*

Online

Guerra comercial: EE.UU acusó de robo y espionaje a Huawei y crece la tensión con China

El Departamento de Justicia estadounidense presentó más de 13 duros cargos contra la empresa asiática. ¿Cuál fue su respuesta?

30 de Enero 2019
Guerra comercial: EE.UU acusó de robo y espionaje a Huawei y crece la tensión con China

La guerra comercial entre los Estados Unidos y China parece no tener fin. Al contrario. Y en ese contexto, el fabricante asiático Huawei aparece en el medio de la tormenta.

En esta ocasión, el Departamento de Justicia estadounidense presentó hasta 13 cargos criminales contra Huawei y su consejera financiera, Meng Wanzhou, en un juzgado de Brooklyn.

Además, otros diez cargos fueron presentados contra el fabricante asiático en el estado de Washington.

El organismo de justicia de la administración de Donald Trump acusó a la empresa asiática de robo de secretos comerciales, robo de tecnología, fraude financiero, y obstrucción de la justicia, entre otros cargos.

Huawei también fue acusado de defraudar a cuatro grandes bancos (uno de los cuales se conoce como HSBC) para compensar transacciones que violan las sanciones internacionales contra Irán.

Por este motivo, la policía canadiense arrestó a Meng Wanzhou, el 1 de diciembre pasado, en nombre de las autoridades estadounidenses. Anteayer, (28 de enero) elevaron una solicitud formal para su extradición. Canadá ahora tiene 30 días para responder.

La presentación agravó aún más el conflicto comercial existente entre EE.UU. y la empresa china. Y esto, obviamente, repercute en la tensión comercial actual entre China y los Estados Unidos.

En ese sentido, Wen Ku, un oficial del Ministerio de Industria y Tecnología de ese país asiático definió como “injusta e inmoral” las acciones legales presentadas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos contra el fabricante.

En los diferentes cargos presentados, el organismo norteamericano explica como Huawei supuestamente habría ofrecido bonus a sus empleados por conseguir información tecnológica de sus rivales.

Entre ellos aparece, principalmente, T-Mobile USA - proveedor de servicios inalámbricos estadounidense-, a quién, según el Departamento de Justicia, Huawei habría buscado robar el diseño de uno de sus robots “Tappy” para testear sus dispositivos móviles.

Por otro lado, otro de los cargos está relacionado con Skycom Tech, una firma de Hong Kong con operaciones en Irán.

Según las acusaciones, Meng habría realizado personalmente una presentación en 2013 donde habría mentido a las autoridades bancarias para evitar una posible investigación. El cargo apareció porque Meng formó parte del consejo de dirección de Skycom Tech.

Desde los EEUU van a solicitar la extradición desde Canadá de la CFO de Huawei, quien además de ser la responsable financiera de Huawei también es la hija de su fundador.

La palabra de un fiscal y el FBI

El fiscal general en funciones de los Estados Unidos, Matthew Whitaker, explicó que los cargos y advirtió que “Huawei representa una doble amenaza tanto a la seguridad nacional como a la económica”.

Whitaker enfatizó también que desde la firma asiática "exponen la descarada desconsideración por las leyes estadounidenses".

Por su parte, en la misma conferencia de prensa, Christopher Wray, director del FBI, coincidió en que la empresa asiática actuó de manera “descarada y persistente”.

¿Qué dice Huawei?

La empresa china negó de forma rotunda y radical todas las acusaciones y recordó la resolución del jurado de Seattle.

"Huawei está decepcionada al conocer los cargos presentados ayer contra la compañía”, remarcó la compañía.

Respecto al arresto de la Sra. Meng, comentan que la firma buscó una oportunidad para discutir la investigación puesta en marcha por el Distrito Este de Nueva York con el Departamento de Justicia. Sin embargo, la solicitud fue rechazada sin brindar ningún tipo de explicaciones.

En cuanto a la acusación de secretos comerciales interpuesta por el Distrito Occidental de Washington, Huawei explicó que ya fueron objeto de una demanda civil que fue resuelta por las partes después de que un jurado de Seattle “no encontrara daños, ni conducta intencionada ni maliciosa”.

No obstante, según la agencia Reuters, un juzgado en 2017 aseveró que el fabricante chino debería pagar a T-Mobile U$S 4,8 millones por los daños causados.

"Huawei niega que ella, su subsidiaria o filial, hayan cometido cualquiera de las infracciones de la ley de EE.UU. expuestas en cada una de las acusaciones, no tiene conocimiento de ningún delito por parte de la Sra. Meng y cree que los tribunales de EE.UU. finalmente llegarán a la misma conclusión”, agregó la empresa.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas

Shopping