*

Online

Coronavirus: este emprendedor argentino reveló el "método sueco" para enfrentar la pandemia y se viralizó

Con el objetivo de salvar su economía, la estrategia de ese país consiste en aislar a los mayores y dejar los colegios abiertos. ¿Cuáles son las otras medidas adoptadas por ese país?

01 de Abril 2020
Coronavirus: este emprendedor argentino reveló el "método sueco" para enfrentar la pandemia y se viralizó

La pandemia global de coronavisus COVID-19 mantiene en vilo a todo el planeta y genera que miles de profesionales de la salud, estadistas y economistas analicen estrategias para cuidar la salud de las personas pero, al mismo tiempo, evitar que se agrave la situación económica de los diferentes países.

En este contexto, el emprendedor argentino radicado en España, Martín Varsavsky, CEO de de Overture Fertility, Goggo Network, utilizó Twitter para difundir la estrategia que decidió implementar Suecia con el objetivo de cuidar su economía, pero sin descuidar la salud.

En su cuenta  personal de la red social de microblogging (@martinvars) destacó el método sueco incluye aislar a los adultos mayores, teletrabajar, mantener distancia social y dejar colegios abiertos.

“Por ahora les funciona para no tener más muertes que otros y salvar su economía”, remarcó el emprendedor, al tiempo que adjuntó un informe elaborado por CNBC Como era de esperarse, su posteo generó que muchos seguidores decidieran expresaran su opinión.

El método sueco de aislar a los mayores, teletrabajar, mantener distancia social y dejar colegios abiertos por ahora les funciona para no tener más muertes que otros y salvar su economía.

El método sueco

El informe publicado por CNBC.com se titula “Aquí no hay cierre: Suecia defiende su estrategia de coronavirus (de una forma) más relajada”.

“A diferencia de sus vecinos inmediatos Dinamarca, Finlandia y Noruega, Suecia no cerró sus fronteras ni sus escuelas; tampoco cerró los negocios no esenciales o prohibió las reuniones de más de dos personas, como en el Reino Unido y Alemania”, remarca el relevamiento, que lleva la firma de Holly Ellyatt.

Según el trabajo, mientras que el resto de Europa impone severas restricciones a la vida pública y cierra las fronteras y los negocios, “Suecia está adoptando un enfoque más relajado ante el brote de coronavirus”.

De acuerdo al trabajo, la respuesta de Suecia al brote es supervisada en gran medida por la Agencia de Salud Pública del país.

“Ha adoptado un enfoque del coronavirus notablemente diferente al de sus pares internacionales, confiando en que el público adopte medidas voluntarias y más suaves para retrasar la propagación del virus”, resalta la publicación.

Foco de críticas

Este enfoque aparentemente laissez-faire (expresión francesa que significa ‘dejen hacer, dejen pasar’) generó críticas y cuestionamiento tanto dentro de Suecia, por parte de un grupo de epidemiólogos, como de otros países que están cerrando la vida pública para frenar el brote.

Anders Tegnell es el principal epidemiólogo de la Agencia de Salud Pública, y una figura clave en la respuesta nacional de Suecia al coronavirus.

En diálogo con CNBC, el profesional de la salud aseveró que aunque la estrategia de su país para enfrentar el virus era diferente, el objetivo era el mismo.

“Suecia optó principalmente por medidas voluntarias porque así es como estamos acostumbrados a trabajar”, resaltó Tegnell. “Y tenemos una larga tradición de que funciona bastante bien”, añadió.

Resaltó que la agencia explicó a la población por qué era necesario el distanciamiento social, “y hasta ahora, funcionó razonablemente bien”.

Suecia tiene 3.700 casos confirmados de coronavirus y registró 110 muertes, según los últimos datos de la Agencia de Salud Pública.

El virus en las potencias

En contraste, Italia, el epicentro del brote de Europa, tiene más de 105.792 casos y 12.428 muertes.

Mientras tanto España, el segundo país más afectado de Europa, tiene 102.136 casos confirmados y 9.053 muertes.

El Reino Unido, que se considera que está dos semanas por detrás de Italia en cuanto al brote, registró 29.474 y 2.352 muertes por el virus.

La explicación de los médicos suecos

"La inclinación (en las tasas de infección y muerte) en Suecia es menos pronunciada que en muchos países y eso es exactamente lo que estamos tratando de lograr”, resaltó Tegnell y subrayó que las encuestas de opinión mostraron que el público sueco “estaba en general a favor del enfoque de la agencia”.

Sin embargo, Tegnell no descartó medidas más estrictas en Suecia, y adelantó que si hubiera un fuerte aumento de casos, el gobierno y la Agencia de Salud Pública tendrían una "gran discusión sobre qué otras medidas podemos tomar".

Qué dijeron las autoridades

El Primer Ministro de Suecia, Stefan Löfven, remarcó el fin de semana que el aislamiento de Estocolmo podría ocurrir si el brote empeora, pero aclaró que tales medidas no están siendo discutidas actualmente.

Días atrás, el funcionario insistió en que el éxito de la lucha contra la propagación del virus dependía en gran medida del comportamiento individual.

"Mi opinión es que básicamente todos los países europeos están tratando de hacer lo mismo - estamos tratando de frenar la propagación lo más posible para mantener la asistencia sanitaria y la sociedad trabajando ... y hemos mostrado algunos métodos diferentes para frenar la propagación", remarcó Löfven.

El show continúa

Suecia no se separó de forma completa del resto de Europa. De manera similar a sus vecinos, el gobierno sueco abogó por trabajar desde casa si es posible, evitar los viajes no esenciales y aconsejó a los ancianos que eviten el contacto social. Por supuesto, también se promovió el consejo de lavarse las manos regularmente.

Asimismo, se pidió a los restaurantes, bares, cafés y clubes nocturnos ofrecer sólo servicio de mesa sentado.

Además, a partir del domingo, las reuniones de más de 50 personas están prohibidas (el país había suspendido inicialmente las reuniones de más de 500 personas).

Asimismo, Suecia también cerró universidades y colegios, pero las escuelas con estudiantes menores de 16 años siguen abiertas.

Por lo tanto, en comparación con otros lugares de Europa, la vida en Suecia se siente extrañamente normal.

Qué dicen los residentes de Estocolmo

"Siendo a la vez expatriado y educador en una escuela secundaria de Estocolmo, me siento en conflicto", expresó Erik, un profesor de la escuela de Estocolmo.

"Todavía tengo que ir al trabajo, en un autobús lleno de gente, para enseñar a mis estudiantes a quienes se les aconseja que sigan viniendo a la escuela. Todos estamos preparados para el aprendizaje a distancia, pero las escuelas secundarias no van a cerrar pronto", expresó.

Añadió que algunos colegas se desentendieron de las preocupaciones sobre el coronavirus al sostener que es “sólo la gripe, estoy más preocupado por el comienzo de la temporada de polen", y también se refirió a la "gran confianza" que los suecos tienen en sus instituciones públicas.

Por otro lado, Tom, un inglés que trabaja en la construcción en Estocolmo, expresó su sorpresa respecto a que el país se mantuviera tan tranquilo.

"Además de las obvias influencias de los medios sociales, creo que si hubiesen aplicado iniciativas más duras como otros países, habría habido más pánico”, opinó.

"La gente fue buena en acomodar pequeños cambios en sus vidas para ayudar a detener la propagación, y fueron muy útiles entre sí ... Para ser honesto, Suecia se comportó exactamente como yo esperaba que los suecos se comportaran."

Los residentes de Estocolmo reconocieron que hubo una disminución de la actividad en la ciudad, y sin embargo la vida social continúa.

"El viernes por la tarde, cuando iba camino a casa, vi un montón de grupos de jóvenes y personas de mediana edad pasando el rato en una de las plazas centrales de Estocolmo. Me sorprendió", dijo Erik.

"Si la estrategia sueca se basa en la ciencia, en la reticencia a limitar la libertad de la gente, o en la confianza de que los ciudadanos harán lo que sea necesario, no está claro para mí, en absoluto".

Los números después de la crisis

Con restricciones o sin ellas, al igual que en otros países del planeta, la economía sueca no saldrá indemne de la crisis.

La semana pasada, Swedbank pronosticó que la economía se contraerá un 4% en el transcurso de 2020.

"La caída de la economía sueca es más amplia y rápida que durante la crisis financiera. El desempleo alcanzará el 10% ya en verano, a pesar de un estímulo fiscal sin precedentes”, destacó Swedbank en un informe.

"La mayoría de los sectores de la economía sueca están sangrando. En el sector servicios, varias empresas están completamente sin demanda, abandonadas ya que los hogares cautelosos se fueron a casa. La manufactura está luchando con cadenas de suministro rotas y con la caída de la demanda", precisó el relevamiento.

Otras medidas oficiales

El gobierno sueco remarcó que su objetivo es limitar la propagación de la infección en el país y el impacto en los servicios críticos, e introdujo algunas medidas para limitar el impacto económico del virus.

La administración sueca anunció la semana pasada un paquete de ayuda para las pequeñas y medianas empresas, al remarcar que garantizará el 70% de los nuevos préstamos que los bancos otorguen a las empresas que estén experimentando dificultades financieras debido al virus.

Asimismo, también redujo temporalmente las contribuciones a la seguridad social e introdujo un apoyo a la renta de las empresas.

Lo que generó el tuit de Varsavsky

A continuación algunas de las reacciones de los usuarios al tuit del emprendedor argentino.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas