*

Online

El lujurioso secreto de Bill Gates que su esposa aceptó para casarse con el

El ex hombre más rico del mundo convenció a su esposa de que acepte una peculiar "clausula" respecto a sus amores pasados. 

04 de Enero 2019
El lujurioso secreto de Bill Gates que su esposa aceptó para casarse con el

"Veinticinco años y tres niños después,seguimos riéndonos a carcajadas". Un cariñoso mensaje que la mujer de Bill Gates, Melinda, le dedicaba a través de Twitter para felicitarle por las bodas de plata, que la pareja festejó el primero de enero de este año.

Melinda Ann French se acercó a la vida de Bill Gates a través de Microsoft, donde se desempeño como becaria, en un principio, hasta que acabó ascendiendo hasta convertirse en gerente general de productos de información. La mente de negocios de Melinda encandiló a Bill Gates y lo conquistó. Su matrimonio goza de buena salud hasta el día de hoy, cuando ambos son activos filántropos. Lo que es más, la faceta de Bill Gates como "salvador del mundo" se debe en gran parte a su esposa -católica practicante- que lo instó a preocuparse con más fuerza por los grandes males que aquejan al mundo: desde la pobreza hasta la crisis energética.

Sin embargo, hay un curioso secreto que Bill guarda para su matrimonio.

¿Amigovios?

Bill Gates mantuvo un extraño romance con Ann Winblad, una exitosa empresaria y mujer de negocios, durante la década de 1980. Se conocieron en 1984 en una videoconferencia y comenzaron a tener "encuentros virtuales", convirtiéndose así en una de las primeras parejas de "cibernovios" de la historia.

Si bien la pareja se separó en 1987, ya que ella (cinco años mayor) creía que Gates no estaba listo para el matrimonio, mantienen hasta el día de hoy una muy buena relación amistosa.

Incluso ahora, Gates tiene un acuerdo con su esposa para que él y Winblad puedan mantener viva una tradición de vacaciones. Cada primavera, como lo han hecho durante más de una década, Gates pasa un fin de semana con su exnovia en una cabaña que posee en Carolina del Norte, donde dan largos paseos por la playa mientras mantienen profundas conversaciones sobre biotecnología, entre otros muchos temas. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

El Naranjo Mecanico Reportar Responder

A los machos exitosos las mujeres nos permiten ciertas licencias...

Teresa Stolarski Reportar Responder

Maduros e inteligentes, los tres

Notas Relacionadas