*

Online

El "club de los ricos" quiere llevarte al espacio por un casa en Recoleta

La carrera espacial ya no está siendo liderada por el sector público, sino por empresas privadas de excéntricos multimillonarios que quieren su parte del negocio. 17 de Septiembre 2018
El "club de los ricos" quiere llevarte al espacio por un casa en Recoleta

Cuando viajar a cualquier parte del planeta se vuelve accesible, el turismo de lujo es obligado a mirar más allá de la Tierra. Hoy, a 49 años de la primera misión tripulada que llegó a la Luna, la carrera espacial ya no está siendo liderada por el sector público, sino por empresas privadas fundadas por excéntricos multimillonarios como Elon Musk y Richard Branson, que no la ven como una demostración de poder, sino como un prometedor negocio.

Es que el programa Apolo que puso a los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin sobre la superficie lunar no tenía fines económicos, ni científicos, sino políticos. Los Estados Unidos querían adelantarse a los avances soviéticos que venían liderando el campo. La URSS ya habían puesto en órbita al Sputnik 1, a la perra Laika y habían obtenido las primeras fotos del lado oscuro de la Luna. A diferencia de estos programas, que estaban lejos de ser sustentables, la corporativización de la industria espacial avanza no solo en la exploración del espacio, sino en su explotación.

El primer objetivo de SpaceX, la empresa de transporte espacial de Musk, fue reducir los costos de salir del planeta. Según indicó el CEO, el cohete mismo, que en el caso de los tradicionales termina tirado en alguna parte del océano, representa hasta el 70% de los gastos. Es por esto que desarrollaron cohetes reutilizables, que aterrizan de forma autónoma tras poner su carga en órbita.

Pero aunque hoy los principales clientes de estas empresas son otras compañías que buscan poner sus satélites en órbita, hace años que trabajan para llegar a un nuevo público: los turistas. Ya son tres las que compiten por brindar la “experiencia espacial” a cualquiera que pueda pagarla. Virgin Galactic, la prima de la discográfica Virgin Records, fundada por el multimillonario británico Branson, ofrece llevar a sus pasajeros a 100 kilómetros de altura en una misión de 90 minutos por la módica suma de US$ 250.000. Blue Origin, del creador de Amazon, Jeff Bezos, también tiene en sus planes usar sus cohetes reutilizables para hacer viajes de 10 minutos para que los pasajeros experimenten la sensación de gravedad cero. Y en Asia hay otro jugador: la Academia China de Tecnologías de Lanzamiento de Vehículos planea tener montada su unidad turismo espacial para 2028 y ofrecer pasajes desde US$ 200.000.

Pero Elon Musk quiere diferenciarse del resto ofreciendo un servicio aún más exclusivo. Para él no basta con salir del planeta, es necesario inaugurar un nuevo destino turístico: la Luna. La compañía con base en California anunció que planea llevar a un pasajero a la órbita lunar a bordo de su cohete Big Falcon Rocket, que aún se encuentra en desarrollo. Todavía se desconoce cuándo, quién y cuánto se pagará por el servicio, pero el anuncio podría llegar hoy a las 22, realizarán una transmisión en vivo para dar más detalles sobre el proyecto. Ya el año pasado, la compañía había anunciado que enviaría a dos turistas a la Luna, pero hasta ahora no habían vuelto a tocar el tema. De concretarse, significaría el primer viaje de un humano a la Luna desde 1972, cuando los últimos astronautas del programa Apolo llegaron al satélite, y no será en nombre de una nación, sino para alejarse lo más posible del estrés de la rutina diaria.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Namber Daniel Reportar Responder

MEMEN fue un ADELANTADO..... VOLVE TURCOOOOOOOOOOOOOOO

Notas Relacionadas