*

Online

Este gurú japonés reveló el método para vivir en armonía con lo que se tiene

En pocos pasos, el especialista detalló la forma para modificar la relación que cada uno posee con el dinero y aprender a darle importancia a lo realmente valioso. ¿De qué se trata?

26 de Noviembre 2019
Este gurú japonés reveló el método para vivir en armonía con lo que se tiene

El dinero no es lo más importante, pese a que mucho de lo que ocurre actualmente parezca sostener lo contrario. En el libro “Dinero Feliz”, el autor japonés Ken Honda detalló el alcance de un método que permite vivir en armonía con lo que cada uno posee.

El propio Honda apodó su propuesta como “el método Marie Kondo para las finanzas personales” y, actualmente, uno de cada veinte japoneses lo utilizan en su país.

'Dinero feliz' puntualiza algunos tips para mantener una relación sana con el dinero y subraya que la riqueza repentina no genera “la felicidad”, sino que a ella se llega sabiendo gestionar correctamente lo que cada uno posee.

En ese sentido, Honda otorga claves para evitar la rabia, el enojo, el estrés, el miedo, y el desgaste de las relaciones personales que muchas veces puede provocar el dinero.

Por tal motivo, el autor aconseja darle al dinero la importancia que merece y no depender de él en exceso.

Los 5 pasos de Honda

Cambiar la mentalidad de la escasez: el autor remarca que el primer paso que se debe dar hacia la felicidad es liberarse del peso de la posesión, pese a que actualmente la sociedad vive obsesionada con el dinero. Según el gurú, esto se consigue si la persona consigue cambiar la mentalidad. Para Honda, nuestro potencial se limita por la concepción de que no hay suficiente dinero en el mundo. Por tal motivo, ayudará al lector a liberarse reajustar su forma de pensar.

Perdonar y dejar que las heridas del dinero se curen: Para Honda siempre es heredada en gran parte la actitud de las personas en torno al dinero. Por tal motivo, se debe romper y quebrar el círculo del “dinero infeliz” aprendido de forma indirecta y, al mismo tiempo, perdonar a quiénes cometieron errores, incluidos los lectores mismos, porque nadie es perfecto. Según el autor, “ahí comienza el proceso de curación de esas heridas que nos impiden ser felices, el segundo paso de su método”. “A partir de este momento, nos encaminaremos hacia nuestra propia corriente de ‘dinero feliz’”, añade.

Descubrir los dones: Para Honda, todas las personas nacen con un talento aún no descubierto pero que es necesario cultivar y compartir con todo el planeta. Para ello, a veces las personas deben dejar el pasado atrás y poner así movimiento al flujo del “dinero feliz”. Según el autor, las personas de éxito en cualquier campo suelen adorar su trabajo, por lo que una vez que el lector descubra cuál es su don, todo lo que antes le parecían dificultades y obstáculos se tornarán en retos o nuevas aventuras. “Cuando dejamos de limitarnos por nuestro propio pasado es cuando comenzamos a sentirnos bien con nosotros mismos”, sostiene.

Confiar en la vida: Honda insta, como cuarto paso, a que las personas confíen en sí mismas y en aquellas que las rodean. Para el gurú esa es la clave para que la vida sea sencilla, ya que la confianza es lo contrario al miedo, y confiar en la vida significa centrarse en el presente y dejar de preocuparse por el futuro. En la confianza habitan la creatividad y la libertad que el miedo frena con las expectativas. Cuando aprovechamos tanto lo positivo como lo negativo que la vida nos ofrece, se aplaca la ansiedad que nos detiene y comenzamos a ser nosotros mismos, sostiene el autor.

Dar las gracias siempre: expresar gratitud hacia la energía que fluye en las vidas de las personas permite que el dar y el recibir se conviertan en una forma de vida. "Cuando la energía positiva de la gratitud entra en juego, damos pie a que el dinero entre con más facilidad en nuestras vidas", remarca.

Honda también resalta cómo son las personalidades y el dinero. Según el gurú existen dos actitudes ante el dinero: la persona hace un buen uso de él o él (la plata) hace uso de la persona.

Para el gurú es factible que los individuos se conviertan en “esclavos” de lo económico y eso se debe, en algunos casos, a que las decisiones que tomamos en nuestro pasado nos controlan.

Para el autor lo principal en esta situación es enfrentar a aquello que da miedo; descubrir qué se aprendió del dinero a través de padres y abuelos; y entender por qué el dinero terminó por contralar las acciones.

Honda precisa que, por lo general, existen cinco tipos de personalidades relacionadas con el dinero: "El indiferente, el ermitaño, el acaparador, el derrochador, y el adicto a fabricar dinero".

Estos caracteres se combinan entre sí para formar subtipos que definen a las personas como partícipes en el uso del dinero.

La actitud que cada persona tiene hacia lo económico está muy ligada a cómo fue educada desde pequeña y muchas veces limita a la hora de ser felices con lo que se tiene.

Superar obstáculos como la ansiedad, el miedo, la duda, la culpa o el autodesprecio es posible y fundamental para abrir las puertas a nuevas posibilidades.

Ser capaces de decir gracias, incluso en las situaciones en que las cosas no salen bien, nos permite estar agradecidos con nuestro yo interior. Es habitual encontrarse con dos tipos de personas: las que se muestran agradecidas de lo que tienen y las que se quejan constantemente. Como es de esperar, las personas que saben apreciar la vida atraen más a más gente y, con ello, también las oportunidades. El flujo de la gratitud abre las puertas a un sinfín de posibilidades y a una vida llena de dinero feliz”, subraya.

Honda explicó que la vida está hecha de experiencias, y lo destacó que lo memorable es aquello que vivimos, así como nuestros seres queridos.

“El dinero no es lo más importante de la vida, sino las personas, es decir, tú. Céntrate en llenar tu vida de cosas que te hagan feliz y en gastar tanto tu tiempo como tu dinero y energía en aquellas personas que te importan. Si lo piensas bien, aquello que te hace feliz seguramente no requiera demasiado dinero. La creatividad, el riesgo, la esperanza, la gratitud y la abundancia abren las puertas a oportunidades nuevas y esperanzadoras. Estar abiertos a la idea de dar y recibir permite a la vida devolvernos lo que nos merecemos”, completó.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas

Shopping