*

Online

Cuáles son las plataformas crediticias que te pueden ayudar a arrancar 2020 sin deudas

Se trata de plataformas y aplicaciones que ayudan a los usuarios a tener un mejor control de sus finanzas. Pero, además, una serie de consejos para aquellos que prefieren ir al banco a negociar sus deudas cuando la situación no da para más.

27 de Noviembre 2019
Cuáles son las plataformas crediticias que te pueden ayudar a arrancar 2020 sin deudas

La actual crisis económica que atraviesa la Argentina complicó la vida de muchas familias. Miles de individuos necesitan pedir créditos para saldar deudas o cubrir necesidades básicas.

Con el arribo de las fiestas de fin de año –junto a la posibilidad de contar con algún bono y medio aguinaldo-, muchos argentinos pierden fácilmente el control de sus ingresos y gastos por no contar con un control y un plan presupuestal al momento de afrontar una erogación.

De este modo, incluso, muchos son inician diciembre con deudas adicionales a las que ya poseían, situación que complicará aún más su arranque en el "esperado" 2020.

Uno de los problemas más complicados para sobrellevar es la falta de liquidez para poder afrontar los gastos diarios. La solución, en esos casos, solo es una: endeudarse aún más y contraer lo que se denomina estrés financiero.

Por tal motivo, uno de los consejos financieros más comunes es intentar saldar las deudas más urgentes, antiguas o más onerosas antes del inicio del nuevo año. Muchos son los argentinos que suelen atrasarse en los pagos o poseen una mala administración de las tarjetas de crédito

Sin embargo, siempre hay soluciones. Actualmente, la tecnología, que todo lo atraviesa, creó diferentes plataformas de servicios financieros para ayudar a aquellas personas que se acercan peligrosamente a un nivel de deudas insostenible. Y también para aquellas que necesitan consejos antes de sacar un nuevo crédito de manera online o, directamente, para ir a sentarse al banco a buscar nuevas formas para saldar sus deudas.

1. Resolvé tu deuda: la página web (resuelvetudeuda.com) permite calcular como pagar una deuda sin tener que sacrificarse. Desde su creación, busca ser un intermediario entre el deudor y el financista. El objetivo es “culturizar” a los clientes sobre las distintas clases de créditos.

La mayor penetración de las tarjetas de crédito y el auge de las compras online también generó un incremento de la cantidad de personas en situación de sobreendeudamiento. El portal también tiene una calculadora de gastos hormiga con la cual cualquier usuario puede estimar sus gastos corrientes y determinar cuánto se le va en entretenimiento y cuánto en comida u otros productos.

Actualmente, opera en la Argentina luego de trabajar durante cuatro años en Colombia y ocho en México, donde arrancaron.

2. Fintonic y Dinaru: son dos aplicaciones que permiten controlar exhaustivamente los gastos e ingresos diarios, al tiempo que brindan consejos sobre cómo hacer recortes e incrementar la capacidad de ahorro. También existen otras plataformas útiles como MoneyWiz (para ahorristas más experimentados) Spendee (ideal para personas despistadas), y Checkbook (exclusiva para dispositivos con sistema operativo iOS).

3. Existen puntos a tener en cuenta antes de solicitar un crédito online. En primer lugar, chequear la historia y comentarios de la firma en la cual se planea pedir dinero. También se debe tener en cuenta que cualquiera sea la firma, también buscará el historial crediticio del interesado. Por tal motivo es importante tener una calificación intachable. Los interesados también deben tener en cuenta desde qué dispositivo se realizará el pedido y estar 100% seguro que ese canal es seguro, ya que allí deberán completar diferentes formularios con información personal. Los potenciales clientes tienen que rechequear varias veces los términos totales del préstamo; el monto a abonar; la tasa; Costo Financiero Total (CFT); gastos administrativos, si los hubiera; y cargo por penalidades, entre otros. El otro gran consejo es fijarse cuál es el monto final a devolver y no caer seducido simplemente por el valor de las cuotas.

4. Credy 24: El portal representa una interesante alternativa para los argentinos que necesitan acceder a un crédito financiero sin tener que pasar por el largo proceso que suelen mostrar las instituciones bancarias.

Mediante el sitio los interesados pueden obtener la suma de dinero que necesitan, ya sea para gastos personales, inversiones de negocio o para liquidar alguna deuda. El portal ofrece servicios como préstamos no bancarios, préstamos para vehículos, préstamos sin trámites, entre otros.

5. CrediOK: es un sitio web pensado para los usuarios bancarizados. Requiere que los usuarios sean mayores de 18 años, posean DNI, y cuenta bancaria. El sitio promete préstamos en 24 horas y con pocos trámites, aunque con montos bajos.

6. Vivus: aplicación que ofrece préstamos a través de smartphones. Mediante el propio teléfono inteligente el usuario puede modificar los plazos y montos de pago.

En apenas 24 horas la firma deposita el dinero en la cuenta del usuario. Desde su origen, la firma ofreció interés cero y ninguna comisión en el primer préstamo con el objetivo de enganchar un mayor número de clientes.

7. El Mejor Trato: Este portal es ideal para las personas indecisas ya que busca las mejores ofertas crediticias a partir de información provista por el usuario. Simplemente el usuario deberá especificar cuál es el capital que necesita y con qué plazo planea devolverlo. La web arrojará luego los resultados de forma automática.

Sentarse a conversar

Si aún pese a todos los portales y aplicaciones antes mencionados el usuario no esta convencido, aún posee otro método para intentar mejorar su situación: ir hasta el banco con el que posee la deuda y sentarse a conversar con su oficial de cuenta.

¿Cómo funciona la tecnología de los prestamos online?

La tecnología le está plantando cara a la banca tradicional. Las llamadas fintech, plataformas electrónicas que buscan desagregar la oferta bancaria y tomar de su menú algún segmento financiero puntual que pudieran reconvertir para el cliente digital con alguna mejora en conveniencia y agilidad.

Allí, la persona cuenta con algunas herramientas para tratar de aliviar su carga.

Reestructuración de deuda: por medio de ésta se busca negociar las condiciones del crédito, o sea, el plazo o las tasas de interés, de manera que quede más favorable al cliente. Con la reestructuración también puede obtenerse la opción de pagos fijos. Ésta es la forma más recomendada para liquidar una deuda, debido a que puede servir para mantener una buena calificación en tu historial crediticio. También se puede alargar el plazo para así disminuir el pago mensual, pero con una mayor tasa de interés, o sino, acortar el plazo disminuyendo la tasa de interés, aunque aumentando el pago mensual.

Consolidación de la deuda: se agrupan todas las deudas en una sola, ya que el banco ofrece traspasar el saldo de varias tarjetas de crédito a un único plástico. Para que resulte beneficioso, se tiene que hacer con aquella la institución financiera que ofrezca el CFT y la tasa de interés más bajas. Previamente, el usuario debe revisar cuál de los bancos con los que se tiene una tarjeta acepta esta opción. Una de sus grandes ventajas es que las otras tarjetas quedarán liquidadas y canceladas, por lo que solamente se deberá lidiar con las comisiones anuales de una sola tarjeta. También se debe tener en cuenta que esta opción de pago puede aumentar el monto mensual a cubrir cada mes, así que en algunos casos probablemente no resulte la opción más favorable para el deudor.

Incluso, algunos especialistas aseveran que es mejor tener varias deudas pequeñas e ir liquidándolas una a una. No obstante, para muchas personas esto resulta más confuso y pesado que juntar todas las deudas en un solo lugar. Además, se debe tener en cuenta que esta opción de pago deja huella en el historial crediticio, situación que puede resultar contraproducente en el futuro.

Quita: en esta instancia se intenta negociar una reducción de la deuda con el banco. El deudor pretende llegar a un acuerdo con la entidad financiera para que le descuente un porcentaje de la deuda. Más allá de resultar tentadora, es una de las alternativas menos recomendadas debido a las consecuencias aparecerán reflejadas en la oficina de crédito del banco. En ese sentido, para que una institución se muestre dispuesta a negociar una quita, deberá previamente ver reflejada una falta de pago por muchos meses consecutivos. Sólo así el banco entiende que no hay manera de solventar la deuda actual. No obstante, el problema es que el usuario que recurra a esta opción tendrá una marca imborrable en el historial crediticio que le impedirá solicitar otro crédito en el futuro. Los especialistas recomiendan utilizar este recurso exclusivamente cuando todas las opciones e instancias anteriores fueron agotadas.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas