Online

Los únicos 5 empresarios que hacen negocios con la crisis: quiénes son y cuánto facturan por minuto

Se trata de algunos empresarios vinculados a la tecnología y hasta inversores de alto riesgo. Pero en la lista también aparecen políticos acusados de realizar maniobras dudosas. ¿Quién son?

24 de Mayo 2020
Los únicos 5 empresarios que hacen negocios con la crisis: quiénes son y cuánto facturan por minuto

La pandemia global de coronavirus COVID-19 genera incertidumbre en miles de millones de personas alrededor del planeta debido a la imposibilidad de conocer cómo funcionarán sus negocios una vez que finalicen las medidas de aislamiento social o por haber perdido sus empleos.

En la Argentina, miles de cuentapropistas y dueños de pequeñas y medianas empresas afilan sus lápices de forma diaria para “hacer números” e intentar encontrar la forma de que el virus los complique lo menos posible. Pero la escena también se repite en todos los países del planeta.

No obstante, pese al complicado contexto, y como suele suceder en cada crisis económica, no todos los actores de la sociedad pierden. Incluso, en algunos casos, la ecuación es inversamente proporcional: la pandemia les sirvió para incrementar sus riquezas.

Varios de los grandes beneficiados a partir de la pandemia son propietarios de empresas vinculadas al mundo de la tecnología que, previo a la aparición del coronavirus, ya eran millonarios y que a partir de la aparición del virus, consiguieron incrementar aún más sus cuentas.

¿Por qué consiguen tanta diferencia? Básicamente porque sus compañías entendieron antes que nadie la importancia de poder desarrollar el trabajo y las ventas a distancia.

En este grupo aparecen firmas como Amazon, Netflix, Walmart o Zoom cuyas acciones crecieron de forma exponencial en el transcurso de las últimas semanas.

En este contexto, el fundador de Amazon, Jeff Bezos, incrementó en US$ 24 mil millones en apenas 24 horas por la revalorización de su compañía, y continúa en la cima del ranking de hombres más ricos del mundo.

Jeff Bezos, fundador de Amazon, y el hombre más rico del mundo.

Por otro lado, la empresa de contenido audiovisual vía streaming Netflix sumó desde el inició de la cuarentena –el primer trimestre del año- casi 16 millones de nuevos suscriptores.

De este modo, los beneficios brutos de la firma durante los últimos tres meses fueron de US$ 958 millones, cifra considerablemente superior a los US$ 459 millones obtenidos en el mismo período de 2019.

Reed Hastings y Marc Randolph, fundadores de Netflix.

En tanto, empresas vinculadas a la ciberseguridad y desarrolladoras de tecnologías que permitan la atención médica a distancia parece haberles llegado la gran oportunidad de sus vidas.

Por otro lado, también aparecen beneficiadas por la situación firmas como Instacart, que realiza compras en supermercados y luego realizan el delivery.

Los emprendedores tech no son los únicos

En este segundo grupo de beneficiados por el COVID aparecen inversores y fondos de inversión amantes del “riesgo”.

Se trata de individuos o grupos de personas que decidieron apostar apenas sospecharon que el coronavirus podía llegar a ser un problema grave.

No obstante, aún sin contar con datos duros, existió un pequeño período de tiempo para apostar desde los primeros casos conocidos en China en 2019.

Una de esas personas que apostó al desarrollo del coronavirus fue Bill Ackman, un inversor estadounidense, dueño del fondo de inversión Pershing Square Capital Management.

Bill Ackam, inversor de riesgo y dueño del fondo
de inversión Pershing Square Capital Management.

En los primeros días de marzo, cuando Estados Unidos oscilaba entre los 150 y los 200 casos de coronavirus, Ackman adquirió protecciones crediticias contra sus inversiones.

De esta forma, buscó protección en caso de que la bolsa se desplomase a raíz del coronavirus. Ackman estimó que algo podría ocurrir y desembolsó US$ 27 millones por los seguros, y esperó.

Mientras la propagación del virus derrumbaba derrumbar activos en todas partes y el riesgo al default crecía y las acciones se desvalorizaban, el valor de la protección que adquirida por Ackman seguía subiendo.

El inversor comenzó a liquidar su posición cerca de fines de marzo, una vez que la Reserva Federal (FED) y el Departamento del Tesoro de EE.UU. empezaron a tomar cartas en el asunto para prevenir el colapso.

Ackman completó la venta de todas sus protecciones el mismo día que el Congreso anunció que empezaría a comprar bonos como una medida para levantar el alicaído mercado.

Las ganancias totales de Ackman fueron de US$ 2600 millones, es decir, más de $ 1.000 veces de lo invertido en un principio.

El tercer grupo: políticos

Dentro de los beneficiados también aparecen algunos políticos que, a partir de algunas maniobras dudosas, consiguieron mejorar sus cuentas.

De este modo, aparecen los nombres de varios senadores de los Estados Unidos, sobre quienes pesan acusaciones de haberse beneficiado económicamente presuntamente gracias a su posición.

Uno de los casos es el de Richard Burr, senador republicano por el Estado de Carolina del Norte.

De acuerdo a un informe de The New York Times, Burr, que encabeza el Comité sobre Asuntos de Inteligencia del Congreso, vendió miles de dólares en acciones en febrero, justo cuando Donald Trump y otros miembros de su partido minimizaban los riesgos de la pandemia de coronavirus.

La cadena pública NPR informó que Burr inclusive “le avisó a otros” que las consecuencias económicas de la pandemia serían catastróficas, una advertencia mucho más severa que las que brindaba en público.

Sobre los senadores Dianne Feinstein, demócrata de California (también miembro del Comité de Inteligencia), James M. Inhofe, republicano de Oklahoma, y Kelly Loeffler, republicana del Estado de Georgia, pesan acusaciones similares

La acusación es apuntalada por una ley que Estados Unidos sancionó en 2012, llamada STOCK Act, la cual le prohíbe a los senadores usar información clasificada para obtener una ganancia económica para ellos o sus familiares.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas