*

Online

Las ventajas de la energía "smart" para ahorrar y consumir más

Las nuevas tecnologías posibilitan que los consumidores se transformen en productores de electricidad. La falta de regulación es la principal razón para que estas soluciones no despeguen en el país. Por CINTIA PERAZO - 16 de Octubre 2018
Las ventajas de la energía "smart" para ahorrar y consumir más

La energía inteligente es uno de los grandes retos a los que se enfrenta el desarrollo sostenible. Pero no se trata solo de fomentar la producción y consumo de energías renovables, sino de mejorar la manera en la que se la transporta y utiliza, es decir, la eficiencia energética.

El concepto de smart grids o redes inteligentes propone que el consumidor sea el centro de un sistema integrado por redes inteligentes y generadores. "El objeto es el ahorro de recursos y la minimización del impacto ambiental. Aparecen funciones inteligentes en la red que permiten comunicarse entre sí a los distintos componentes y equilibrar la oferta y la demanda, reduciendo errores y pérdidas energéticas en el proceso", afirma Charly Karamanian, referente en innovación sustentable.

El experto dice que los principales beneficios son la transmisión más eficiente de la energía; restablecimiento más rápido del servicio después de desperfectos eléctricos; reducción de las operaciones y de costos; reducción de la demanda pico; mayor y mejor integración de grandes sistemas de energía renovable; y mejor integración de sistemas cliente-propietario de generación de energía.

Ahí surge el concepto de "generación distribuida". "Ésta permite al cliente venderle a la distribuidora la energía que produce en su domicilio. La operación se estructura a través de dos medidores, uno para el ingreso de energía al domicilio y otro inteligente que inyecta lo generado por el cliente a la red de la distribuidora", explica Ricardo Torres, presidente y CEO de Edenor.

Pilar económico

La importancia que tiene la energía tiene en la economía de un país provocan que sea esencial aplicar soluciones tecnológicas que la hagan más eficiente. "Bajo el concepto smart empresas y consumidores debemos caminar juntos en pos de equilibrar oferta y demanda, lo que redundará en beneficios para todos porque permitirá disfrutar más de la energía, evitar la sobrecarga de la red y reducir costos innecesarios", resume Martin Jiménez, director de Desarrollo de Negocios de Schneider Electric.

El diputado nacional de Cambiemos, Juan Carlos Villalonga, sostiene que la irrupción de las energías renovables representa el inicio de una serie de cambios disruptivos y profundos en el sector energético. Y resalta que es imprescindible que este proceso se acelere para hacer frente al cambio climático. "No hay mucho tiempo. Y uno de los grandes desafíos es la necesidad de nuevos marcos regulatorios, pensemos que ahora los consumidores son también productores de energía", reflexiona.

Obstáculos por sortear

Aunque nadie duda sobre la importancia de estas nuevas tecnologías existen, sobre todo a en nuestro país, algunas barreras que impiden o lentifican su despliegue. "Una de las principales es económica, la segunda es la incertidumbre del grado de digitalización más apropiado para cada empresa. En este sentido lo más recomendable sería realizar proyectos pilotos para probar la tecnología", aconseja Pablo D'Amore, gerente de producto para la división de Energy Management de Siemens.

Justamente, el CEO de Edenor cuenta que en su compañía están realizan tres pruebas pilotos de generación distribuida. Una de ellas en un domicilio particular ubicado en San Fernando, provincia de Buenos Aires; otra en el colegio Aberdare, en San Miguel provincia de Buenos Aires; y la tercera en la empresa SP Productos. "Por intermedio de energía fotovoltaica el cliente genera su propia energía y nos vende el excedente. Creo que este tipo de instalaciones será habitual, sin embargo ahora no se masifican porque  no hay una ley que reglamente el valor del kilowatt-hora, y porque su precio es inaccesible para el común de los clientes", reconoce. “Además, el costo completo del equipamiento hace que el precio que resulte difícil de pagar para el común de los clientes.”

Edenor también instaló  1.900 medidores inteligentes. "Éstos permite al cliente y a Edenor conocer en tiempo real las 24 horas del día los consumos de energía eléctrica, saldos de crédito, valores parciales y totales del suministro de electricidad", comenta Torres.

Sobre los obstáculos a sortear, Maximiliano Miodowski, gerente de tecnología en EXO, resalta otro: la falta de financiación competitiva. "A pesar de que instalar un sistema de energía solar fotovoltaica es una excelente inversión que ofrece un 400% de retorno, la inversión inicial es significativa y tiene un repago que suele variar entre 4 y 6 años", dice.

Proveedores y usuarios

Ante este panorama Schneider Electric desarrolló la plataforma EcoStruxure, pensada como un componente de innovación colaborativa que ofrece valor agregado a los integrantes del ecosistema de negocio. "Este producto crea una arquitectura reúne los mundos de la energía, la automatización y el software, de cara al uso eficiente de la energía durante los próximos 40 años. Y actualmente representa el 45% de nuestro negocio", asegura el directivo de esta compañía.

Pero Schneider Electric no sólo provee soluciones de smart energy a otras organizaciones, también realiza acciones para reducir el impacto medioambiental de sus operaciones. En cuanto al consumo de energía, Schneider Electric estructuró en 2011 el programa Energy Action, con el fin de promover la eficiencia energética de las operaciones industriales utilizando la capacidad del área de servicios de la compañía para diagnosticar, desarrollar soluciones y obtener resultados significativos.

"En el resto de las plantas se lleva a cabo desde 2012 un trabajo en línea con el programa mundial para obtener la certificación ISO 50001 para todas las unidades industriales de Schneider Electric en el mundo. Nuestra planta en la Argentina cuenta ya con esta certificación. Nuestro compromiso es usar el 80% de electricidad de fuentes renovables para 2020, el 100 por ciento a partir de 2030 y continuar reduciendo el consumo de energía al doblar su productividad energética para 2030, en comparación con 2005", resume Jiménez.

Otro de los players de este sector es GN Solutions, una joint venture entre el Grupo Newsan y de la compañía española Gamma Solutions. "GN aspira a ser pionera y un jugador relevante en el desarrollo de sistemas de generación distribuida en el país, microredes y smart grids. Gamma ya es un referente en Europa, con importantes proyectos de generación distribuida con fuentes renovables, proyectos de acumulación de energía con baterías de litio y despliegue de redes de vehículos eléctricos en España y Reino Unido", afirma Alberto Cantero, gerente general de GN Solutions.

Siemens cuenta, por su parte, con gran cantidad de soluciones para las áreas de electrificación, digitalización y automatización, entre las cuales se destacan las centrales de generación convencional y renovable, subestaciones digitalizadas de alta y media tensión, soluciones de medición inteligente, automatización de procesos industriales.

Mientras que los sistemas de energías renovables EXO Energy incluyen soluciones para generar energía eléctrica a través de tecnología solar fotovoltaica y agua caliente sanitaria por medio de energía solar térmica. "Estos sistemas incluyen paneles fotovoltaicos, inversores, baterías, sistemas fotovoltaicos completos y termotanques solares", enumera el gerente de EXO.

Ejemplos concretos

Entre los casos paradigmáticos Jiménez menciona "The Edge”, un edificio de oficinas ubicado en Ámsterdam. "Además de ser una maravilla arquitectónica, es un impresionante despliegue de ingeniería y de ecosistemas de eficiencia energética, mejorados con la conectividad del Internet de las cosas. La experiencia de Schneider Electric en la gestión de la energía y la capacidad de entender y planificar el ciclo de vida del edificio ayudaron a The Edge a obtener la puntuación de 98,46%, la más alta otorgada por el Building Research Establishment", destaca.

Otro caso interesante es el del pueblo alemán Wildpoldsried, que cuenta con una red con generación fotovoltaica, biogás, baterías para almacenamiento y generación eólica. El sistema de gestión incluye medición inteligente, comunicaciones, y gestión de red de energía. "Este pueblo genera, por momentos, más energía que la que consume, lo que llevó a una participación activa de los consumidores, ahora prosumidores", asegura el ejecutivo de Siemens.

Un ejemplo mencionado por todos los entrevistados es la microred de Brooklyn , Nueva York. Fue creada por LO3 Energy en colaboración con Siemens y comenzó a funcionar en 2015. Aquí un grupo de vecinos genera, almacena y consume energía desde una red autogestionada, utilizando además el concepto de blockchain para las transacciones.

Localmente comenzaron a realizarse algunas iniciativas hacia ese camino, una de ellas en la ciudad de Armstrong, provincia de Santa Fe, donde actualmente se cuenta con un sistema de medición inteligente y gestión de red.

En Telefe están implementando un proyecto que tiene como objetivo reducir el consumo de energía. Para lograrlo están migrando todos sus estudios hace tecnología LED, que permite reducir drásticamente el consumo energético. "Por otro lado, estamos desarrollando proyectos para captar y almacenar energía. Instalaremos paneles colectores solares en gran escala y estamos preparando nuestros sistemas de generación de energía para que puedan dar suministro a la red en los momentos que generemos más red de la que necesitamos", revela Santiago Guimerans, director de Sistemas y Operaciones de Telefe.

EXO cuenta con tres instalaciones de energía fotovoltáica en Capital Federal y ha instalado sistemas en varios puntos de país, incluyendo una estación de Trenes Argentinos en Campana,  un sistema en el Colegio Militar de El Palomar y en un campo a 25 kilómetros de Luis Burela, un pueblo de la provincia de Salta, donde se instaló un pequeño parque solar fotovoltaico.

La energía en el futuro

Los sistemas automatizados y una mayor visibilidad tanto de la red como del consumidor permitirán a los operadores de la red reconfigurar la red y ajustar tanto la generación como el consumo más rápido que nunca. "Las empresas eléctricas también podrán usar datos para ayudar a los clientes a comprender mejor sus patrones de consumo de energía e identificar áreas en las que puedan ahorrar en sus facturas de energía", señala el ejecutivo de Schneider.

Al tiempo que advierte: "Las empresas que miran hacia el futuro deberían ver estos cambios como una oportunidad para consolidar la confianza con sus clientes y ofrecerles nuevos servicios. Sin embargo, la transición nunca es fácil. Las brechas de habilidades y la adopción de tecnología dentro de una red existente y una cultura arraigada requieren que las empresas de servicios públicos manejen esta transición cuidadosamente y con el apoyo de un socio de confianza".

Por último, los expertos aseguran que el uso más inteligente de los datos permitirá mejorar la eficiencia de las empresas y los hogares, mientras que el consumo de energía se reducirá radicalmente, y esta es una necesidad esencial ya que las estadísticas indican que en los próximos 40 años el consumo de energía aumentará hasta un 50%.  "En el futuro el usuario podrá decidir cuándo y cuánta energía consume; generar su propia energía; almacenarla para cuando le resulte más beneficioso utilizarla; y vender sus excedentes", finaliza Cantero.

--

Blockchain y energías renovables

Esta tecnología permite la creación de redes de persona a persona (P2P) descentralizadas, donde las partes involucradas registran automáticamente las transacciones de manera digital, distribuida y consensuada. Esto facilita la transparencia, la rentabilidad y la eficiencia; cualidades claves si se quiere lograr un consumo responsable de los recursos y facilitar el acceso global e igualitario de los mismos. "Blockchain habilita a los consumidores a comprar, vender o intercambiar energía renovable entre ellos y ya están surgiendo las primeras aplicaciones. La startup LO3 Energy ha implementado un sistema en Brooklyn, Estados Unidos, donde los vecinos pueden revender el excedente de energía solar que producen usando la criptomoneda SolarCoin", cuenta Charly Karamanian, referente en innovación sustentable.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas