*

Online

"Los colaboradores son como atletas; deben superar todos los obstáculos"

Laurinda Pang, presidenta de la Gestión de Cuentas Internacionales y Mundiales de CenturyLink, cuenta la actualización del negocio del gigante de telecomunicaciones que en 2016 compró a Level 3 y, además, hace referencia a los cambios en el rol de la mujer en el ámbito profesional.

Por DÉBORA SLOTNISKY - 18 de Marzo 2019
"Los colaboradores son como atletas; deben superar todos los obstáculos"

Laurinda Pang recibe a El Cronista a la hora señalada en la filial argentina de la firma de telecomunicaciones CenturyLink. Ella no es una ejecutiva cualquiera, sino que es la presidenta de la Gestión de Cuentas Internacionales y Mundiales de esta empresa de origen norteamericano que tiene presencia global, incluyendo nuestro país. Y eso no es todo: en un sector donde las damas son minoría, ella, que tiene 49 años, fue considerada como una de las mujeres más relevante de la industria de las telecomunicaciones en la edición 2018, según la firma productora de medios y comunicación Capacity.

El contexto en el que se enmarca la entrevista es complejo: la compañía está avanzando su proceso de transformación digital, lo que implica "poner al cliente en el centro de la escena para, en función de eso, ofrecerle una propuesta de valor abordando sus necesidades específicas", según la ejecutiva. Más allá de estos temas de negocio, Pang, que lleva unos 25 años trabajando en CenturyLink, analiza cómo fue cambiando el rol de la mujer en el ámbito profesional con el paso del tiempo. Sobre todos estos tópicos conversamos con esta ejecutiva, cuya responsabilidad en la corporación tiene que ver con el crecimiento de los ingresos y maximizando la propuesta de valor mundial de la empresa.

-En el discurso de su compañía el concepto de transformación digital aparece con fuerza.  ¿Cuáles son las herramientas tecnológicas necesarias para que las empresas en general avancen en este proceso y no fracasen en el intento? 

En la Argentina atendemos únicamente a empresas, y cada una de ellas está en una fase distinta de su proceso de transformación digital. De cualquier manera, todas están ante el mismo desafío: cambiar su modelo de negocio porque sus clientes requieren una mejor experiencia de usuario. En este sentido, todas estas organizaciones tienen requerimientos en tres pilares en los cuales nosotros las ayudamos. El primero tiene que ver con las necesidades de conectividad entre las distintas locaciones de una misma empresa y también con sus clientes; en segundo lugar están los desafíos vinculados a la nube, y acá hay que decir que son cada vez más las compañías que están optando por el computación en la nube en diferentes formas, entre ellas, la nube híbrida. Por último, el aspecto de la seguridad es crucial, y acá lo que solicitan es un monitoreo proactivo ante cualquier tipo de amenaza. En resumen, sea cual fuere la fase de transformación digital en la cual se encuentre una compañía, todas tienen necesidades entorno a estos tres pilares. 

-Dado que CenturyLink, según sus propias palabras, está bastante avanzada en su proceso de transformación digital, ¿qué consejo le podría dar a otra firma que esté en este mismo camino, pero unos pasos atrás? 

En primer lugar hay que poner el cliente en el centro del negocio, eso implica entenderlo para poder satisfacer sus necesidades. En segundo lugar, se necesita un real compromiso del directorio de la empresa, porque si este apoyo no es sincero, la transformación no se va a producir. Por último, es indispensable trabajar en la cultura de las empresas, porque los colaboradores tienen que cambiar su mentalidad para alinearse al nuevo modelo de negocio, y esto implica, necesariamente, modificar la forma en la cual se trabajaba hasta ahora.

-¿Cómo se puede cambiar, este mindset, esta  mentalidad respecto a cómo trabajar?

Este es un desafío muy difícil. Se trata de un viaje, de un proceso que toma su tiempo. Para eso, nosotros nos enfocamos fuertemente en la comunicación y desarrollamos una planificación para que este proceso sea paulatino. Por supuesto, hay que estar preparado para superar ciertos obstáculos, porque siempre hay resistencia al cambio. 

Un aspecto muy importante es que los colaboradores adopten el concepto de aprendizaje continuo, y que aprendan a sentirse cómodos trabajando en base al análisis de los datos y de cara a la automatización. 

Para hacer una analogía, en el proceso de transformación digital los colaboradores son como atletas: deben ser estoicos y estar dispuestos a superar obstáculos. Deben estar predispuestos al cambio y al aprendizaje. Si bien decirlo parece sencillo, ejecutarlo es complicado, de ahí que todavía es fácil ver que en muchas empresas la gente trabaja con tecnologías antiguas, papel y planilla de cálculo. 

-¿Cómo cree que las empresas argentinas están avanzando en este proceso? 

Todas las empresas están embarcadas en este cambio porque el ecosistema en sí mismo se está transformando. Argentina es uno de los países de la región en donde las fintech están a la cabeza de esta transformación, y hasta los servicios bancarios tradicionales están avanzando en su digitalización. Por otra parte, el avance en el retail es variado y heterogéneo. De todas formas, hay que decir que la Argentina está a la par del resto de los países de la región. Quizás la líder en este aspecto es Colombia.  

-¿Qué tendencia tecnológica observa en las organizaciones?  

La necesidad de conectividad seguirá existiendo, lo mismo que la importancia de los contenidos en todos sus formatos, en especial el video. Es por eso que se necesita mayor ancha de banda. Por otra parte, cada vez son mayores los entornos híbridos. En tanto, vemos cada vez más aplicaciones móviles, internet de las cosas e inteligencia artificial. Y, por último, es muy fuerte el fenómeno de consumerizacion, que implica que las organizaciones actúan frente a los servicios tal como lo hacen los clientes finales, de tal forma que quieren dar de alta y baja fácilmente, buscan contratos flexibles y poder aprovechar las ventaja de la autogestión a través de portales.   

-Últimamente en la industria de las Tecnologías de la Información y la Comunicación se viene hablando de la necesidad de incorporar a más mujeres. ¿En el pasado este tema también estuvo en agenda? 

La cuestión del empoderamiento femenino en el ámbito laboral es global y actual. Antes no se hablaba de esto. Personalmente tuve la fortuna de haber tenido la oportunidad de hacer carrera en CenturyLink. Además, como me parece importante sumar a más mujeres en la industria, mentoreo a mujeres para que puedan crecer en lo profesional.

Los tiempos han cambiado. Antes, cada actividad estaba asignada a un género, así es como las tareas domésticas eran cosas de mujeres, y las laborales de hombres. Todo eso es cosa del pasado. Mi perspectiva es que la gente debe ser reconocida por el empeño que pone en su trabajo y por el nivel de su desempeño, sin importar si es hombre o mujer. De todos modos, es cierto que en la industria tecnológica ingresan muchas mujeres pero luego se forma una especie de embudo por el cual son pocas las que lograr crecer. Para superar esto hay que tomar dos medidas: en primer lugar, que las organizaciones tengan una cultura inclusiva, esto significa que se brinden las mismas oportunidades para todos y, en segundo lugar, incentivar a las niñas desde que tienen 6 o 7 años por las disciplinas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).  



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas