*

Online

La empresa argentina que está trabajando para hacer un "Bitcoin inteligente"

El nacimiento y la masificación de la criptomoneda más famosa fueron solo los primeros pasos. Ahora, una empresa argentina busca llevar lo “smart” a Bitcoin sin que esta pierda su seguridad.

Por PABLO LABARTA - 24 de Mayo 2018
La empresa argentina que está trabajando para hacer un "Bitcoin inteligente"

Luego de la crisis del 2008, las nuevas monedas virtuales, principalmente Bitcoin, aparecieron como una alternativa al sistema financiero controlado por los bancos y las organizaciones privadas. Ofrecieron una forma colectiva de regular la emisión de activos y su intercambio dejando fuera de la ecuación a una autoridad central. Pero el surgimiento de Bitcoin fue solo el primer paso.

La seguridad de su red está fuertemente asociada a su simpleza. Por esto, Bitcoin no puede realizar operaciones complejas. Actualmente no soporta “contratos inteligentes”, que se ejecutan automáticamente cuando se comprueban y validan sus condiciones, una tecnología que permite que, por ejemplo, un trabajador freelance cobre al cumplir con su objetivo sin tener que confiar en que su empleador le pague en tiempo y forma.

 

 

“No se puede tener valor descentralizado y lógica centralizada del negocio”, explica Diego Gutiérrez Zaldívar, uno de los fundadores y CEO de RSK Labs, empresa argentina que busca crear la infraestructura necesaria para que el ecosistema de las tecnologías descentralizadas siga creciendo y pueda no solo almacenar valor sino también automatizar sus operaciones, dando lugar a una nueva generación de aplicaciones.

Ellos no optaron por crear un nuevo activo. En RSK Labs creen que Bitcoin ya concentra una enorme infraestructura y que aprovecharla es la mejor opción. Para esto crearon una red paralela, más inteligente, vinculada a la blockchain de Bitcoin gracias a una tecnología llamada “merge mining” que permite que los mineros trabajen para ambas redes sin la necesidad de invertir en más hardware, “reciclando” su poder de cómputo. Los usuarios pueden cambiar sus bitcoins por “smart bitcoins” en la plataforma de RSK y viceversa.

 

Bloque génesis

RSK Labs, antes llamada Rootstock, es una empresa desconocida para la mayoría de los argentinos pero de renombre en el ecosistema global de Bitcoin. El proyecto surgió como la unión de dos equipos de trabajo, uno técnico y otro social. En 2015, Rubén Altman, licenciado en Computación; el ingeniero en Informática y especialista en Marketing Adrián Eidelman y Sergio Lerner, magíster en Ciencias de la Computación y ex auditor de seguridad de la Fundación Bitcoin, se juntaron con el economista Gabriel Kurman y Diego Gutiérrez Zaldívar, quien venía desarrollando comunidades sobre Bitcoin en América latina.

 

“No se puede tener valor descentralizado y lógica centralizada del negocio”
Diego Gutiérrez Zaldívar, CEO de RSK

 

 

 

La idea era implementar contratos inteligentes en Bitcoin y en 2016 nació la compañía. Esta visión, enfocada en aprovechar la seguridad de la criptomoneda, les trajo inversiones por más de US$ 4,5 millones de los principales players del sector. En la primera ronda recibieron US$ 1 millón de grandes como Digital Currency Group, Coinsilium y el gigante chino Bitmain, la principal empresa de minería de bitcoins. Luego, en una segunda ronda, recibieron otros US$ 3,5 millones para implementar su plataforma de contratos inteligentes, la pieza clave para crear aplicaciones descentralizadas, conocidas como dApps.

Pronto, el desarrollo de la red Rootstock y su token, el Smart Bitcoin (SBTC), le valió a RSK la aprobación de importantes figuras de la criptoindustria. El criptógrafo e ideador de los contratos inteligentes Nick Szabo dijo que combinaban lo mejor de Bitcoin y lo mejor de Ethereum, la primera red descentralizada en incluir contratos inteligentes. Y Marek Palatinus, fundador del primer pool de mineros y creador de la billetera Trezor, comentó: “Estoy impresionado por el desarrollo de RSK. Especialmente me gusta que no tengan una alt-coin, sino que construyeron su plataforma sobre Bitcoin. Esto puede ser la próxima gran cosa”.

