*

Entreprenerds

Lo hacen gratis todos los médicos, pero el lo convirtió en un negocio

Un médico emprendedor monetizó lo que era costumbre. Con una app, quiere conectar a profesionales y clientes para que evacúen consultas por chat.

Por MATIAS NAHUEL CASTRO - 07 de Marzo 2018
Lo hacen gratis todos los médicos, pero el lo convirtió en un negocio

La transformación tecnológica contagia todas las áreas del quehacer cotidiano y la regla es adaptarse o perecer. Eso es lo que están intentando dos emprendedores que encontraron una solución técnica a un problema cultural.“El avance de la tecnología hizo desaparecer la privacidad y cambió la relación con los pacientes. Hay una invasión de mensajes de WhatsApp”, explica el cirujano Daniel Rugna.

Leer más: Todos lo usan, nadie lo paga: WhatsApp busca su modelo de negocios

Daniel Rugna CEO ProApp
Daniel Rugna, CEO de ProApp

“En otras especialidades, como la abogacía, está institucionalizado que la consulta se cobra pero el médico parece que trabaja gratis fuera del consultorio”, agrega. Así fue que, junto con su anestesiólogo y socio Luciano Grane, decidieron crear ProApp, una aplicación que intermedia entre las consultas de los pacientes y las respuestas de los profesionales. Pusieron, entre los dos, $ 300.000 para crear la S.R.L (Ideas White), y luego, desarrollarla App y difundirla. Cuando un paciente se registra en ProApp,se crea un usuario vinculado a una cuenta de MercadoPago y una tarjeta de crédito. Luego, los usuarios se encuentran con los profesionales en una sala de chat donde pueden hacerse las consultas.

El entorno está enfocado de cara al profesional ya que la aplicación no ofrece una búsqueda por profesión sino por usuario; los médicos no pueden encontrarlos por sí mismos y los pacientes no pueden acceder a la consulta sino saben el user del profesional. “Nuestro sueño es que cada profesional entregue una tarjeta con el usuario de ProApp a sus clientes y no con un número personal”, explica Rugna.

"En otras profesiones está institucionalizado el cobro por consultas; acá el médico trabaja gratis." — Daniel Rugna, CEO de ProApp

El famoso chat —el alma del emprendimiento— es de desarrollo propio y encriptado para proteger la privacidad de pacientes y profesionales que, por allí, darán solución a las consultas. De hecho, a diferencia de otros chats, cuando finaliza la consulta se ofrece una copia y se borra de los servidores, de la App y de los teléfonos.

 

Un Uber de...

En algún punto, ProApp no funciona de manera diferente a otras plataformas de la sharing economy que se valen de intermediarios tecnológicos para unirla oferta con la demanda. Como Uber, ProApp es solo una plataforma para conectar dos segmentos y facilita, además, los cobros por las consultas.

¿El negocio dónde está? En el valor de las consultas, es fijado por sus propios usuarios. Los usuarios inmediatamente incrementan sus ingresos por cobrar dinero por hacer lo mismo que antes hacían gratis. "Hay usuarios que fijaron su tarifa diurna en 50 pesos y en el otro extremo tenemos usuarios que cobran 1000 pesos la consulta de dia. Haciendo un promedio nuestros usuarios incrementaron sus ingresos mensuales al menos $10.000, algunos respondiendo solo 10 consultas y otros 50 al mes", dice el emprendedor. “Lo hicimos así para que todos puedan pagarlo y romper con la barrera cultural de que la consulta no se cobra”, dice el médico emprendedor respecto de sus ya 4.100 usuarios en todo el país. De esto, un 85 por ciento es para el profesional y el resto para ProApp y MercadoPago

"Lo hicimos así para que todos puedan pagarlo y romper con la barrera cultural de que la consulta no se cobra"

Aunque la aplicación fue pensada para los médicos, quienes según ProApp posiblemente serán entre el 30 y 40 por ciento de los usuarios, el chat está preparado para que cualquier profesional pueda cobrar por sus conocimientos. Al día de hoy, el 40% son médicos, el 15% abogados, el 10% psicólogos, 10% veterinarios, 15% técnicos y un 10% restante de asesores varios.

Leer más: Los hinchas de fútbol tienen su propio Uber para ir a la cancha

Desde la empresa aseguran que tienen proyección internacional y miran a los países de Uruguay, Chile, Colombia, México y la España del viejo continente como futuros destinos de expansión.“Pensamos habilitar el videochat y permitir el envío de archivos para mejorarla consulta, con cargos diferenciales”, adelanta el emprendedor y agrega: “sacamos una versión funcional porque este es un mercado en donde la innovación se valora mucho; había que llegar antes”. Aunque, de no poder poner un pie fuerte en la región, miran con entusiasmo el mercado estadounidense, en el que el pago por consultas médicas está más aceptado, por el modelo de salud privado que impera en ese país.

Desde 2018, la aplicación funciona en todo el país.

En números

Fundación: 2017

Inversión inicial: $300.000

Facturación (proyectado): $264.000

Socios: 2



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

6 Comentarios

David Carrizo Reportar Responder

La creatividad para currar es ilimitada. Como si no le metieran lo suficiente la mano en el bolsillo a la gente, ahora esto

Marina Garcia Carrasco Reportar

Fácil, no solicite este servicio y cuando le pase algo diríjase a la guardia de emergencia que corresponda. Otra idea, espere un turno y abone los honorarios profesionales correspondientes.

Pedro Iacobucci Reportar Responder

Dios mío! Vamos reafirmando la idea del paciente = cosa no humana. Ya les va a tocar a ellos enfermarse.

Pablo Castro González Reportar

La tipica mentalidad argentina: los demas lo tienen que hacer por amor al arte, pero si a mi no me pagan como correspondo corto la calle una semana entera...

Jorge Palaver Reportar

Pedro, contame que profesión ejerces, que te encanta que el resto trabaje ad honorem. Dale, que seguro requiero de tus servicios (pero bajo tus reglas, eh! Mira que soy un ser humano) jaja

Pablo Vieyra Reportar Responder

Muy interesante, habría que ver si el paciente argentino acostumbrado a la consulta "de garrón" se adhiere plenamente

Notas Relacionadas