*

Online

Quiso alquilar, le pidieron $ 100.000 y la inmobiliaria la remató con un pedido insólito

Un usuario de Twitter publicó la discusión que mantuvo por WhatsApp con una corredora inmobiliaria. El mensaje consiguió una rápida propagación en las redes por "la irregularidad" de algunas exigencias. Muchos usuarios decidieron expresar su descontento. ¿Qué fue lo que pasó?

04 de Febrero 2020
Quiso alquilar, le pidieron $ 100.000 y la inmobiliaria la remató con un pedido insólito

Los problemas habitacionales en las grandes ciudades del mundo se agigantan cada día a partir del crecimiento demográfico. Además, influye en miles de personas la necesidad de vivir cerca de las grandes zonas urbanas, donde existe una mayor cantidad de trabajo.

Y la Argentina no es ajena a esa problemática. Al contrario. Con la Ley de Alquileres aún trabada en el Congreso, más de 9 millones de inquilinos se encuentran en vilo a la espera de su sanción.

Mientras tanto, muchos son los propietarios que aprovechan la situación para pedir precios exorbitantes para poder ingresar a la vivienda. ¿El justificativo? El imparable incremento del índice de inflación en el país.

Algo de todo esto ocurrió con un usuario de Twitter que, junto a su pareja, se encuentran a la búsqueda contrareloj de un departamento para mudarse antes del 1 de marzo.

La joven pareja encontró un departamento en Vicente López que pedía unos $ 18.000 mensuales en una publicación, y se entusiasmó con la posibilidad de ir a habitarlos.

Sin embargo, al ponerse en contacto con la corredora inmobiliaria, la situación cambió de forma radical a partir de las exigencias desmesuradas que le pidieron para poder concretar la operación.

Tan grande fue la indignación del joven, Sebastián Rodríguez Mora (32), que decidió utilizar su cuenta personal de Twitter (@rodriguezmoor) para denunciar lo ocurrido y dejar expuesto algunas irregularidades en el ofrecimiento que le realizaron.

El enojo

Sebastián, junto a su pareja Victoria (30) encontraron una publicación en un portal que ofrecía un departamento de 42 m2, de 40 años de antigüedad, con dos ambientes -un dormitorio, un baño, un living con piso de parquet y cochera-, sin balcón en Vicente López, y ubicado a unas 14 cuadras de General Paz, por $ 18.000 por mes. Las expensas, en tanto, alcanzan los $ 4.110.

Sin embargo, a la hora de ponerse en contacto con la corredora inmobiliaria las exigencias cambiaron. Les pidieron más de $ 95.000 para poder ingresar al departamento, en concepto de dos años de contrato con gastos de ajustes incluidos.

Como el departamento está ubicado en Provincia, los propietarios piden dos meses de contrato por adelantado y un mes de comisión inmobiliaria. A eso se le suman el valor de los informes de dominio, libres de deuda y chequeo de garantías.

Sin embargo, uno de los grandes enojos del joven fue que desde la inmobiliaria pretendían cobrarle esos tres meses de adelanto pero por los valores del último mes de contrato, es decir, en lugar de pagar meses de $ 18.000, el propietario y la inmobiliaria pretendían que desembolsaran $ 32.000.

Desde la inmobiliaria (Roma Broker Inmobiliario) confirmaron que los datos denunciados por el joven son ciertos y precisaron que, incluso, ese precio ahora es superior al pasar de $ 95.000 a $ 97.500.

En ese sentido, puntualizaron que solo pidieron “garantía, un recibo de sueldo que triplique el valor del alquiler, dos meses de depósito y un mes por adelantado tomando como valor el precio de la cuota del último mes del semestre que será de $ 32.500”.

A partir de esos valores, el incremento de la cuota sería de más del 80% en apenas 6 meses y superior al 160% en el primer año. Desde la inmobiliaria se defendieron en que ellos son solo “intermediarios” y aseveraron que “entienden a las dos partes”.

En ese sentido, remarcaron que dialogaron con la propietaria para hacerles entender la situación. No obstante, la dueña respondió que a partir de la gran inflación que existe, cada vez que finaliza un contrato debe invertir mucho dinero para poner el departamento en condiciones.

Otro gran enojo del joven fue que desde la inmobiliaria le adelantaron que el contrato era “sin factura” y que, en caso de quererla, al valor se le debía adicionar el 21 por ciento correspondiente al valor del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

La repercusión

El mensaje rápidamente se hizo viral y ya cuenta con más de 3.300 retuits y 35.300 me gusta, y muchos usuarios expresaron su disgusto mediante lo ocurrido.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas