*

Online

Este es el cerebro detrás del “Hello Moto”

Rubén Castano, el vicepresidente mundial de Motorola y líder de CXD, el área de experiencia de consumidor y de productos, explicó cómo el diseño ayudó a la empresa a recuperar su presencia en Argentina, América latina y el resto de los países del mundo.

Por CARLOS ALTEA - 08 de Enero 2020
Este es el cerebro detrás del “Hello Moto”

Ruben Castano nació en Colombia hace 45 años, pero en su niñez jamás imaginó que el tiempo lo convertiría en uno de los diseñadores más prestigiosos del planeta, gracias a una excelsa formación en la Universidad Javeriana, en su país natal –primero- donde se graduó en Diseño Industrial- y en el Instituto Europeo de Diseño en Milán, Italia –después- donde consiguió el título de Diseño en Producto y Estrategia.

“¿Por dónde se empieza a pensar en un nuevo diseño? Es un proceso bastante completo. Miramos tendencias de diseño, colores, hacia donde está yendo la moda, y, sobretodo, hablamos con los consumidores. A partir de ahí, podemos desarrollar estrategias a nivel de colores, materiales y acabados. La otra parte importante del diseño es la forma en cómo integramos la tecnología, que viene guiada por el consumidor”, analizó Castano ante la consulta de Infotechnology.

El ejecutivo actualmente lidera el equipo creativo global de Motorola Mobility y sobre sus espaldas recae buena parte de la responsabilidad sobre la definición de productos y como finalmente estos arriban a los mercados. “En este momento, las experiencias de cámara son sumamente importantes para las personas así que nuestro trabajo es ir y encontrar la tecnología más avanzada en sistemas de cámara e integrarla de una manera significativa para nuestros usuarios en cada uno de los dispositivos”, remarcó.

Con poco más de 20 años cumplidos, Castano se fue a Europa, en principio por una capacitación de 6 meses. Sin embargo, el Viejo Continente fue su casa durante 10 años. Allí terminó de comprender que el porcentaje de importancia del diseño de cualquier producto alcanza el 50%. La otra mitad, debe ser necesariamente la tecnología propia que cada uno de ellos posea.

“Cuando comencé a estudiar en Italia, me di cuenta que existía una parte de la formación acerca del proceso productivo, pero el mayor énfasis, a diferencia de América latina, era más sobre los aspectos de diseño, de estética, de forma, y sobre cómo conectarse emocionalmente con el consumidor. Entonces, para bien o para mal tuve y aprendí de lo mejor de ambos mundos. Llegué a Europa con una base muy fuerte a nivel técnico, y después aprendí bastante respecto a la cuestión estética”, resaltó.

Con ese conocimiento a cuestas, Castano dirigió el estudio europeo de marca y diseño para Whirlpool. “Diseñaba electrodomésticos para Phillips, en Italia. Los principios de diseño no cambian. El enfoque hacia el consumidor, la calidad percibida del producto, y la experiencia que el consumidor tiene con la marca. Eso me ayudó a hacer la transición de productos de una escala mucho mayor, a productos con un contenido tecnológico mucho más grande pero en una escala mucho menor cuando llegué a Motorola”, precisó.

Amante de la escuela clásica de diseño de Bauhaus -que fue la primera escuela de diseño del siglo XX-, Castano explica también cómo fue el paso de estudiar en América y luego en el Viejo Continente. “Comencé mi formación en Colombia, pero luego, mirando hacia atrás, entendí que ese primer estudio me dio una muy buena base en diseño y todo lo que son procesos productivos. Y eso ha sido extremadamente útil en mi carrera”, sostiene.

Actualmente, la empresa tiene equipos de diseño ubicados en Brasil, donde realizan investigaciones con consumidores en mercados clave en la región. “En el transcurso del último año hablamos casi con 500 personas, en mercados claves de América latina. En base a esas entrevistas, desarrollamos no solo nuestra paleta de colores sino que también tomamos decisiones sobre qué tipo de tecnología incorporar a nuestros equipos. Luego tenemos equipos ubicados en los Estados Unidos y en Asia. Mi responsabilidad también un poco es encontrar ese balance a nivel global”, detalló.

El trabajo de Castano no es nada fácil. Al contrario. Tiene el desafío de seducir a los consumidores para que vuelvan a confiar en los equipos de esta empresa centenaria que, luego de atravesar algunos cambios de timón en la última década, consiguió enderezar el rumbo e incrementar nuevamente su presencia en América latina y la Argentina.

Lo más importante es aprender de los errores. Estoy completamente seguro que hemos aprendido de esas lecciones. En realidad la marca Motorola no desapareció. La marca Motorola siguió siendo muy fuerte, sobretodo en América latina. Pero lo más importante es aprender de los errores”, resaltó, al recordar cómo hizo la empresa para revertir resultados adversos, sobretodo años atrás, cuando la irrupción del iPhone de Apple parecía que se llevaría puesto todo.

Al ser consultado sobre cómo serán los smartphones del futuro, Castano no duda: “El dispositivo ideal es en realidad el que más fácil se integra a la vida de los consumidores. Hay que ser poco egoísta como diseñador. Si bien hay que tener opiniones bien concretas y convicción en lo que se hace, hay que ser poco egoísta y dejar que el producto sea para el consumidor final. Hay que escucharlos”.

Hoy los consumidores quieren buenas cámaras, excelentes pantallas y baterías potentes. Con esos tres elementos en mente estamos desarrollando toda la nueva generación de productos que conocerán próximamente. ¿Qué importancia tiene el diseño en ese proceso? Es la tarjeta de presentación de nuestra marca. Si el diseño tiene fallas y no cautiva, el consumidor seguirá de largo. El diseño tiene una importancia del 50%, es decir, es tan importante como el resto de las características tecnológicas que incluye el equipo”, completó.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas