": el plan sueco que le gana a la pandemia y Argentina puede imitar

El abordaje de Suecia resulta ser diferente al resto: no restrigieron la vida social de las personas. ¿Funciona?

El abordaje de Suecia resulta ser diferente al resto. El país europeo no tomó las mismas medidas que el resto de Europa.

No restringieron la vida de las personas: los cafés y restaurantes permanecieron abiertos y las personas continuaron con sus vidas normalmente, dirigiéndose a trabajar o al colegio.

Las escuelas para menores de 16 años están abiertas, para que los padres puedan seguir trabajando.

El Gobierno recomendó a las empresas que aquellos empleados que puedan trabajar desde casa, lo hagan. El Ministerio de Salud pidió a las personas que no viajen a menos que sea esencial y que “mantengan distancia social y sean responsables .

El uso de transporte público se redujo a más de un 50% debido a que las personas están trabajando desde casa. Más del 70% de la población sueca no viajó para festejar Pascuas.

Suecia, hasta el momento, confirmó alrededor de 20 mil casos de COVID-19 y alrededor de 2,500 víctimas fatales. La curva del país está lejos de aplanarse.

No hay cuarentena, no hay aislamiento: solo distancia social. Las actividades en el país siguen abiertas y la sociedad está de acuerdo. Europa mira a Suecia con desconfianza y en duda.

Según estadísticas de ECDC recopiladas hasta el 24 de abril, Suecia es comparada con 3 países que toman la cuarentena total como medida. 

Algunos virólogos del país no están convencidos con la estrategia diseñada por el gobierno y científicos. El Gobierno, junto a un comité de científicos, prohibió las reuniones de más de 50 personas y las visitas a geriátricos.

Las conferencias de prensa que el país realiza son encabezadas por un epidemiólogo, a diferencia de otros países. Anders Tegnell es un epidemiólogo que trabaja para el estado sueco. "La atención médica sueca sigue funcionando, básicamente con mucho estrés, pero no de manera que ahuyenten a los pacientes", declaró públicamente.

Esta es la curva de Suecia, según reportes de las autoridades de salud pública del país. Han recopilado información hasta el 23 de abril. Temen que la curva pueda volver a subir hacia un pico. 

Suecia eligió seguir de pie, a diferencia de la mayor parte de Europa. Sin embargo, tiene la tasa de mortalidad más alta de Escandinavia. El primer ministro del país, Stefan Lofven, advirtió que "no es el momento de relajarse" y no permitirá que las personas pasen más tiempo con amigos y familiares.

El país permanece alerta, pero funcionando.

Tags relacionados

Más de Online

Compartí tus comentarios