El revolucionario tratamiento argentino que bajó la mortalidad de esta enfermedad de 30% a solo 1%: qué es

Se utiliza hace más de 50 años en Argentina y hace más de 100 en todo el mundo: de qué consta el tratamiento con plasma.

Entre los años 50’ y 60’, la Fiebre Hemorrágica Argentina o mal de los rastrojos enfermaban a miles de personas. Es una enfermedad viral grave que afectó a Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y La Pampa y es considerada como “la enfermedad de los trabajadores agropecuarios .

En ese entonces, gracias al tratamiento de plasma inmune pudieron reducir la mortalidad de la enfermedad del 30% al 1%.

No es un tratamiento nuevo: el plasma inmune, o la transfusión de suero de pacientes recuperados, se utiliza hace más de 50 años en la República Argentina.

En ese entonces, el médico Julio Maiztegui estaba a la cabeza de los tratamientos de plasma inmune: se transfundía la sangre de los que se habían curado para tratar a los nuevos pacientes. Suministraban las dosis a los pacientes al octavo día de presentar síntomas como fiebre y malestar.

Este tratamiento podría ser clave para contraatacar el COVID-19: es una técnica de más de 100 años que es utilizada en todo el mundo, no solo en Argentina.

La técnica de 100 años que ya usan en EE.UU. para curar a pacientes con coronavirus

Una vieja técnica, poco usada en la actualidad por sus costos y su engorrosa técnica de extracción, está siendo reutilizada en Nueva York y aprobada por su Gobernador, Andrew Cuomo. Se trata del proyecto de Plasma Convaleciente COVID-19 que incluye a más de 20 instituciones de los Estados Unidos, entre las que se encuentra el prestigioso hospital John Hopkins, de Baltimore.

En Estados Unidos, lanzaron un proyecto nacional que recluta a los recuperados de COVID-19 para que donen plasma y así curar pacientes con este método. Para donar, es necesario que hayan pasado 21 días sin virus.

El plasma de las personas que se recuperaron de la enfermedad, ayudará a pacientes infectados con COVID-19 a crear anticuerpos para derrotar la enfermedad.

Estados Unidos cuenta con casi 20 mil casos de recuperación en el país y más de 300 mil casos activos: ¿alcanzará el esfuerzo?

Tags relacionados

Más de Online

Compartí tus comentarios