 

Negocios abiertos

Descentralizar el almacenamiento de valor fue solo el primer paso de la revolución financiera. Es por esto que definieron la creación de una plataforma que permite construir aplicaciones sobre la red de Bitcoin como su primer objetivo y hacer que la confianza pasase de las personas al código. “Sin esto no es posible construir un modelo de incentivos económicos sobre el cual se creen el resto de los servicios”, detalla.

Actualmente están trabajando en una blockchain paralela a la de Bitcoin, un concepto conocido como sidechain, o cadena paralela. La red Bitcoin es robusta porque es simple y agregarle complejidad no está en los planes, pero es posible construir sobre ella, aprovechar su infraestructura sin tener que cambiar cómo funciona. “Es una red enorme que mezcla desde nodos de US$ 50 hasta inmensas operaciones de minería que superan los miles de millones de dólares”, destaca el fundador. Ellos crean la infraestructura para que otro desarrollen sus aplicaciones y los mineros puedan colaborar con la seguridad de la red. “Nuestro modelo de negocios se basa en la adopción de la plataforma. Si esta crece, una parte de las comisiones que cobran los mineros es nuestra y otra la usamos para incentivar nuevos proyectos”, explica Zaldívar. Actualmente, entre las organizaciones trabajando con la plataforma están Tarjeta Naranja, el Banco del Pacífico de Ecuador y el Banco Davivienda de Colombia y tienen un proyecto de inclusión financiera que integra al Banco Interamericano de Desarrollo y al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

 

 

“Estamos en charlas con otros bancos locales para integrar sus redes de pago a nuestra plataforma.” Este año apuntan a facturar $10 millones.

RSK se plantea como una empresa abierta. En este sentido, el CEO destaca que la interoperabilidad, el poder relacionarse con otras redes, va a ser un factor clave en los próximos años.

 

Recibieron inversiones por más de US$ 4,5 millones de los principales players del sector. En la primera ronda recibieron US$ 1 millón de grandes como Digital Currency Group, Coinsilium y el gigante chino Bitmain, la principal empresa de minería de bitcoins. Luego, en una segunda ronda, recibieron otros US$ 3,5 millones para implementar su plataforma de contratos inteligentes, la pieza clave para crear aplicaciones descentralizadas, conocidas como dApps

 

Parte del objetivo es también llegar a aquellos que quedaron fuera del sistema financiero. Quedó probado que el viejo modelo de puertas cerradas genera menos resultados que el enfoque opuesto, centrado en que crezcan todas las partes. “Ahora es posible crear un sistema inclusivo gracias a que con blockchain no hay costo de mantenimiento de las cuentas y el costo de las transacciones es cada vez menor”, detalla Gutíerrez. Dado que, según el Banco Mundial, casi 50 por ciento de los argentinos no está bancarizado, la región aparece como una gran oportunidad.

 

Agrandar la red

A principios del 2018, RSK Labs lanzó la versión beta de su red definitiva. Por ahora estará limitada por la cantidad de bitcoins que pueden entrar a la plataforma. A medida que aumente la cantidad de mineros que contribuyan a la red, la seguridad de esta será más robusta y permitirá movimientos más grandes. A su vez, en el segundo trimestre del año, la empresa implementará la primera capa de su red Lumino, diseñada para agilizar las transacciones y permitir una eficiencia 8,3 veces mayor a la de la red Bitcoin.

 

 

Ahora, la empresa se enfocará en balancear sus gastos en desarrollo y en difusión del proyecto para aumentar su adopción. Es que en esta clase de sistemas el factor fundamental es el efecto red y la pregunta clave, cuál es el camino más rápido para tener una red productiva. “Levantar una nueva red en paralelo es un esfuerzo enorme y Bitcoin ya recorrió gran parte del camino, ahora hay que enfocarnos en las funcionalidades que le faltan”, concluye el CEO. 

 

RSK

En números

Fundación: 2015

Capital inicial: US$ 1 millón

Socios: 5

Facturación: $10 millones (proyectada 2018)



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Edgardo Genini Reportar Responder

Faltaría saber el motivo por el cual no se usa ethereum y simplemente establecer el puente entre bitcoin y ethereum.

Sebastián Zmener Reportar

Primero habría que preguntarse por qué existe Ethereum y no se trabajó de entrada con una sidechain de Bitcoin.

Notas Relacionadas