Online

El futuro del eCommerce: qué es el livestreaming, la técnica que transforma a las personas en influencers

El futuro modelo de negocios integra el streaming y el ecommerce. 

Por Carlos Mazalan CEO de Mazalan Comunicaciones y Director de Diplomaturas Digitales de Universidad Siglo 21 (@cmazalan) - 27 de Agosto 2020
El futuro del eCommerce: qué es el livestreaming, la técnica que transforma a las personas en influencers

Cuando se habla de LiveStreaming hay distintas formas de explicarlo. Algunos lo piensan como shows en vivos, otros como el solo hecho de transmitir o stremear al estilo de los jóvenes de la generación z y muchas otras cuestiones que van desde cómo hacerlo desde una computadora hogareña o un celular hasta servicios profesionales para eventos.

Aquí comparto algunos conceptos pero fundamentalmente desde el ángulo de cómo proliferarán los vivos en Internet asociados al comercio electrónico, que apuntan a ser un maridaje perfecto. Probablemente, una fuente de riqueza que nos espera al final del arco iris de la mano del entretenimiento.

Hace años sueño y pienso que si Amazon, que es el rey del comercio electrónico, hizo Prime Video, su propia versión de Netflix, en el futuro posiblemente solape ambos negocios en uno.

Me veo disfrutando una película, y haciendo clic en la camisa de ese actor que está buena, o el vino que saborean en la cena, o lo que sea…y poder comprar a un clic. Entretenimiento y comercio, deseos que se cumplen, formas de Monetización, oportunidad de generar ingresos, facilidad para los usuarios: son todos títulos del mismo concepto visto desde diversos puntos de vista.

Y leyendo un poco lo que pasa en el primer mundo, se aprecia a simple vista que con el advenimiento del 5G, llegan a la mano de la gente nuevos servicios que permiten que las personas puedan usar nuevas funcionalidades a un clic de distancia. Un ejemplo es el entretenimiento y la posibilidad de monetización de los contenidos a través del comercio electrónico, integrando aplicaciones de videostreaming y plataformas de pago, de una forma simple y segura tanto para el emisor como para su público.

Así como Internet permitió el desarrollo del periodismo ciudadano, ahora, donde la pandemia a muchos nos encuentra en permanentes videoconferencias poniendo el streaming a un clic de distancia, quizá nazca el entretenimiento ciudadano…

De cualquier modo, aunque sea conceptualmente, estamos más cerca de lo que hoy se vive en China con el e-commerce LiveStreaming (integraciones con WeChat o empresas como TAOBAO de Alibaba), donde influencer es cualquier persona con su grupo de amistad que puede ser de unos pocos o millones de seguidores. La diferencia es el poder de alcance de cada uno y la capacidad de tentar al otro con la frutilla deseada. Y acá vemos un nuevo concepto donde más allá de los patrocinadores o la publicidad una de las fuentes de ingreso es la venta social (social selling). Pero no todo es la versión pedestre, long tail y digital del LlameYa!

Para los artistas esta es una gran oportunidad de monetización, más allá del pago de entradas a sus shows. Actualmente, algunas plataformas como YouTube y Twitch, permiten que sus miembros puedan capitalizar sus contenidos, no sólo compartiendo ganancias de los anuncios publicitarios que se generan en sus espacios, sino que el público puede ´donar´ dinero o especies que se transforman en billetes  y son un nuevo vehículo de monetización.

A su vez conviven con espacios conocidos como merchant que es donde estos creadores de contenido, talentos, artistas o influencers pueden ofrecer productos de su propia imagen de marca donde empresas de comercio electrónico son las que los venden dejando un margen para el dueño del canal.

Estas son nuevas oportunidades para crecer en forma colaborativa y como un ecosistema donde el talento, la creatividad de las personas y el mundo de los negocios generarán una nueva forma de distribución de la riqueza.

En definitiva, uno compra, vende, consume, recomienda. Es la era más espléndida para el prosumidor y donde no sólo las celebridades pueden ganar dinero por recomendar un producto, sino que todos somos celebridades para nuestro grupo de influencia.

Haciendo zoom al LiveStreaming

Cuando hablamos de livestreaming nos referimos a la acción de transmitir en vivo a través canales digitales. Cómo se produce es lo que marca la diferencia.

Se desarrollan desde el formato de videoconferencia o vivos con el celular o la computadora donde uno es el protagonista (transmitiendo directamente la imagen o editando en una computadora con software libre como OBS (Open Broadcaster Software), hasta tecnología sofisticada que va desde la provisión de Internet, la edición y enriquecimiento de la o las imágenes (en forma local o remota), que pueden realizarse para promover shows musicales, teatrales, conferencias, etc

Normalmente los shows artísticos se realizan en plataformas de video entre las que se destacan YouTube y Vimeo, y la monetización se realiza mediante el pago de una entrada con costo fijo o donación del tipo a la gorra.

Sin embargo, el futuro muestra que la relación entre los vivos y el streaming contarán con nuevas formas de generar ingresos y ellos estarán ligados al tipo de habilidad y experiencias que propongan los productores, o mejor dicho, los e-productores.

Más allá del horizonte

Mi propuesta tiene que ver con tomar el desafío de aceptar un cambio en los modelos de negocios y monetización, generando una combinación de todo lo que estamos aprendiendo y crear experiencias con ecosistemas que se apalanquen, recordando que antes de la sofisticación tecnológica debemos darle valor al contenido y la calidez.

Así como un festival folclórico que desarrolla a lo largo de todo el país, propone a los artistas en el escenario y alrededor a todos los puestos de venta de comida y bebida, considerar cuál es el equivalente o superador en el mundo digital, trabajando juntos los productores con las marcas para que más allá de patrocinios en dinero, sean propuestas donde se desarrollen nuevos negocios donde el entretenimiento y/o el espectáculo es es rey y su corte, las marcas que acompañan en lugar de invadir al público. ¿Será posible tomar el desafío sin contaminarlo? ¿Quién se anima?



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas