*

Online

El plan de la "mesa chica" del BCRA para que las fintech ganen más terreno

Surgió como un espacio informal entre los bancos, las fintech y el BCRA hace menos de tres años y terminó incluyendo a todos en el sistema financiero. Impulsaron pagos con QR, el Debin y los cheques electrónicos. Ahora son oficiales: ¿qué sigue?

Por Ana Clara Pedotti - 09 de Abril 2019
El plan de la "mesa chica" del BCRA para que las fintech ganen más terreno

A partir de este mes, la Mesa de Innovación Financiera del Banco Central argentino volverá a reunirse cada 30 días, pero esta vez formalizada como espacio de diálogo entre actores públicos y privados para elaborar propuestas vinculadas a medios de pago, crédito y ahorro y tecnología aplicada a los servicios financieros.

Lo que comenzó como un ámbito casi casual de intercambio entre el regulador, los bancos y las fintech fue oficializado por el directorio del BCRA en febrero. Así,  buscan que esa conversación entre los diferentes sectores de la industria financiera que participan en la transformación digital de los negocios se mantenga a lo largo del tiempo, independientemente de la coyuntura que atraviese la economía argentina.

La noticia fue bienvenida por todos los participantes, tanto del sector público como privado. Desde su creación, esta usina de ideas fue el motor de algunos cambios que transformaron el ecosistema financiero en los últimos tres años, como las transferencias inmediatas entre cuentas, el Debin y la interoperabilidad de las billeteras con QR. “El Banco Central, incluso unos años antes de que naciera la mesa, tenía entre sus objetivos desburocratizar, simplificar, bajar los costos... Por eso si nos remontamos a 2016 se van a encontrar muchas comunicaciones A, muchos cambios en la regulación que estaban dirigidos a ese tema”, explica Matías Gutiérrez Girault, gerente de Emisión de Normas del BCRA.

Alejo Macaya, gerente de Desarrollo Financiero del BCRA, coincide: “Había una necesidad de las fintech de ser escuchadas. También el Banco Central ya estaba sacando regulaciones que eran innovadoras, como unos años, cualquier persona, en cualquier punto del país, va a poder contratar productos de cualquier entidad financiera. Ya no va a ser necesario ir a la sucursal.”, destaca Macaya.

"Había una necesidad de las fintech de ser escuchadas. La mesa unió partes que ya venían trabajando de antes y las potenció.”
— Alejo Macaya, gerente de Desarrollo Financiero del Banco Central.

Entre los “grandes hits” ponderan la ampliación de los datos que ofrece la Central de Deudores del BCRA. “Comenzó a dar mucha más información y eso permite que haya más competencia y que el sistema de información crediticia, los bureau de crédito, puedan dar más servicios”, explica Gutiérrez Girault. ”Estos sistemas, cuanto más información tengas, van a funcionar mejor, van a tener mejores herramientas de riesgo, pero además se va a beneficiar en gran medida a los buenos pagadores, especialmente a los de más bajos recursos, que no tienen activos para ponerlos en garantía, y que así puedan acceder al crédito”, suma.

También se impulsó el depósito electrónico de cheques y la creación de echeqs. Aún falta para la implementación de estos últimos, que según una reciente disposición del Central se hará en el segundo semestre del año.

Otros de los cambios más significativos se dio en lo que refiere a medios electrónicos de pago, con la creación del alias CBU, para hacer más fáciles las transferencias entre clientes bancarios, la aparición de la Clave Virtual Uniforme (CVU) que permite transferencias entre cuentas bancarias y otras billeteras de entidades no reguladas y el Debin (Débito Inmediato), una herramienta que habilita a las entidades financieras y a nuevos actores de la industria de medios de pago a debitar fondos de las cuentas bancarias de sus clientes, previa autorización de los mismos, para cursar pagos.

“Uno de los ejes de trabajo del BCRA es incrementar el uso de los medios electrónicos de pago, obviamente dándole solidez, en el marco de un programa de estabilidad financiera, que es por lo que tenemos que velar”, dice Limares.” En ese sentido, la mesa de innovación nos permite aprovechar la circunstancia de que estamos avanzando cada día, aprovechando la sinergia de un lado y del otro”, agrega.
La idea es que estos espacios de diálogo, al incluir a todos los eslabones del sistema financiero, permitan una mayor igualdad de oportunidades entre partes. “Por tradición tenemos mucho diálogo con los bancos, y ahora también con otros sectores. Y vemos de todo: hay entidades financieras que creen que estamos por delante con la regulación y las que creen que estamos atrasados y que las normas vigentes impiden la innovación. A veces, es cierto, nos marcan oportunidades de mejora”, destaca Gutiérrez Girault. “Pero muchas otras veces, los cambios del BCRA no son cambios de fondo, sino que se trató de impulsar cosas que se podían hacer, pero que ninguna de las entidades se había animado. Sucede que por tradición estábamos todos acostumbrados a trabajar de una forma y en realidad se podía migrar hacia algo mucho más avanzado”, cierra el directivo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas