Coronavirus: las lágrimas también pueden ser una fuente de contagio peligrosa del virus

Lo sostiene un estudio realizado por una prestigiosa entidad italiana. ¿Qué fue lo que pasó y cómo modifica el hallazgo la prevención de médicos y enfermeras durante los exámenes de vista?

La pandemia global por coronavirus COVID-19 genera que miles de profesionales de la salud trabajen contra reloj en búsqueda de nuevas herramientas que permitan combatir de una mejor forma al virus.

Muchas veces en esa búsqueda, los especialistas encuentran también nuevos indicios sobre la propagación del COVID e, incluso, nuevos sitios impensados donde puede alojarse.

En ese contexto, un grupo de médicos italianos descubrió que el coronavirus puede estar presente en las lágrimas, tras detallar una muestra ocular de un paciente que dio positivo en un hospital de Roma.

De acuerdo a la investigación realizada por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas "Lazzaro Spallanzani", de Roma, el virus SARS-CoV-2, responsable de la pandemia de COVID-19, también es activo en las secreciones oculares de los pacientes positivos y, por tanto, puede ser otra fuente de contagio.

El relevamiento, publicado por la revista Annals of Internal Medicine, detalló que tras una muestra ocular tomada tres días después del ingreso de un paciente positivo - hospitalizado en el hospital de Spallanzani a fines de enero y que tenía conjuntivitis bilateral-, los investigadores de Spallanzani consiguieron aislar el virus.

El hallazgo demostró que el coronavirus es capaz de replicarse en las conjuntivas, además de en el sistema respiratorio.

Se trata de un descubrimiento que también tiene implicaciones importantes para la salud pública, tanto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitó información de la investigación cuando aún estaba en la fase preliminar.

Concetta Castilletti, directora de la Unidad Operativa de Virus Emergentes del Laboratorio de Virología Spallanzani, explicó que “esta investigación muestra que los ojos no son solo una de las puertas de entrada para que el virus ingrese al cuerpo, sino también una fuente potencial de contagio".

En el informe también resalta "la necesidad del uso apropiado de dispositivos de protección en situaciones tales como exámenes oftálmicos que se consideraban relativamente seguros en comparación con los riesgos de contagio que representa este virus".

El trabajo del instituto romano destacó que las muestras oculares pueden ser positivas cuando las nasales ya no muestran rastros del virus: de hecho, el paciente objeto de la investigación, tres semanas después del ingreso, ahora era negativo para el test nasal, pero aún débilmente positivo en el ocular, y también 27 días después de la hospitalización.

A raíz del éxito de la prueba ahora se necesitarán más estudios para verificar cuánto tiempo el virus continúa activo y potencialmente infeccioso en las lágrimas.

El presidente de la Asociación Italiana de Oftalmólogos (AIMO), Luca Menabuoni, advirtió sobre "la necesidad de un uso adecuado de los dispositivos de protección durante los exámenes de la vista".

“Ahora más que nunca, es necesario preparar dispositivos adecuados para médicos y enfermeras, máscaras de filtro respiratorio para uso sanitario tipo FFP2, gafas, máscaras y viseras protectoras, guantes y batas desechables , alarmó Menabuoni.

Tags relacionados

Más de Online