*

Online

Hospitales digitales y el futuro de la salud

Por GERARDO BOZOVICH - 19 de Diciembre 2018
Hospitales digitales y el futuro de la salud

Los hospitales han sido durante varios siglos el centro del cuidado médico, representando la convergencia de estructura y capacidad profesional y técnica para el abordaje de los problemas de salud. Si bien las operaciones han cambiado en función de la forma moderna de ejercer, el concepto de centro médico como planta física y humana no ha variado, en cuanto implica el desplazamiento de los usuarios a las sedes hospitalarias, a menudo ajustándose a la disponibilidad de recursos.

Este formato se ha caracterizado por tener al Hospital y sus médicos en el centro de la escena, constituyendo un modelo de oferta de servicios inflexible a los intereses del paciente.

Dr. Gerardo Bozovich

Este enfoque es ya obsoleto e inadecuado. En forma progresiva las preferencias de los pacientes se colocan en el centro de la escena, migrando la fuerza de decisión hacia los usuarios de los servicios. Este empoderamiento conceptual y operativo ha necesitado de una convergencia de fuerzas que incluyen la educación, la toma de conciencia de los derechos, el cambio en la educación médica tradicional, el apoyo de leyes y, naturalmente, la tecnología que hace posible la accesibilidad, la posesión y flujo de datos y la conectividad de los sistemas de diagnóstico y tratamiento.

El tránsito hacia el hospital digital ha llevado dos etapas sucesivas: la migración de soportes de datos, y la conectividad sin muros.

La migración de soportes de datos ha sido un cambio de paradigma centenario: el paso de los registros en papel y celuloide a los archivos digitales. Ocurrió de manera paulatina, heterogénea y asimétrica. Sólo en muy pocos casos se efectuó un cambio estructurado y rápido de todos los registros médicos. En la mayor parte de los casos se abrió paso lentamente y, aún hoy, una parte significativa de los registros se efectúa sobre papel y placas de celuloide.

La importancia de esta etapa inicial es doble. Por un lado para preparar al sector salud para la transferencia de datos digitales y, no menos importante, para adaptar al equipo de salud a la cultura del soporte digital y la pérdida de cierto control exclusivo de los datos de los pacientes.

El Hospital sin muros es el futuro próximo. La portabilidad de los datos deja de ser accesibles solo al centro médico y pasa a manos de los pacientes o, mejor dicho, al entorno digital, físico o nube, que cada paciente elija. Implica también una conectividad de plataformas: los sistemas de diagnóstico pueden interconectarse entre sí y con el sistema digital de historia clínica, con lo cual los usuarios pueden recibir prácticas en distintos efectores, con convergencia a una plataforma controlada por los propietarios de los datos, es decir los pacientes.

Asimismo, la receta electrónica con puntos de entrega por tiempo de tratamiento y por dosis reemplazará a las recetas por contenido de cajas, con traslados a farmacias, errores y dificultades con recetas manuscritas, necesidad de visitas a consultorios con el solo fin de renovación de recetas, y otros usos inadecuados de tiempo y recursos que hoy son todavía moneda corriente.

Estamos hablando también de nanorobótica. Los sistemas de microrobots para diagnóstico mínimamente invasivo y terapéutica dirigida a punto blanco avanzarán progresivamente para reemplazar métodos menos precisos y más cruentos. Microdispositivos de control metabólico, respuesta a las terapias y ajuste terapéutico individual son algunos de los horizontes cada vez más cercanos.

Luego de siglos relativamente estáticos en el concepto de hospital como estructura física en el centro de la escena, estamos transitando rápidamente una nueva era. El hospital no será solamente una estructura delimitada por paredes sino una red digital interconectada con los repertorios de datos de los pacientes, los sistemas de diagnóstico por aparatos o nanorobots, la prescripción de fármacos de efecto biológico dirigido y la telepresencia médica, integradas con los procedimientos que, por su magnitud y requerimientos de seguridad, sigan desarrollándose dentro de la planta hospitalaria.

El autor es Coordinador académico de la Licenciatura en Gestión de Servicios de Salud de UADE.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas