*

Online

Todo concluye al fin: Francia "baja la palanca" a su telefonía fija

Ocurrirá a partir de noviembre próximo. ¿En qué consistirá el cambio? ¿Qué sectores serán beneficiados?

27 de Agosto 2018
Todo concluye al fin: Francia "baja la palanca" a su telefonía fija

La telefonía fija no existirá más en Francia a partir de noviembre. Así de simple. Luego de haber impulsado el desarrollo de las comunicaciones durante poco más de un siglo, más precisamente 139 años, las nuevas líneas de teléfonos fijos dejarán de comercializarse en el país galo, aunque permanecerán aquellas que brindan conexión directa a internet.

El periódico francés Le Parisien precisó que la empresa Orange -ex France Telecom-, encargada de brindar telefonía fija en el país galo, será la encargada de implementar el cambio, según consignó una publicación del sitio RFI en español. 

De esta forma, los legendarios cables de cobre y los postes telefónicos serán cosa del pasado a partir del 15 de noviembre.

En 2003, la CIA precisó que existían aproximadamente 1.263 millones de líneas fijas en todo el mundo.

No obstante, el cambio no será brusco. La transformación total del sistema de comunicaciones regirá, se presume, a partir de 2023.

"Si quieren un teléfono en casa deberán optar obligatoriamente por uno que funcione a través de internet con la tecnología IP. Cinco años después, empezará a desaparecer totalmente la red, ciudad por ciudad", detalló RFI.

Actualmente, de los 20 millones de usuarios con línea fija que existen en la tierra del flamante campeón del mundo de fútbol, la mitad utiliza el antigüo sistema en lugar de una versión con conexión directa a Internet.

Queda claro que el traspaso podría traer problemas, sobretodo, a las personas de mayor edad, acostumbradas a la utilización del teléfono tradicional.

Francia es uno de los países con mayor grado de penetración de la telefonía móvil, en buena parte porque sus habitantes abandonaron progresivamente la vieja red RTC (Red Telefonía Conmutada) por hartarse de las llamadas al hogar con fines comerciales.

Por su parte, las compañías galas, que en un 70% aún utilizan la vieja red, deberán adaptar sus actuales sistemas de comunicación por fax, sistemas de alarma, pagos con tarjeta o las llamadas de emergencia de los ascensores.

Los impulsores de la medida sostienen que el cambio permitirá extender el acceso a internet a zonas remotas aún no cubiertas por esta tecnología.

Orange, por su parte, precisó que lleva adelante una prueba piloto en la región de Bretaña. En total, ya existen14 localidades que están viviendo sin telefonía fija. “La operación es un éxito. No hemos observado reticencias de ningún tipo frente a esta tecnología ni preocupación por su instalación”, asegura la compañía según el informe de RFI.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas