*

Online

Era repartidor de heladeras, vio el negocio en el gaming y ahora factura u$s 186 M

Se trata de Lu Kailin, CEO de Thunderobot, que gracias a tesón e intuición tuvo un crecimiento personal impactante en el gigante asiático.

27 de Febrero 2019
Era repartidor de heladeras, vio el negocio en el gaming y ahora factura u$s 186 M

El destino puede cambiar en una fracción de segundo. Algo de esto le ocurrió a Lu Kailin, de 34 años, exrepartidor de heladeras y actual CEO de Thunderobot, la empresa de hardware número uno en venta de ordenadores portátiles para gamers en China.

Sólo en 2016, la firma a cargo de Kailin, que apenas sabe hablar inglés, obtuvo ganancias de u$s 186 millones.

Sus inicios

Antes de ser el directivo de una de las firmas con mejor proyección en el mundo del hardware gaming, Kailin trabajó duro para recorrer en su moto las calles de Pingdu, en China, en busca de potenciales clientes para venderle heladeras.

El joven, por aquel entonces de 22 años, debía vender muchas heladeras y, para tal fin, decidió usar su moto para poder moverse más rápido, mientras llamaba puerta a puerta a todos sus potenciales clientes. Su constancia y tenacidad irrepetibles, dieron sus frutos.

Por aquellos días, se aprendió el catálogo completo de neveras Haier y comenzó a hacer visitas cada vez más frecuentes a Pingdu, una ciudad de la provincia de Shandong, ubicada al este de china.

Kailin llegó a trabajar hasta quince horas por días para así poder pasar por la mayor cantidad posible de casas. Su obstinación era tan gran que, incluso, amplió en algunas ocasiones el margen del horario laboral para ir también a otros pequeños pueblos aledaños a Pingdu. Creía, con razón, que cuanta más gente visitara, más chances tendría de vender los productos.

Toda insistencia tiene su recompensa y en apenas seis meses consiguió duplicar la cantidad de unidades comercializadas.

La cifra alcanzada llamó mucho la atención a los directivos de la empresa y fue su carta de presentación para ir lentamente escalando posiciones hasta convertirse pocos años después en directivo de marketing y producto de Haier en China.

El origen de Thunderobot

Con diez años de experiencia en el mundo de la tecnología, Kailin analizó con rigurosidad la dura caída de ventas en el segmento de PCs a partir de de 2013.

Luego de realizar una investigación de mercado junto a su equipo, el joven se dio cuenta el gran potencial que existía en el sector de portátiles para gamers.

Tal fue su intuición que se anotó al programa de apoyo a startups de Haier, que ostenta un historial impactante de financiación y colabora con más de 180 proyectos. Así, el joven Kailin fundó su propia empresa para comercializar portátiles gaming: Thunderobot.

Si bien contaba con el apoyo de Haier, Kailin carecía del dinero suficiente para contratar una consultora y analizar más en profundidad las tendencias del mercado y las necesidades de los gamers en el segmento de portátiles.

¿Qué hizo? Ingresó en JD.com y Tmall, dos de las principales webs de comercio electrónico de China, recopiló más de 30.000 comentarios y opiniones de los usuarios, y los analizó uno por uno en tan solo una semana para saber qué buscaban los usuarios en PC portátiles gamers. Kailin, entonces, ya sabía qué debía ofrecer.

Su primera conclusión fue crear un dispositivo portátil que reuniera 13 requisitos: entre los ítems se encontraban “suficiente memoria DRAM”, y “buen sistema operativo”, entre otros.

Con apenas esas premisas, Kailin creó la campaña de crowfunding del Thunderobot 911, que finalmente consiguió 4,4 millones de dólares en octubre de 2015.

Por aquel entonces, se agotaron en cuestión de segundos las primeras 500 unidades que salieron a la venta vía online.

Ese fue el principio del éxito de Kailin que, luego, consiguió vender 385.000 dólares en productos en un lapso menor a los 10 minutos.

Luego del crowfunding y varias rondas de financiación, Thunderobot posee una valoración de mercados que supera los 80 millones de euros. En la actualidad cuenta con 140 empleados en todo el mundo y desembarcó recientemente en el Viejo Continente, más precisamente, Francia, España, Italia, Alemania, y Reino Unido).

¿El objetivo? Expandir su negocio más allá de Asia, donde la propia empresa se define como “la marca líder en portátiles gaming”. Incluso, en China, ocupan la primera posición en ventas online de PCs gaming.

No obstante, el plan de Kailin es aún más ambicioso. Pretende convertir a Thunderobot en la marca número 1 en la industria del gaming interactivo. Para tal fin, la empresa ya selló acuerdos con Intel, Nvidia, Microsoft y Tencent, entre otras.

Actualmente, Thunderobot ya posee tres generaciones de productos. Su estrategia de diferenciación sigue siendo la misma: se basa en venta exclusiva online con entrega garantizada en 48 horas en cualquier punto de Europa. Además, ofrece un servicio de atención al cliente a distancia, las 24 horas del, los 7 días a la semana.

Thunderobot, además, creó recientemente su propio equipo de eSports para Dota 2 y alcanzó un acuerdo para ser en España socios tecnológicos de Valencia CF.

Además, la empresa de Kailin tiene proyectos de realidad virtual y el desarrollo de Shenyou.TV, que posee un gran éxito gracias al bloqueo que padece Twitch en ese país.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas