Online

El invento argentino para salvar 1.000% más pacientes enfermos de coronavirus: cómo funciona

Funciona en tiempo real y experimentó un gran crecimiento a partir de la pandemia. Acaba de cerrar un acuerdo con el Ejército. ¿De qué se trata y cuáles son sus principales características?

24 de Abril 2020
El invento argentino para salvar 1.000% más pacientes enfermos de coronavirus: cómo funciona

La pandemia mundial de coronavirus COVID-19 generó que médicos y profesionales de la salud de todo el planeta agudizaran su ingenio para encontrar nuevas herramientas y alternativas que permitieran afrontar la lucha contra el virus y evitar su contagio de la mejor forma posible.

Dos jóvenes emprendedores argentinos tuvieron hace dos años una buena idea: desarrollar una plataforma para derivar pacientes en clínicas argentina. Sin embargo, en plena pandemia por coronavirus este desarrollo cobró una importancia superlativa.

Victoria Malek, de 29 años, y Adrián Royffer, de 35, son los creadores de BDIN, una empresa 100% digital (SAS) registrada en febrero de 2018, que permite hacer más eficiente la coordinación de la derivación de pacientes.

Malek es una médica que actualmente reside en Londres, mientras que Royffer es un profesional dedicado a la tecnología de la salud. Ambos fueron elegidos para participar de un prestigioso programa del Ministerio de Salud Inglés (NHS England Clinical Entrepreneurship Program) que tiene por objetivo hacer más eficiente el sistema de salud en el Reino Unido.

Sin embargo, mientras participan del desarrollo del proyecto, los dos profesionales se encuentran focalizados en la situación de la Argentina, por la mayor posibilidad de impacto social que puede llegar a tener el virus.

En ese sentido, los jóvenes confirmaron que BDIN acaba de cerrar un convenio con el Ejército argentino para que puedan utilizar la plataforma cuando se registre el pico de infectados en la Argentina.

Sobre la plataforma

Para el desarrollo de BDIN, plataforma que funciona en tiempo real, los emprendedores realizaron una inversión público-privada que alcanzó los US$ 80.000 y en el transcurso de los próximos dos años estiman que su facturación alcanzará unos $ 6,5 millones.

Si bien BDIN está funcionando online desde hace dos años, es ahora, en plena pandemia del coronavirus, cuando su creación cobró más importancia que nunca.

Sabemos que BDIN ayudará a salvar 10 veces más vidas cuando se registre el pico de infectados por SARS-CoV-2 en la Argentina, en comparación a lo que sucedería si se utilizara el proceso tradicional de derivación telefónica (call center)”, explicó Malek, en diálogo con Infotechnology.

A diferencia de la modalidad actual, donde el solicitante (por ejemplo, la obra social) llama uno por uno a los prestadores (las clínicas) consultándoles con ‘lapiz y papel’ por la disponibilidad de camas, con BDIN se envía una solicitud digital única, confirmándose al prestador óptimo haciendo uso de datos para la toma de decisión en tiempo real”, precisó.

Malek añadió que “de esta forma, se carga la solicitud en segundos por única vez, y todo el ciclo se confirma en 7 minutos promedio, a diferencia de los 40 minutos promedio que tarda si la realiza por teléfono”. “Es decir, el sistema es casi 6 veces más eficiente que el que se usa tradicionalmente”, precisó.

Otras características

Una de las grandes ventajas de BDIN es que emula los procesos actuales de derivación, con lo cual los operadores la encuentran intuitiva y fácil de usar; situación que agiliza la implementación.

“Hoy podemos entrenar online a un departamento de admisión entero en 45 minutos -exacto lo que tarda en confirmarse 1 derivación por teléfono”, explica Royffer.

Otro de sus grandes beneficios es que la plataforma permite el seguimiento del estado de la derivación en tiempo real hasta su finalización (trazabilidad), reduciendo la posibilidad de errores.

Asimismo, el seguimiento de falsos positivos es otra de las fortalezas que aporta la plataforma.

Sobre datos y acuerdos

"Desde el 1 de marzo a la fecha se registraron más de 400 solicitudes de derivación por sospecha de COVID-19 en prestadores de CABA. Y la frecuencia, según comentaron los profesionales, viene aumentando de forma consistente", explicó Malek.

A partir de esta situación de pandemia en la Argentina, la firma proyecta incrementar en 40% la demanda de sus servicios.

Acabamos de firmar un acuerdo con el Ejército Argentino a partir del cual desde BDIN se derivarán pacientes al Hospital Militar Central, a las camas que se dispusieron en Campo de Mayo y a la unidad móvil de este. También a otros centros y unidades de campaña abiertos por la emergencia”, remarcó Royffer.

La historia detrás de la plataforma

La idea de crear BDIN surgió en 2017 en base a una experiencia personal de Malek: “estuve 40 horas en la guardia de una prestigiosa clínica porteña esperando una cama para mi papá”.

Lo que pasó con mi papá me quedó dando vueltas cuando realizaba un curso en la Singulary University, en los Estados Unidos. En una charla enumeraron el cuello de botella que padecen los hospitales. Y entonces reconocí que eso también ocurría en la Argentina”, comentó.

Todo el mundo cree que BDIN permite contar camas. Pero el proceso es mucho más importante. Porque se puede aceptar gente sin tener cama, y rechazar a gente aún con cama disponible sino se hacen bien las cosas. Durante los estudios que hicimos para realizar esta plataforma nos pasó por ejemplo, visitar el hospital Gandulfo, en Lomas de Zamora. Aparecían 30 camas disponibles. Pensamos qué bien. Pero en realidad ocurría que había padecido un incendio y nunca se había hecho el recuento nuevamente”, precisó.

El desarrollo de BDIN demoró más de dos años. “Luego de tener la primera idea en Singularity, en 2015, dos años después comenzamos a repensar el flujo de la plataforma y comenzar a pensarla como una solución de interoperabilidad, en lugar de una de market”, comentó Malek.

Los usuarios

Al ser una plataforma B2B, los usuarios son instituciones. El solicitante (las instituciones) es el que paga por los servicios de la plataforma. El que recibe, en cambio, es cualquier entidad que posea una cama: una clínica, hospital, o incluso como pasa ahora en la Argentina, clubes de fútbol.

BDIN está posteado en Amazon por lo cuál el número de usuario puede incrementarse de forma considerable. Actualmente tendremos unos 200 usuarios (varios son por una institución). Pero lo importantes que cuanto más grande sea la red, mejor será para todos”, destacó.

Desde que fue lanzada en 2018, la plataforma de interoperabilidad es utilizada por actores del sector privado -como Grupo Omint, el Hospital Sirio Libanés o Los Sanatorios Anchorena- y también por organismos estatales, como PAMI.

Sin embargo, es ahora cuando están teniendo la mayor cantidad de consultas y pedidos de organismos privados y oficiales.

Gracias a BDIN, tanto Malek como Royffer estiman que se podrán atender un 30% más de casos sospechosos de coronavirus (COVID-19) gracias a la eficiencia del sistema y al ahorro de tiempo en la derivación.

“En Londres, estamos tratando de probarlo en un grupo cerrado de hospitales. También estamos en Chile, pero ahí el sistema de derivación está más avanzado que en la Argentina. ¿Por qué? Menos gente tiene cobertura privada que en la Argentina. Puede decirse que en Chile es un servicio de mayor lujo. Entonces a muchas instituciones les sobran camas. Ahí las instituciones hacen una articulación tipo market place y las ofrecen al gobierno, que se encarga de pagar por ellas”, precisó Malak.

La médica lamentó que en Londres "se confiaron mucho de un modelo específico". "Pero el modelo del rebaño cambió en un día y comenzaron las complicaciones. Luego a medida que pasaban los días se fueron haciendo más severas las restricciones. "No se prepararon para testear masivamente, no aumentaron la capacidad de los respiradores y no pusieron el tema de aislamiento físico. Recién ahora, en la cuarta semana de cuarentena comenzaron a bajar los casos. Pero en estos últimos días murieron entre 700 y 900 personas”, puntualizó.

El tiempo para innovar -con riesgos controlados- es ahora. Estamos seguros que teniendo la tecnología en plena disposición tanto el Estado como las empresas privadas podrán actuar de manera más rápida y transitar este proceso tan difícil que nos toca de manera más eficiente. Desde BDIN estamos para ayudarlos”, completó Malek.

Los interesados en recibir más información sobre BDIN, debe visitar su página en www.bdin.me o enviar un mail a contacto@bdin.me



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas