Online

Empresas tecnológicas: más aptas frente al coronavirus pero no inmunes

Fueron las primeras y las que con menos dificultades pudieron establecer la modalidad del home office o teletrabajo, pero eso no significa que en sus negocios no sientan el impacto de la crisis.

Por LEONARDO VILLAFAÑE - 15 de Marzo 2020
Empresas tecnológicas: más aptas frente al coronavirus pero no inmunes

El home office o "teletrabajo" está en boca de todos desde que estalló la pandemia del coronavirus. En las redes sociales, por ejemplo, la  demanda para que el sector privado acompañe la disposición parcial que estableció el Estado para que los agentes, en determinadas circunstancias (casos de riesgo, sospecha de contagio, familias con niños que no concurrirán a la escuela) trabajen desde su casa, es generalizada.

En este contexto, las empresas tecnológicas fueron las primeras y las que con menos dificultades pudieron establecer esta modalidad, desde que la pandemia, y antes, tocó las puertas de la Argentina. 

"Anoche decidimos implementar home office de manera obligatoria, hoy lo comunicamos, y mañana entra en vigencia (hasta nuevo aviso)", escribió en una comunicación interna a su personal Santiago Sosa, cofundador y CEO de Tienda Nube, la plataforma de e-commerce. "Tenemos la suerte de que nuestro negocio nos permite operar de esta forma sin pérdidas de productividad, en parte por su naturaleza intrínseca, y en parte porque hace muchos años entendimos que posibilitar el trabajo desde casa de forma libre, sin reglas duras, y fomentando la responsabilidad individual, nos trae más ventajas que desventajas. Lo hicimos parte de nuestra cultura hace mucho tiempo, pero esta es la primera vez que trabajaremos desde casa literalmente todos a la vez", agregó.

Sosa advirtió, sin embargo, que "nos encanta el trabajo presencial y lo fomentamos siempre que sea posible. Nos llena de energía, creatividad, nos permite conocernos mejor y generar mejores resultados. Sin embargo, sabemos que con las herramientas adecuadas, la mentalidad adecuada, y el entrenamiento adecuado, podemos seguir ayudando a nuestros miles de clientes a desarrollar sus negocios, incluso en un escenario de crisis, y minimizando riesgos de contagio para nuestro equipo, que es la prioridad número uno ahora".

Aunque tiene claro que hay negocios que requieren si o sí de la presencia física, el ejecutivo envió un mensaje a aquellos "que sí cuentan con el mismo privilegio que nosotros, y pueden elegir", a quienes "los invitamos a reflexionar sobre qué papel quieren tomar en esta crisis. Esta enfermedad tal vez no sea tan letal com otras, pero sí es extremadamente contagiosa, y en el volumen se pueden producir muchas muertes que con relativo bajo esfuerzo podrían ser evitadas".

"Sabemos que algunos perciben este tipo de medidas como prematuras e incluso exageradas, sin embargo, al final del día, ¿qué importa más? Nosotros preferimos pecar de cautela y no de negligencia. Y ustedes?", sostuvo Sosa.

Otra compañía que no debió hacer demasiados cambios para operar con teletrabajo es Surhive, una empresa argentina que, con asiento en Rosario, desde hace quince años es la proveedora exclusiva del software, mantenimiento y actualización de los programas de grandes compañías europeas de apuestas deportivas online. Alfredo Parody,  CFO y jefe de Recursos Humanos le dijo a IT que "nuestra compañía se encuentra habituada al trabajo remoto. Como compañía con base en Rosario y operación global – y sobre todo, en Europa-es una práctica cotidiana para nosotros".  

Sin embargo, Parody advirtió que el impacto de la pandemia en el negocio "es muy fuerte. Tenemos operaciones a nivel mundial. Nuestros clientes en Europa no pueden operar (no se juegan los partidos de fútbol) y por lo tanto no se genera dinero, se cierran los comercios y esto afecta directo a nuestro negocio. Y a su vez, hemos cancelado todos los eventos donde íbamos a participar así como las capacitaciones presenciales".

En Dottransfers también implementaron rápidamente el sistema de teletrabajo. La compañía, unidad de negocios del Grupo argentino Traslada, especializado en viajes corporativos, es la parte del conglomerado empresario desde el que se brindan servicios de traslados premium en el exterior. Con Dottransfers, Grupo Traslada tiene presencia en 420 ciudades del mundo. En su caso las posibilidades del homeoffice tampoco impiden que el negocio se recienta.  Pablo Calderaro, sales Manager explicó que el volumen de servicios cayó un 23.7% desde la aparición de la noticia sobre el coronavirus. "Esto está teniendo un fuerte impacto a nivel global, tanto en el comercio B2B de viajes, como en el turismo B2C", señaló.

"Múltiples principales atractivos turísticos han sido cerrados al público, lo cual afecta directamente el flujo de turistas y, por supuesto, la cantidad de transfers contratados. Por otro lado, las aerolíneas también han sufrido un impacto en sus frecuencias, por lo tanto, el volumen de traslados de tripulación que realizamos diariamente a nivel global ha bajado considerablemente", detalló el ejecutivo. 

En la actualidad, Grupo Traslada cuenta con 90 empleados en su sede central porteña, en la zona de Retiro, con 400 prestadores estables y una facturación en 2019 de 610 millones de pesos como expresión de un promedio mensual de 20 mil viajes y 105 mil personas trasladadas en el acumulado del año pasado.

Calderaro señaló que otro nicho de negocio que se ve perjudicado, es el de los eventos B2B. "Grandes eventos de turismo y de otras industrias, que convocan gran afluente de participantes, han sido cancelados por motivos de prevención sanitaria. Tal es el caso de la ITB 2020 de Berlín (Marzo), el MotoGP de Qatar o el Mobile World Congress de Barcelona. Otro ejemplo, Venecia decidió cancelar el tradicional Carnaval, como también ha cerrado al público la popular Basílica de San Marco".

Según Mariela Mociulsky, fundadora y CEO de Trendsity y presidenta de la Sociedad Argentina de Investigadores de Marketing y Opinión (SAIMO),  "en momentos como éste donde es necesario un repliegue, la conectividad se hace más necesaria, la brecha digital se hace más notoria y puede impedir la equidad de acceso a la educación, al trabajo y al relacionamiento".

Mociulsky advierte que "tampoco hay reglas claras de cómo teletrabajar a la fuerza. Hay temas tecnológicos pero también de management, de gestión de datos, personas no habituadas a la disciplina y el cambio que implica trabajar en la casa".

"El aislamiento es un enemigo en todas las edades además. En el caso de adultos mayores puede generar depresión, tristeza", sostiene y agrega: "Otro punto a destacar es que hay distintos niveles de credibilidad justamente por estar alertados por las fake news. Hay gente que no cree que la amenaza sea de tal magnitud como difunden los medios y otros que están totalmente asustados y estresados y lo mismo ocurre entre una empresa y otra que toman distintas medidas". 

Para Lorena Amarante, fundadora de The Digital Leap, consultora boutique de marketing digital, "es el momento de dar el gran salto a lo digital". 

"El gran desafío es sobre todo en el caso de muchas compañías o industrias tradicionales que se sienten desorientadas porque hay un gran desconocimiento o falta de experiencia de cómo implementar un sistema efectivo de trabajo remoto, capacitación o de herramientas de productividad. La adaptación ante este escenario no es una opción y se ha acelerado el proceso", dijo ante el avance de la pandemia.  

Amarante recordó que fue una de las primeras en gestionar días de trabajo remoto, allá por 2008, en la compañía que trabajaba. "Dirigía entonces un equipo regional que tenía ocho países a cargo. En ese momento, además del correo, el messenger de Hotmail era 'la' herramienta. Hoy la tecnología  ha evolucionado tanto que pone a disposición plataformas que se utilizan de manera cotidiana y ya quien realiza teletrabajo no es visto como un rara avis". 

 
 
 


¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas