*

Online

La mejor TV en relación precio-calidad: ¿conviene más una 4K o una HD?

Los televisores, a diferencia de la época de los tubos, ahora son una verdadera complicación. Qué hay que saber para entender a fondo los nuevos formatos: de HD hasta 8K.

03 de Junio 2019
La mejor TV en relación precio-calidad: ¿conviene más una 4K o una HD?

Los televisores FullHD, que alcanzan una resolución de 1920 líneas horizontales por 1080 líneas verticales en total, son parte del presente de muchos hogares, pero, cada vez más, también parte del pasado. Las nuevas tecnologías ganan terreno de forma constante. Los nuevos televisores UHD, con resolución 4K, son el nuevo estándar del mercado. Sin embargo, cuál es la verdadera diferencia entre uno y otro en qué caso conviene cada uno, no siempre es tan fácil de saber. En particular, con la aparición constante de nuevos formatos como el 8K.

HD, Full HD versus 4K

FullHD es una tecnología de imagen utilizada en pantallas de smartphone, monitores de ordenador y televisiones. FullHD significa “alta resolución completa” para diferenciarlo del formato HD de menor resolución, al que también se le considera de alta definición. Con frecuencia, FullHD se abrevia como FHD, aunque también es sinónimo para la resolución 1080 o 1080p (“p” de progresivo).

Estas pantallas se caracterizan por tener una resolución de 1.920 por 1.080 píxeles, medidos en horizontal y vertical. La resolución Full HD se utiliza en las películas en formato Blu-Ray y es el formato más común en servicios de streaming como Netflix o YouTube.  Como añadido, es el formato en el que graban video la mayoría de smartphones actuales.

Los televisores Full HD usan millones de píxeles para componer las imágenes que muestran los televisores. Es por esto que a la hora de elegir es clave el tamaño de la pantalla: un televisor de pocas pulgadas no puede aprovechar la definición HD en un ciento por ciento.

Los televisores en 4K UHD aumentan este número de píxeles prácticamente en 4, ya que cuentan con una resolución de 3.840 líneas horizontales por 2.160 líneas verticales: es decir, se puede ver una imagen mucho más detallada en el mismo tamaño de pantalla (si se comparan dos modelos del mismo tamaño, por supuesto), su densidad de píxeles, por tanto, será mayor.

HDR, el complemento escondido

HDR son las siglas de High Dynamic Range, es decir, Alto Rango Dinámico. Este modo busca abarcar el mayor rango posible de niveles de exposición en todas las zonas de la imagen.

Es una técnica (y función de los nuevos televisores) que permite disfrutar de imágenes con una luz compensada que nivela zonas muy oscuras y muy claras de una imagen. Una forma sencillo de entenderlo es pensar que la función "captura" varias imágenes diferentes con tonalidades muy claras, muy oscuras y algunas más equilibradas. Luego, se fusionan para generar la mejor tonalidad de luz posible.

A la hora de comprar un televisor de última generación, es muy recomendable ir por el modeo que incluya esta función ya que la calidad del detalle es muy superior.

OLED y QLED: qué son y para qué sirven

A la par de la tecnología 4K, llegó el novedoso sistema OLED. Esta función permite que los píxeles emitan luz de forma totalmente independientes unos de otros. La principal función que esto permite es poder generar un mejor brillo (pasando de un máximo de 1.000 nits de brillo a unos 1.500 e incluso 2.000 nits de brillo en los nuevos modelos) pero especialmente negros más acabados y profundos.

¿Y el 8K?

Se trata de una nueva tecnología de imagen cuya resolución en pantalla es de 7.680 horizontales por 4.320 verticales, multiplicando el número total de píxeles por cuatro cuando se compara con la tecnología 4K.

Como principal atractivo, las televisiones 8K traen un brillo muy alto por encima de los 4.000 nits (la unidad de medida de brillo en pantallas). Además, la enorme resolución de estas pantallas permite tener televisores con grandes diagonales a distancias más cortas de lo habitual, por lo que pueden disfrutarse en salones pequeños.

Cómo saber cuál comprar

Lo primero es verificar que efectivamente tenga una pantalla 4K. Esta resolución, también llamada Ultra-HD, tiene 3840 x 2160 píxeles, más de 8 millones. Los televisores HD convencionales tienen 1920 x 1080. Esto resulta en imágenes más nítidas que se notan principalmente en los tamaños de pantalla más grandes.

A diferencia de años pasados, ya hay una gran oferta de contenidos en 4K, incluidas algunas series y películas de Netflix y millones de videos en YouTube.

Lo segundo es asegurarse de que el equipo sea UHD Premium. Esta es una suerte de certificación que las marcas crearon para identificar a los televisores que cumplen con ciertos requisitos mínimos, incluyendo una resolución mínima de 3840 x 2160, una profundidad de color de 10 bits que permite 1024 tonalidades de cada color primario, una pantalla que alcance un brillo mínimo para permitir negros más oscuros, una amplia gama de colores que alcance el 90% de la gama P3, el estándar usado por la industria cinematográfica, y tecnología High-Dynamic Range (HDR), que permite una mayor contraste entre los negros y los blancos más brillantes.

La implementación del HDR es uno de las principales mejoras de los televisores 4K y marca la diferencia. Es poco recomendable comprar uno que no cuente con dicha tecnología. Hay dos clases: Dolby Vision y HDR10, el primero es propietario y el segundo es un formato abierto. Netflix, por ejemplo, transmite sus contenidos en ambos.

Comprobar que el televisor cuenta con un rango de colores de 10 bits también es importante. Los modelos más viejos tienen solo 8 bits y es probable que muchos de ellos estén de oferta. También hay pantallas de 12 bits, pero con 10 el equipo estará preparado para defenderse durante varios años.

Por último, en caso de querer usar el televisor para jugar, ya sea desde una computadora o una consola, no está de más preguntar por el Refresh Rate y el Input Lag, la frecuencia con la cual la imagen se actualiza y el tiempo que tarda la imagen en mostrarse en la pantalla.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas