*

Online

El nuevo negocio millonario de Paraguay: invertís y te paga en dólares "inconfiscables" todas las semanas

Se trata de un negocio que permite tener retornos estables en dólares. De qué se trata la minería de criptomonedas y cómo se puede ingresar.

Por MATIAS NAHUEL CASTRO - 17 de Octubre 2019
El nuevo negocio millonario de Paraguay: invertís y te paga en dólares "inconfiscables" todas las semanas

Argentina es uno de los países más importantes de la región en lo que a criptomonedas se refiere. También, a escala global, es uno de los países más cripto-friendly, con diversos proyectos e iniciativas relacionadas al ecosistema blockchain; desde la compañía líder de custodia de criptoactivos Xapo hasta la startup millonaria Ripio. El concepto "criptomoneda" aglutina a todos los valores digitales que se crean sobre tecnología blockchain: una base de datos compartida basada en criptografía y otras formas de seguridad informática.

Uno de los proyectos prometedores en este ecosistema es el de la inversión en minería de criptomonedas de la empresa Hydrocryp. Se trata de un negocio donde se pueden esperar retornos en dólares, de manera semanal, y que permite ingresar al mundo cripto desde fuera de las entradas tradicionales como la compra de criptomonedas o el trading (compra-venta especulativa).

El proyecto nació de manos de Juan José Benítez Rickmann, hoy Gerente de Operaciones Estratégicas en Hydrocryp, un fondo de inversión de minería de Bitcoin en Paraguay que fundó junto a dos argentinos: Gustavo Sánchez Reulet y Fernando García Koch, cuya misión principal es operar "una infraestructura en tecnologías Blockchain propia, para brindar poder de procesamiento a la economía financiera global descentralizada", según explica la propia empresa.

La empresa se constituyó societalmente en 2018 y tiene nacionalidad dual: "está constituida en Cánada pero opera en Paraguay", explica en diálogo con Infotechnology Gustavo Sánchez Reulet, ingeniero en sistemas y ex IBM y PWC. "Se hizo de esta manera por la seguridad jurídica de Cánada y porque este tipo de operaciones no paga impuestos. "Hay otra empresa que realiza las operaciones en Paraguay porque el costo de la energía es más barato, tiene dos grandes centrales eléctricas que alimentan los equipos", comenta Sánchez Reulet. El empresario habla de Itaipú y Yacyretá, las dos grandes centrales hidroeléctricas que tienen participación paraguaya y de la cuál el país guaraní vende gran parte de su energía a precios muy baratos a Brasil y la Argentina.

¿Qué es la "minería de criptomonedas"?

En 2009, Satoshi Nakamoto buscaba desarrollar una forma de transferir valor sin recurrir a una autoridad central, es decir sin depender de la confianza. Blockchain fue la solución que encontró: una red descentralizada que guarda copias de un registro y valida las transacciones de sus usuarios.

“La primera transacción de cada bloque es especial y genera una nueva moneda que pasa a ser del creador de dicho bloque”, escribió el inventor de Bitcoin. “Esto agrega un incentivo para los nodos que mantienen la red y, al no haber una autoridad central que las emita, provee una forma de distribuir inicialmente las monedas para que comiencen a circular. La constante adición de nuevas monedas es análoga al rol de los mineros de oro que gastan recursos para poner metal en circulación. En nuestro caso, la inversión es en tiempo de CPU y electricidad.”

Es decir que por cada transacción de Bitcoin, que genera nueva información, se necesita una validación. Es el trabajo de las computadoras el generar la cantidad suficiente de operaciones criptográficas (en particular, de las llamadas funciones hash). Las redes blockchain como Bitcoin deliberadamente ofuscan este proceso generando que se demande más capacidad de cómputo que a su vez se traduce en más electricidad y más tiempo de uso de las computadoras. La red de Bitcoin, por ejemplo, no acepta cualquier hash: es un sistema exigente que solo admite a aquellos que tienen una cierta cantidad de ceros al comienzo.

¿Para qué se hace todo esto? "resolver estos algoritmos matemáticos le entrega a los mineros una recompensa en bitcoins", explica Sánchez Reulet.

¿Dónde está el negocio?

El negocio de Hydrocryp se basa en generar este poder de cómputo necesario para la creación de las criptomonedas. A través de sus inversores, la compañía compra los equipos necesarios para el minado (son procesadores especiales llamados "circuito Integrado para aplicaciones específicas" o ASIC) y mantiene sus operaciones. La compañía trabaja con los equipos de la firma Innosilicon.

"No somos un pool de minería como BTC o AntPool. Estos servicios funcionan conectando equipos de minado a un pool y se trabaja en equipo. Todos minan para el pool por un objetivo común y se divide entre los que participan", se diferencia Sánchez Reulet. En cambio, en Hydrocryp, el inversor financia las operaciones y recibe a cambio una fracción de la criptomoneda minada.

El mínimo para entrar es de US$ 10.000 y los retornos se entregan semanalmente. "Lo más importante es la cotización de bitcoin, porque la energía suele ser mas o menos estable en dólares. A los inversores se les presentan escenarios de inversiones a ciertos valores de cotización de bitcoin. Hoy por hoy, tomando estas variables, se espera un retorno de inversión de 4.55% en dólares mensual con un periodo de recupero de 21 meses", desarrolla Sánchez Reulet. "La semana siguiente a la que se invirtió ya se empieza a cobrar dividendos. Primero se recupera inversiones y luego se empieza a pagar", aclara el emprendedor.

Debido a cuestiones técnicas (entre otras, que cada moneda tiene diferentes algoritmos de minado que demandan equipos de minería específicamente diseñados) la empresa actualmente sólo opera con Bitcoin y Bitcoin Cash.

El "pago" se recibe en una billetera criptográfica que provee cada uno de los inversores. Hasta el momento la empresa cuenta con 10 inversores y se considera aún en una etapa "embrionaria".



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas