Online

La guía definitiva para ubicar el router WiFi y no tener más problemas de conexión en tu casa

Se trata de una serie de pasos sencillos para evitar que la señal sea débil, se corte o no llegue a determinados sectores.

20 de Mayo 2020
La guía definitiva para ubicar el router WiFi y no tener más problemas de conexión en tu casa

La pandemia global de coronavirus COVID-19 generó que miles de personas alrededor del mundo deban modificar la rutina diaria y laboral y permanecer dentro de sus hogares a partir de las medidas de aislamiento social y preventivo.

En ese contexto, ante la necesidad de utilizar sus dispositivos electrónicos dentro de la casa con mayor frecuencia, muchas personas descubrieron que la señal que poseían era débil, se cortaba de forma reiterada o no llegaba a determinados sectores.

Pese a la preocupación que suele generar en muchas personas existe una solución y detalles simples a tener en cuenta para mejorar la conectividad: encontrar el mejor sitio disponible para ubicar el router y conseguir la mayor velocidad de internet posible.

Cuánto más cerca mejor

El primer consejo a tener en cuenta es tener router lo más cerca posible. Las redes WiFi están basadas en una tecnología mucho más antigua que internet: la tecnología de radio.

Se trata de la misma tecnología que se usa para escuchar programas de radio, pero con una diferencia fundamental: utiliza frecuencias en el rango de las microondas, que son algo más altas que el espectro electromagnético que se usa en las emisiones de radio.

Al igual que otras fuentes de ondas electromagnéticas, cuanto más se aleje uno de la fuente (en este caso, tu router), más débil será la señal.

Por tal motivo, la regla fundamental es la de colocar el router lo más cerca posible de los dispositivos que se pretende usar conectados a la red WiFi.

Trucos para conocer

Siempre se pensó que si uno dirige la antena de su router WiFi hacia el dispositivo con el que se quiere conectar hará que la señal llegue de forma óptima.

No obstante, en realidad hay otra manera de hacerlo, porque la antena emite con más fuerza en una especie de anillo que tiene como eje la antena.

Por tal motivo, conviene colocar la antena en perpendicular (y no apuntando por ejemplo a nuestro portátil) para que esa onda o anillo que se forma le llegue de forma óptima.

Llegó al país el "súper WiFi" alemán que se enchufa: compite con Amazon y es un avión

Actualmente, es común tener diferentes dispositivos tecnológicos repartidos por diferentes sitios de la casa. Tabletas por un lado, smartphones y notebooks, por otro. Asimismo, puede haber algún Smart TV y una consola de videojuegos también en el living. Lo que no puede faltar (y fallar) para disfrutarlos al máximo es conexión a Internet.

Además, de ser posible, lo ideal es no esconder el router en el fondo de un estante o armario. Es decir, es aconsejable dejarlo siempre a la vista, y si puede ser en una posición más o menos alta, mejor.

Obstáculos a las redes Wi-Fi

Las frecuencias electromagnéticas utilizadas en las redes WiFi tienen otro problema: cualquier obstáculo físico también recorta su alcance y fuerza. Ejemplo de ello son el suelo, el techo o las paredes de la casa.

Pero también hay un efecto especialmente singular: las tuberías de agua que recorren la casa y absorben esas ondas WiFi.

Inclusive, si el usuario posee una pecera y la señal no le llega bien, quizás deberías situar el router (o la pecera) en otro lugar.

¿Por qué? Las señales inalámbricas lo pasan especialmente mal a la hora de traspasar esos pequeños depósitos de agua.

Algo similar ocurre con zonas con mucha gente: los seres humanos somos en gran parte agua, así que las conexiones Wi-Fi también lo pasa mal en zonas con grandes aglomeraciones de gente.

Otros elementos que interfieren

Se trata de elementos que son emisores de otras frecuencias por sí mismos como, por ejemplo, los hornos de microondas o incluso los televisores que funcionan con frecuencias similares.

Las superficies metálicas que reflejan las ondas de las señales Wi-Fi también suelen perjudicar la calidad de la conexión.

Pero hay más. Las heladeras, los joysticks de consolas de videojuegos, las cámaras de videovigilancia para niños o incluso los altavoces inalámbricos también interfieren en mayor o menor medida por usar otras tecnologías inalámbricas.

Más enemigos

Las redes WiFi de las casas vecinas también aparecen como un obstáculo a sortear.

La mayoría de redes Wi-Fi siguen usando la frecuencia de 2,4 GHz en la que existen cierto número de canales (subdivisiones de los rangos de frecuencia).

Si todas estas redes, la tuya y la de tus vecinos, están conectados al mismo canal, puede que las señales se superpongan y hagan difícil disfrutar de una conexión estable.

En cambio, las redes de 5 GHz de los routers modernos que soportan el estándar WiFi 802.11ac tienen más canales y ofrecen más opciones al respecto.

Colocar el router de forma óptima

Hace más de 150 años, el físico James Maxwell formuló su teoría dinámica del campo electromagnético.

El científico descubrió una serie de ecuaciones que terminaron siendo fundamentales para revelarnos, entre otras muchas cosas, cómo colocar el router en ciertos sitios ayuda a obtener una cobertura óptima.

Jason Cole, estudiante de doctorado del Imperial College, en Londres se interesó por el tema, y gracias al uso de la potencia de los ordenadores modernos simuló el comportamiento de una señal WiFi.

Cómo mejorar la señal de WiFi si tu router te falla

Los problemas de velocidad en la red WiFi y las fallas en el router son cada día más comunes, especialmente ahora que tenemos hasta una docena de dispositivos conectados gracias a la tendencia que es Internet of Things: hasta la heladera se conecta a internet haciendo que todo sea más lento.

Su investigación permitió descubrir cómo afectaba a la cobertura que el router se moviera de un lado a otro de un piso convencional.

El trabajo confirmó datos esperables de la radiación Wi-Fi, que se mueve mejor en espacios abiertos y lo pasa peor cuando tiene que atravesar paredes, sobre todo si son gruesas.

Asimismo, dejó en descubierto el comportamiento de las ondas estacionarias, en las que la reflexión WiFi se superpone y hace que la onda y su reflejada se cancelen entre sí.

Cole desarrolló una aplicación para Android llamada WiFi Solver FDTD (se puede adquirir por 0,61 euros en Google Play), que permite precisamente simular el comportamiento de un router en nuestro hogar, algo que ayuda de forma notable a situarlo en la mejor posición posible.

En iOS estas herramientas no están disponibles porque Apple no permite acceso al hardware inalámbrico de sus iPhones y iPads para este propósito.

Hay otras alternativas que nos permiten crear esos “mapas de calor Wi-Fi” con los que podremos determinar cuál es la mejor ubicación para nuestro router.

Entre ellas están las aplicaciones NetSpot (Windows, macOS), Ekahau HeatMapper (Windows), Acrylic (Windows), VisiWave (Windows9 o AirMagnet Survey PRO (Windows).

Por otro lado, en el sistema Linux se puede utilizar herramientas indirectas que indican la calidad de la señal y que luego ayudan a este propósito con scripts como wifi-heatmap.

Colocarlo bien y no descartar el uso de repetidores

Estas herramientas permitirán al usuario determinar cuál es la mejor ubicación para su router y lograr así la máxima velocidad teórica de transferencia.

No obstante, es aún probable que la distribución de su hogar haga difícil que la cobertura sea suficiente en todos los rincones.

En este punto es donde entran en juego otras soluciones hardware, que permiten ampliar la cobertura.

Entre esas alternativas aparecen los repetidores WiFi, los cuáles que permiten ampliar esa cobertura al actuar como "altavoces" de las señales que les llegan.

Pero también, hay routers con tecnología Mesh y otro tipo de amplificadores Wi-Fi que utilizan la red eléctrica para ampliar la señal WiFi (tecnología PLC).

Los routers Mesh

Se comercializan en packs de dos, tres o más unidades y son especialmente interesantes para hogares amplios y con muchas paredes o plantas de por medio.

Se conectan entre sí para ofrecer una única red WiFi que los dispositivos detectan como única, pero siempre conectándose al router de ese sistema que más calidad le da.

Tecnología PLC

Permite hacer uso del cableado eléctrico para obtener una buena conexión en distintas habitaciones en las que cada punto de acceso lo es tanto para redes de cable (Ethernet) como para redes WiFi.

Todas estas opciones son por tanto útiles y nos permitirán lograr ese objetivo último: no quedarnos sin Wi-Fi en ningún rincón de la casa.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas