Coronavirus: cómo hacer presentaciones en Zoom

Cómo podemos reinventar la comunicación para que sea efectiva.

La comunicación es una competencia que pocos poseen de manera innata. Requiere de conocimiento y práctica de técnicas orales, gestuales y procedimentales. Hoy, el contexto nos obliga a aplicar esas técnicas de manera remota y digital.

Aprenderlas será fundamental para la supervivencia de profesionales y empresas. Muchas de las herramientas que utilizábamos para hablar en público presencialmente perderán poder, otras se anularán y otras debemos cultivar.

En síntesis, debemos reaprender a hablar en público. ¿Vamos con algunos tips? (Pero antes, una pequeña aclaración: las comunicaciones digitales no SON VIRTUALES, son comunicaciones REMOTAS. Virtual significa que existe de forma aparente y no es real. Y el acto de comunicación es real. Sea remoto o no).

Ahora sí, ahí vamos: La estructura de presentación se mantiene. Debe haber una introducción, un desarrollo y un cierre, pero se reducen los tiempos.

El mensaje debe ser más corto que en el formato presencial. Tenemos menos paciencia para lo remoto. 45 minutos en Zoom pueden ser una tortura.

La planificación es vital, porque la fatiga del público puede arribar más rápido. Hay menor margen de error y más elementos ajenos a la presentación que invitan a la distracción. (Ruidos, familiares, celular, alarmas, mascotas) Las muletillas (eeeee, esteeeee, tipo) y los vicios lingüísticos (barbarismos, dequeísmos, extranjerismos) son menos tolerables en la comunicación remota.

Debemos prepararnos para anularlos. Debemos disminuir la cantidad de argumentos e incrementar la cantidad de refuerzos, para que el mensaje sea más atractivo. Los cierres parciales tienen que abundar para que el público tenga pausas mentales que corten el lienzo sonoro producido por el comunicador.

El orador debe preparar los cierres parciales en su planificación. Debemos ralentizar nuestra voz y nuestros movimientos a un 80% de nuestra velocidad habitual natural.

No tenerle miedo al intercambio. Cualquier público interactivo es más efectivo que el mejor de los oradores.

No puede haber errores en los aspectos técnicos de la comunicación. Evaluar la luz (siempre de frente), el sonido y su volumen, el ambiente y la toma de la imagen, (plano medio o medio corto).

¡No estrenar insumos en una presentación laboral o importante! No se sorprenda si su tensión, miedo o estrés oratorio se incrementa. Antes teníamos la posibilidad de buscar indicadores de atención para tranquilizarnos, ahora es casi imposible.

Y no todo es Zoom, hay otras aplicaciones interesantes: Hangouts, Microsoft Teams, Cisco Webex, Jitsi y más… Un buen orador, tiene diversos canales…

Estimados lectores, la mayoría de los seremos humanos aprendimos a hablar en público, ahora debemos aprender a hablar en público, con el público a kilómetros de distancia. Un abrazo y recuerden, POETA SE NACE, Orador se hace. (Ahora, Orador a distancia)

 

 

Lic. Marcos Mazzocco.

Especialista en Oratoria y Comunicación. Orador internacional.

Escritor y Logógrafo (escritor de discursos).

Tags relacionados

Más de Online

Compartí tus comentarios