*

Online

Cuáles son los 4 miedos del G20 respecto a la tecnología

Durante la cumbre del G20, uno de los temas candentes será la tecnología. Sobre qué van a discutir los líderes.

26 de Noviembre 2018
Cuáles son los 4 miedos del G20 respecto a la tecnología

El G20, la reunión internacional de los 20 países más importantes del mundo, tendrá lugar esta semana en la Argentina. Uno de los puntos clave será el rol que tendrá la tecnología en el armado político y económico del futuro. 

En este sentido, un documento del G20 resume en pocas palabras cuál es la perspectiva del selecto grupo respecto a la tecnología.

"Las tecnologías disruptivas brindarán inmensas oportunidades económicas, como nuevas formas de hacer negocios, nuevas industrias, nuevos y mejores empleos, un mayor crecimiento del PIB y un mejor estándar de vida. Al mismo tiempo, crearán desafíos de transición y de más largo plazo para los individuos, empresas y gobiernos . La acción política es necesaria para aprovechar las oportunidades y garantizar que los beneficios son compartidos por todos", empieza afirmando el documento, que data de mediados de este año.

El breve documento está divido en 4 puntos esenciales:

Invertir en tecnología y ciencia

El primero establece que una de las prioridades del avance tecnológico debe ser la productividad y la competitividad. El papel de los gobiernos será garantizar que más empresas puedan beneficiarse del cambio tecnológico, "los países podrían fomentar un entorno más competitivo donde los nuevos participantes pueden ingresar, innovar, crecer y ganar participación de mercado, limitando el efecto de el ganador se lleva todo". A esto agrega la importancia de que haya beneficios fiscales -y no fiscales- para medianas y pequeñas empresas pujantes. Luego, el texto se enfoca en la cuestión del I+D: en resumen, la cumbre de lideres piensa que hay que afianzar el apoyo a la investigación al tiempo que apoya la mejora de otros elementos necesarios para la innovación, como la infraestructura. Nuevamente, ponen el foco en el Estado como actor fundamental.

La cuestión fiscal

"Junto con las oportunidades para modernizar su administración tributaria, los países se enfrentan a un contexto de cada vez más presión tributaria", dice el documento.

"Para asegurar su capacidad de aumentar los ingresos, al mismo tiempo que mantienen o mejoran la progresividad fiscal general y al hacer que sus sistemas tributarios sean menos vulnerables a la globalización, los países podrían optar por una mayor dependencia de impuestos menos distorsivos y sobre los impuestos que tienen menos bases fiscales móviles", es lo que recomienda el organismo.

El rol de la tecnología, en este caso, debe estar atado a la facilidad en el pago de impuestos y en reforzar la formalidad.

Decisiones y evidencias

Otro de los puntos clave tiene que ver con la actualización de las metodologías y las bases de datos de uso común en los Estados y las empresas. La observación que hacen desde el G20 es que las nuevas economías podrían no estar correctamente relevadas por los instrumentos clásicos de análisis.

"Los países podrían incorporar profesionales de ciencia de datos en agencias estadísticas, bancos centrales, ministerios de finanzas y en el sector público en general, y establecer centros nacionales de ciencia de datos de excelencia. Además, los países podrían desarrollar asociaciones entre el sector privado, público y la academia", recomienda el texto.

Las tecnologías importantes son la analítica de datos (Big Data), el IoT y la IA.

El mundo del trabajo

"Si bien se espera que el impacto global a largo plazo del cambio tecnológico sea positivo, el período de transición podría ser perjudicial para algunos trabajadores y puede haber efectos negativos en la distribución del ingreso a largo plazo", advierte el panel de líderes. 

La mitad de la baja en los ingresos de los trabajadores en las economías avanzadas, desde 1980, se debe al progreso tecnológico, mientras que por su lado la globalización juega un papel mucho menos preponderante, indicó en 2017 un comunicado del Fondo Monetario Internacional (FMI) y esto preocupa a los principales jefes de Estado. Según los expertos, esta tendencia se debe a “a una combinación del rápido progreso en las tecnologías de la información y comunicación y a que un gran número de las profesiones pueden ser fácilmente automatizadas”. Asimismo, reconocen que “la integración global también jugó un papel en este proceso”, especialmente la “deslocalización de ocupaciones que exigen mucha mano de obra”, aunque matiza que “su contribución (a la caída de los ingresos de los trabajadores) se estima que ronda la mitad de la de la tecnología”.

"La participación de la fuerza laboral en el ingreso se reduce cuando los salarios crecen a un ritmo más lento que la productividad, es decir, la cantidad de producto por hora de trabajo. El resultado es que una proporción cada vez mayor de las mejoras de la productividad ha estado beneficiando al capital. Y como el capital tiende a concentrarse en los extremos superiores de la distribución del ingreso, las participaciones más reducidas de la fuerza laboral en el ingreso tienden a elevar la desigualdad del ingreso", decía el FMI sobre ese mismo estudio.

En este sentido, el FMI reconoce que “a medida que el crecimiento sigue siendo menor a lo esperado tradicionalmente en muchos países avanzados, existe el reconocimiento que los beneficios de la actividad económica no han sido compartidos de manera general y han fortalecido un rechazo contra la integración e impulsado el apoyo de políticas aislacionistas”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas

Shopping