Online

Hágalo usted mismo: programar sin una línea de código

La tendencia se llama "no code" y cada vez hay más plataformas que permiten a ignotos personalizar productos.

28 de Octubre 2020
Hágalo usted mismo: programar sin una línea de código

"No code" es el nombre del juego; son nuevos tipos de soluciones en las que los cambios pueden ser realizados por colaboradores pero de una forma más rápida y más económica, sin programar desde cero. Se trata de un mecanismo ideal para abordar estos puntos débiles al permitir a los usuarios no técnicos construir, configurar y mantener software, al tiempo que los desarrolladores pueden ocuparse de tareas en las cuales aportan más valor.

"Permite la entrega rápida de aplicaciones comerciales con un mínimo de codificación manual y una inversión inicial pequeña en configuración, capacitación e implementación. También posibilita modificar aplicaciones rápidamente, a efectos de satisfacer las demandas cambiantes de los consumidores", dice a El Cronista César Pereiro, Chief Commercial & Marketing Officer de Accion Point, una firma que se especializa en la comercialización, soporte, entrenamiento y mantenimiento de la herramienta Low-Code GeneXus. Y agrega que, como este tipo de plataforma exige menos habilidades especializadas para participar como creador de software o web app creator, hace que las empresas se vuelven menos dependientes de los profesionales de IT y pueden suavizar el problema de la falta de desarrolladores.

El crecimiento de esta tendencia viene ligado al Cloud Computing y a las API, de forma tal que permiten un software "modular" cuyos bloques tienen funciones específicas.

Un dato al respecto: Amazon Web Services (AWS) presentó hace algunas semanas Honeycode, un servicio que está en beta y que promete hacer más accesible el desarrollo de webs y aplicaciones que se alojen en la nube de esta marca. Otras plataformas son Low Cloud Platform, de VeriTran, que está pensada para que las empresas creen aplicaciones para banca, comercio electrónico, seguros médicos y afines; Glide, para crear apps móviles a partir de formularios de Google; y WebFlow, que es una herramienta visual de diseño web y gestión de contenido cuya principal ventaja es generar automáticamente el código HTML, CSS y Javascript a medida que se va desarrollando el sitio.

Casos de éxito

La firma Paraná Seguros utiliza low-code desde 2017. En diálogo con El Cronista, Jorge Civano, su director de Tecnología y Procesos, comenta por qué la eligió: "Luego de haber pasado por todas las herramientas de desarrollo tradicionales opté por este modelo para la selección de proveedores/aplicaciones en las dos organizaciones que me tocó gerenciar. En especial, por la celeridad de la transformación de recursos técnicos de las áreas de IT, cuya curva de aprendizaje es tan corta que permite optimizar tiempos y, por ende, costos".

Actualmente, a los sistemas centrales de la aseguradora los mantiene un proveedor que desarrolla en low code, en tanto que internamente realizan desarrollos propios como complemento al mantenimiento tercerizado. Y agrega que entre los beneficios de trabajar con low code está la aceleración de los tiempos de reconversión de recursos técnicos con una herramienta, simple, moderna y fácil de usar.

Por su parte, Pablo Vittori, VP de Servicios Profesionales de BGH Tech Partner, ya estuvo probando el recientemente lanzado Honeycode: "Como soy early adopter lo empecé a usar en cuanto lo anunciaron. Instalé su aplicación mobile en mi celular para poder ejecutar las apps que armé yo mismo usando herramienta".

En concreto, Vittori hizo unos pocos clics para armar varias tablas como si fueran planillas de Excel, que se conectan con un formulario web. "Incluso se le puede agregar funciones de automatización y lógica al proceso", comenta y continúa: "En lo particular, creo que si bien para creaciones más avanzadas es posible que se necesite la ayude de un programador, si el usuario tiene dominio de Excel puede usarlo sin problema". Según Vittori, si bien esta plataforma puede servir al momento de crear soluciones rápidas, "salir del paso" y desarrollar encuestas, altas de usuario, validaciones y stocks, no cree que pueda apelarse para requerimientos más complejos.

La tendencia a pasar al low-code development se está instalando a buen ritmo. Forrester entiende que este camino "tiene el potencial de hacer que el desarrollo de software sea hasta 10 veces más rápido que con los métodos tradicionales". Y Gartner reconoce que así como hoy todas las empresas tienen una estrategia en la nube, y en el futuro también tendrán una estrategia de desarrollo de sin código. Además, cree que estas plataformas serán responsables de más del 65% de toda la actividad de desarrollo de aplicaciones para 2024.

Octavio Duré, Solution Engineering Director para la región de VMWare, señala que en los próximos cinco años se desarrollarán más aplicaciones que las construidas durante los últimos 40. "Las iniciativas low code se vuelven atractivas involucrando de manera más intensa a los usuarios finales. El desafío, tanto para CIOs como para líderes de negocio, es poder determinar cuándo utilizar esta estrategia. En mi opinión, este debe ser un tema de análisis caso a caso, del que participen tanto arquitectos de aplicaciones como arquitectos corporativos". Según el ejecutivo, en este análisis hay que pensar en variables como conocimiento del dominio, existencia de servicios reutilizables, disponibilidad de una plataforma, habilidades del staff y complejidad del aplicativo a desarrollar.

Más allá de la estrategia elegida, la demanda de programadores seguirá en alza: "La explosión en la demanda de nuevas aplicaciones implicará la necesidad de desarrolladores para enfrentar el proceso de trasformación digital aún cuando el crecimiento de estrategias low code crezca", concluye Duré.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas