*

Online

El escándalo de Wirecard: la fintech mimada de Europa que "perdió" u$s 2.200 y se fue a bancarrota en una semana

La compañía de pagos en línea, declarada en quiebra, está en el centro de un vasto fraude de más de u$s2.200 millones.

29 de Junio 2020
El escándalo de Wirecard: la fintech mimada de Europa que "perdió" u$s 2.200 y se fue a bancarrota en una semana

La empresa alemana de pagos digitales Wirecard está en el ojo de la tormenta por un complejo caso de corrupción donde desaparecieron millones de dólares. Esta sospechada de inflar sus cuentas con fondos ficticios en Filipinas y de estafar a sus clientes por US$ 2.200 millones.

El gobierno alemán denunció un "escándalo sin precedentes en el mundo de las finanzas" y anunció un endurecimiento de los controles en este sector, aún poco vigilado.

Wirecard nació hace 20 años en Alemania, como un procesador de pagos para sitios web de pornografía y juegos de azar. Sin embargo, poco a poco, gracias al entusiasmo que había por la idea del pago en línea de seguros, fue constituyéndose como un jugador más serio en el mercado de valores al punto de convertirse en la empresa de servicios financieros más valiosa del país, proporcionando servicios de pagos en línea, sin contacto y un sistema de prevención de fraude que era envidiable para muchos en el negocio. Gracias a la adquisición de clientes de primera categoría, como la compañía de logística y mensajería FedEx, la compañía sueca de diseño de artículos para el hogar Ikea y las aerolíneas Singapore Airlines y KLM, Wirecard se convirtió en “la niña mimada” de la bolsa alemana.

 Wirecard extravió US$ 2.200 millones de efectivo. Los auditores de la empresa informaron el pasado 18 de junio que no podían localizar esa cantidad de dinero, equivalente a cuatro quintas partes de su capital neto. Un día después, el director ejecutivo de Wirecard, Markus Braun, renunció, y el pasado 22 de junio fue arrestado por sospecha de fraude y manipulación de mercado. La nueva junta que se instaló en la empresa reconoció finalmente que no podía pagar sus cuentas, y se declaró en quiebra.

El año pasado, el diario Financial Times reveló en una investigación las irregularidades contables en las operaciones de Wirecard en Asia. Según los informes, la empresa habría contado el efectivo que había en las cuentas administradas por fideicomisarios como parte de los saldos de efectivo de sus estados financieros. Es decir que los balances de la compañía habría sido inflado junto a sus ingresos para parecer más fuerte y así atraer más clientes.

La firma de contabilidad y auditoría Ernst & Young (EY) recibió en marzo de este año documentos de Wirecard en los que esta empresa informó que tenía el dinero ahora desaparecido en bancos de Filipinas, sin embargo, tres meses después los bancos BPI y BDO de Filipinas, donde supuestamente Wirecard tenía su dinero, señalaron a EY que tales documentos son falsos.

Para la compañía auditora EY, Wirecard cometió un fraude elaborado en el que participaron múltiples actores alrededor del mundo a través de diferentes instituciones. La empresa habría conspirado para inflar fraudulentamente sus ventas y ganancias y engañar al auditor del grupo durante una década.

¿Qué pasará con la empresa?

Alemania va a revisar la forma como regula a las firmas de contabilidad, ya que busca “soluciones radicales” para contener las consecuencias del enorme fraude en el grupo de pagos Wirecard.  El gobierno pondrá fin a su contrato con el regulador de contabilidad del país, el Panel de Aplicación de Informes Financieros (FREP, por su sigla en inglés) hoy mismo, de acuerdo con funcionarios con información del asunto. Entonces, el poder para iniciar investigaciones sobre los reportes financieros de las compañías se le entregará a BaFin, regulador financiero de Alemania, dijeron los funcionarios.

“Lo que nos demostró el asunto de Wirecard es que (...) la autorregulación por parte de los auditores no funciona adecuadamente”, dijo a Financial Times Jörg Kukies, viceministro de Finanzas de Alemania, y agregó: “Así que inevitablemente tenemos que preguntarnos si los organismos que actualmente regulan la industria deberían seguir haciéndolo en su forma actual”. Durante más de tres años, la firma EY no solicitó información financiera crucial de la cuenta de un banco de Singapur donde Wirecard afirmó que se depositaba efectivo, un procedimiento de auditoría de rutina que puede haber descubierto un enorme fraude en el grupo alemán de pagos en una etapa mucho más temprana.

Mientras tanto, se ha disparado en bolsa un 112,7 % después de informar de que va a continuar con su actividad empresarial pese a la insolvencia. La dirección considera que continuar con la actividad empresarial es lo que más interesa a los acreedores, dijo Wirecard.

Las acciones tocaron un precio máximo de  3,95 euros frente a los 1,281 euros en los que acabaron la semana pasada. Aún así, el hundimiento bursátil de la conocida hasta hace poco como la "Paypal alemana" es más que considerable. Antes de que saliera a la luz su fraude milmillonario, la compañía cotizaba por encima de 104 euros por acción. Por tanto, en los niveles actuales (teniendo en cuenta el marcado repunte de este lunes), las pérdidas superan el 96%.

En la Argentina, uno de los servicios más usados que trabaja con Wirecard es Payoneer

Payoneer es una compañía líder en la industria de los pagos globales que trabaja en en más de 200 países de todo el mundo y tiene más de 40 millones de usuarios. Se trata de una empresa que ofrece servicios de pagos, transferencias bancarias y administración de divisas entre otros. Otro de los servicios que ofrece la empresa, y que es clave para entender cómo rescatar los dólares de PayPal, es la opción de tener una tarjeta Mastercard de débito que toma saldo de la cuenta Payoneer.

La tarjeta tomó notoriedad hace algunos años en Argentina cuando se comenzó a usar como una alternativa a los medios de pagos tradicionales. Particularmente, era una de las pocas maneras de sacar saldo de PayPal sin verse obligado a pesificarlo.

Sin embargo, el CEO de la compañía aseguró que los saldos están asegurados.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas