*

Online

La inversión de US$ 95 M del hombre más rico del mundo: qué busca

Desde que abandonó la presidencia de Microsoft, el millonario dedica su tiempo a diferentes proyectos. ¿Cuáles son los más importantes?

10 de Octubre 2019
La inversión de US$ 95 M del hombre más rico del mundo: qué busca

Bill Gates ya no necesita presentación alguna. Fue el fundador del gigante Microsoft, es actualmente el segundo hombre más rico del planeta, y creó la fundación Bill & Melinda Gates (su esposa), mediante la cuál lleva adelante diferentes proyectos.

Sin embargo, muy pocas personas conocen exactamente a qué se dedica actualmente el magnáte, tras haber abandonado la presidencia de Microsoft.

En el transcurso de la miniserie documental ‘Inside Bill’s brain: decoding Bill Gates’, producida por Netflix, cuenta con lujo de detalles a qué dedica ahora sus horas y dinero.

En el desarrollo de diferentes proyectos, Gates ya invirtió más de US$ 95.000 millones con un objetivo altruista: quiere cambiar el mundo.

La Fundación Bill & Melinda Gates invierte, según el documental de Netflix, cerca de US$ 5000 millones en la educación pública de los Estados Unidos, la planificación familiar de los colectivos más desfavorecidos, y en campañas de vacunación infantil.

Pero además, la entidad apuntala otros proyectos con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de las personas en diferentes lugares del mundo.

En el transcurso del mini documental Gates y el millonario Warren Buffett poseen varias conversaciones en las que muestran la firmeza con la que buscan desarrollar proyectos que pueden obtener un impacto positivo en países pobres o en vías de desarrollo como África.

En uno de los capítulos, Gates explica que en algunos países africanos el 12% de los niños muere con menos de 5 años a causa de la diarrea, una enfermedad erradicada desde hace décadas en los países avanzados.

El fundador de Microsoft arriba a la conclusión que el origen se encuentra en las deficiencias de los saneamientos o, incluso, en la absoluta ausencia de ellos.

En el documental, Bill Gates convoca un concurso que incentiva la búsqueda de soluciones. Esta estrategia le permite reclutar a ingenieros, inventores e investigadores capaces de proponer ideas originales para diseñar un retrete que no requiera ni energía, ni sistema de alcantarillado, ni tratamiento de las aguas residuales.

La solución finalmente se encuentra en un proyecto que utiliza la combustión de las heces para extraer de ellas el vapor de agua y facilitar su procesado. Se trata de una planta de tratamiento de residuos fecales autónoma que se abastece de la energía que ella misma genera, proporciona agua potable a partir de las heces y procesa los excrementos de manera que no tengan un impacto perjudicial ni en las personas ni en el medio ambiente.

La miniserie muestra que la Fundación Bill & Melinda Gates y Sedron, la compañía estadounidense que diseñó esta planta de tratamiento, financiaron la construcción de una unidad piloto en Dakar (Senegal). Actualmente procesa y depura los excrementos de una población que oscila entre las 50.000 y las 100.000 personas. Y, además, las abastece de agua potable.

Gates va por más 

Otro capítulo de la miniserie muestra a Gates con el deseo de erradicar la poliomielitis. Según la Organización Mundial de la Salud, la poliomielitis es una enfermedad infecciosa de origen vírico que afecta principalmente al sistema nervioso y provoca una intensa debilidad muscular y parálisis. Incide sobre todo en los niños, y puede producir la muerte si el deterioro afecta al diafragma, que es el tejido muscular que interviene en la respiración.

La Fundación Bill & Melinda Gates estableció como uno de sus objetivos prioritarios erradicar esta enfermedad de la faz de la Tierra.

En 2013, Gates anunció que invertiría US$ 6000 millones para alcanzar este objetivo, precisamente, en 2019. ¿Cómo pretendía hacerlo? Quería recurrir a campañas de vacunación similares a las que permitieron acabar con este mal en los países desarrollados. Sin embargo, llevarlo a la práctica aparece más complejo en los países deprimidos que en los avanzados.

La estrategia elegida por Gates y sus colaboradores para combatir este problema consiste en recurrir a un algoritmo que describe con precisión cómo abordar las campañas de vacunación de la forma más eficiente posible.

El documental explica cómo se parece este procedimiento al algoritmo que diseñó Gates durante su juventud para ajustar correctamente el calendario escolar de su colegio.

El problema nuclear

Otro de los desafíos del magnate es combatir el cambio climático. Las centrales nucleares llevan décadas en el centro del debate social y político. Todos sabemos que los accidentes de Chernóbil (Ucrania) y Fukushima (Japón) colocaron todo lo que tiene el “apellido” nuclear en el punto de mira.

Sin embargo, Bill Gates pretende que la energía nuclear sea utilizado como un recurso capaz de ayudarnos a combatir el calentamiento global gracias a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono que se pueden alcanzar prescindiendo de los combustibles fósiles.

En el documental, el magnate deja en claro, no obstante,  que no defiende el uso de la tecnología nuclear tal y como la conocemos actualmente. Su propósito, en cambio, es reinventarla, y para conseguirlo y fundar la empresa Terra Power.

En el transcurso del último capítulo de la miniserie de Netflix algunos de los ingenieros responsables del diseño del reactor de fisión nuclear de TerraPower explican con detalle cuáles son las razones por las que aventaja a los reactores convencionales.

A diferencia de estos, el reactor de fisión nuclear de TerraPower utiliza como combustible uranio empobrecido. Los reactores de fisión convencionales, en cambio, usan barras de combustible enriquecido como máximo al 5%, lo que significa que un 5% del volumen de uranio del combustible es uranio -235, el isótopo que es más fácilmente fisionable, mientras que el resto es mayoritariamente uranio-238.

Este último isótopo emite menos radiación y su fisión es menos probable que la del uranio-235. Que el reactor de fisión de TerraPower utilice uranio empobrecido es importante porque permite reutilizar el combustible desechado por los reactores convencionales. De este modo, ayuda a extraer energía de un material muy delicado al que no se sacaba provecho.

Por otro lado, la vasija del reactor de onda de propagación, que es como se llama esta invención, permanece a presión atmosférica y no a las altas presiones a las que trabajan los reactores convencionales, lo que lo posiciona como un diseño más seguro.

Para Gates y sus colaboradores su diseño minimiza la probabilidad de que se produzca un error humano y destacan que es capaz de soportar desastres naturales, como terremotos o tsunamis.

El problema del reactor de TerraPower es que su fabricación es muy costosa, y actualmente el único país que cuenta con la infraestructura de producción necesaria para abaratar los costes es China.

Incluso, Bill Gates se reunió con el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, para firmar un acuerdo de colaboración en materia de desarrollo de la tecnología de fisión nuclear.

Sin embargo, el conflicto económico y comercial que se inició hace unos meses entre los Estados Unidos y China arruinó el convenio que habría permitido a TerraPower fabricar sus reactores de onda de propagación con un coste competitivo en ese país asiático.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas