*

Online

Cómo es el proyecto tecnológico de $10 millones para que no entren criminales al país

La Dirección Nacional de Migraciones invirtió $10 millones para unificar datos y predecir mejor las amenazas criminales de las personas que ingresan o egresan del país.  Por CINTIA PERAZO - 29 de Junio 2018
Cómo es el proyecto tecnológico de $10 millones para que no entren criminales al país

La Dirección Nacional de Migraciones de Argentina (DNM) es un organismo dependiente del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, encargado de registrar los ingresos y egresos de personas del país. Ejerce el poder de policía migratoria y decide sobre la admisión de personas al territorio nacional. Trabaja las 24 horas del día, los 365 días del año y está presente en todo el territorio.

En 2017, el país registró 73 millones de entradas y salidas fronterizas; y emitió más de 250.000 permisos de residencias. “Brindamos servicios a todos los que ingresan al país, incluidos ciudadanos extranjeros y los argentinos que vuelven a casa”, aclara Horacio José García, director nacional de Migraciones.

Este organismo trabaja estrechamente con grupos de seguridad, nacionales e internacionales —como la Agencia de Inteligencia, las fuerzas de seguridad nacionales de la Argentina e Interpol— para proporcionar datos sobre potenciales amenazas a la seguridad nacional.

Para operar efectivamente, la DNM debe procesar y transferir rápidamente grandes volúmenes de datos. “La eficacia de cada control fronterizo depende del manejo de los datos de forma rápida y adecuada, con muchas fuentes y proveedores diferentes. Tenemos que ser capaces de establecer, de inmediato, si los visitantes o pasajeros tienen restricciones legales o antecedentes penales”, sostiene Omar Alza, coordinador de control de la migración del DNM.

El departamento decidió crear una base de datos en tiempo real con el objetivo de poder realizar un análisis rápido de manera efectiva, con fuentes de datos externas. La tarea no era sencilla: este organismo tiene un alto caudal de información que recibe constantemente de los distintos puestos de control migratorio; de las delegaciones para el otorgamiento de residencia; y de diferentes agencias nacionales e internacionales. Para lograrlo, se realizó una implementación tecnológica que demandó una inversión de $10 millones en tecnología de Red Hat.

Se instaló y configuró una nube privada y, en base a ella, se desarrolló una plataforma para conciliar toda la información en tiempo real, extraer patrones y trabajar en la desambiguación de perfiles a través de la IA y el uso de analytics y DevOps. 

 

Datos a mano

Antes de esta implementación las búsquedas y el procesamiento de datos se realizaban de forma manual; es decir, se extraía la información de cada sistema y luego se analizaba. “No se contaba con las herramientas tecnológicas necesarias para hacer lo que estamos haciendo hoy —relata Diego Enríquez, director general de Información, Análisis y Control Migratorio de la DNM—.  Realizamos un diseño estratégico de cómo tenía que ser nuestro marco conceptual de obtención de la información; y buscamos qué desarrollo de sistemas nos acomodaba esa información para poder utilizarla adecuadamente y sacarle el mayor provecho.”

Antes de esta implementación las diferentes bases que se chequeaban en los pasos fronterizos funcionaban en forma independiente, aislada una de la otra. Ahora está todo en una única base. “No sólo mejoró la forma tradicional de trabajo sino que la cambió. El dato es la materia prima, pero trabajar en su análisis y prestar atención a los resultados que arroja habla del nivel de madurez de una organización. Esta es la principal evolución y necesidad que impulsó a la DNM. Por otra parte, sumar a Red Hat le permitió a este organismo no quedar ‘atado’ a un proveedor ya que nuestra firma ha modelado su cultura a partir de las comunidades open source en las que trabaja y con las que comparte valores como la transparencia, adaptabilidad y colaboración”, detalla Victoria Martínez, gerente de Desarrollo de Negocios de Red Hat Argentina.

Mientras tanto, Enríquez resalta: “Elegimos esta compañía porque pretendíamos liberarnos de herramientas propietarias. Por una cuestión de seguridad nacional es que queríamos ser propietarios de los códigos fuentes de nuestros sistemas”.

Además, la solución de Big data de Red Hat le permitió a este organismo consolidar la información de todas las bases de datos de las diferentes fuentes. “Pero el desafío fue ‘componer’ con los ‘auriculares’ puestos, porque durante el proyecto fue necesario obtener la información y desarrollar los sistemas, al mismo tiempo”, recuerda Enríquez.

 

Manos a la obra

En septiembre de 2016 comenzó la etapa de relevamiento y desarrollo de todos los modelos conceptuales. “Esta fue una instancia clave que nos permitió diseñar los modelos específicos de Migraciones. Para ello, utilizamos Cross Industry Standard Process for Data Mining, una metodología internacional considerada como un estándar de facto para proyectos de descubrimiento de conocimiento. Esta metodología, acompañada de la tecnología de Red Hat para DevOps, permitió ir generando fuertes iteraciones que van desde la comprensión del problema y los datos, su preparación, el modelado, la evaluación, ajustes y la  implementación”, detalla Martínez.

Según la ejecutiva, la tecnología de Red Hat y la metodología de trabajo permitieron facilitar la velocidad de las iteraciones y, en consecuencia, incrementar la precisión en los resultados y en los modelos implementados. “En marzo de 2017, tuvimos la primera versión del Sistema de Análisis Migratorio (SAM) en los servidores productivos. Desde ese momento ha ido evolucionando y lo sigue haciendo actualmente”, asegura.

Para llevar adelante este proyecto se formó un equipo integrado por 42 personas, 27 de Red Hat y 15 de la DNM. “De parte nuestra trabajaron miembros del área de consultoría compuesta por especialistas en IT, data scientists, ciencias de la computación, matemáticas, lingüística, desarrolladores machine learning, expertos en experiencia de usuario y seguridad. Todos estos profesionales se integraron con el equipo de Sistemas de la DNM, tanto de infraestructura como de Aplicaciones y las áreas usuarias. También contamos con el asesoramiento del área de Vinculación Tecnológica de la Facultad de Matemática, Astronomía, Física y Computación (Famaf) de la provincia de Córdoba”, relata la ejecutiva de Red Hat.

Además de incorporar toda la información disponible en el Estado Nacional, hoy el SAM está conectado en forma online con la base 24/7 de Interpol, que cuenta con todos los registros globales de restricciones. “Esa base tiene 164 millones de restricciones de todos los países afiliados a la Interpol. También sumamos la Información Anticipada de pasajeros (API por sus siglas en inglés), que nos permiten saber al cierre del vuelo o del crucero quiénes son las personas que salen de la Argentina o vienen hacia nuestro país”, afirma Enríquez. Hace unos meses también se ha incorporado el Registro de Nombre de Pasajero o Passenger Name Record (PNR) que permite saber con mayor anticipación quiénes son los que están viajando hacia el país y cómo obtuvieron sus pasajes, a qué hotel van a ir, si alquilaron autos, es decir, el PNR contiene todos los datos y eventos relacionados con la reserva.

“Entre el desarrollo y el procesamiento de los datos tardamos un año y medio. El SAM se fue entregando por módulos porque íbamos agregándole información. Cada vez que sumábamos una fuente, todos esos datos tenían que procesarse e incluirse en el SAM y eso llevaba bastante tiempo de procesamiento”, comenta Matías Hanono, director de Tecnología y Comunicaciones de la DNM.

 

Obstáculos sorteados

“Como todo proyecto de analítica y de gestión de datos, el mayor desafío ha sido la conciliación y limpieza de todo el historial de la Dirección Nacional de Migraciones”, señala Martínez cuando se le pregunta sobre los principales desafíos de la implementación. Agrega que este organismo maneja un alto volumen de información que se procesa minuto a minuto y que es recibido de distintos sistemas, estructuras y modernización tecnológica. “Fuimos ajustando el dimensionamiento del hardware para aprovechar la tecnología existente y performando los procesos de ingesta, para llegar a los valores esperados”, explica.

Para Hanono lo más difícil fue mezclar los datos —tanto los de hace 20 años como los actuales— y mostrarlos adecuadamente. “Tuvimos que ampliar la estructura de servidores que se había calculado en el inicio del proyecto, porque no se había dimensionado bien la cantidad de datos. Al principio encontramos cierta lentitud en el procesamiento de los datos, pero cuando agregamos los equipos pudimos solucionar este inconveniente.”

 

Lo bueno

Estas soluciones permitieron aprovechar la tecnología existente y optimizar los costos de la DNM, según los entrevistados. Además, permitió el análisis de grandes caudales de datos en tiempo real gracias a la IA. “Para la ejecutiva de Red Hat llevar adelante esta implementación fue un gran desafío. Se trató de un proyecto integral que incluyó la puesta a punto de una nube privada, el desarrollo de la Plataforma de Análisis de Información Migratoria; la integración con sus sistemas generadores de información con servicios externos y fuentes abiertas en una única plataforma; la migración de los datos generados por los sistemas preexistentes que eran más de 4.000 millones de registros; y la automatización del proceso de delivery (DevOps)”, enumera.

Por otro lado, el sistema adquirió inteligencia. “Hoy el sistema aprende de nuestras búsquedas, nos permite generar patrones y toda esa estructura la utilizamos para prevenir aquellos delitos trasnacionales. Tenemos más tiempo y más herramientas para analizar”, destaca Osmar Alza, director de Información Migratoria de la DNM.

Y respecto al ahorro de tiempo el directivo reconoce que antes cruzar la frontera, en Ezeiza, demoraba varios minutos, hoy sólo 30 segundos gracias a los desarrollos realizados en los últimos tres años.

“Antes se ponía el foco en controlar a aquellos que tienen algún impedimento, entonces todos debían esperar en la fila, al pasar por Migraciones. Hoy, al tener mayor cantidad de información pudimos inaugurar las eGates. Las puertas de control automatizado, que ya están funcionando en el aeropuerto internacional de Ezeiza, fueron pensadas para aquellos pasajeros que no tienen ningún tipo de problemática y no tienen necesidad de pasar frente a un agente migratorio. La tecnología sirve para hacerles la vida más complicada a aquellos que delinquen, y más fácil a aquellos que no tienen problemas”, aclara Alza.

Hanono coincide y agrega: “Pudimos instalar las eGates porque hoy sabemos quién está viniendo en el avión. Sin tener esa información hubiera sido imposible. Antes no sabíamos quién llegaba hasta que no se presentaba en la ventanilla de Migraciones”.

El cambio fue radical dentro de la DNM. Alza lo sintetiza en forma contundente: “Antes hacíamos análisis forense de la información y ahora hacemos análisis predictivo. Se cambió el paradigma. La seguridad se basa en datos certeros en el momento oportuno. También se basa en obtener de muchos datos imperfectos, un dato fidedigno. Pero para lograrlo es necesario buscar en un mar de datos y no es posible sin herramientas de Big Data, Inteligencia Artificial y las soluciones tecnológicas que implementamos”.

Antes de finalizar el director nacional de Migraciones destaca: “Con esta transformación digital se ha logrado reducir el tiempo de detección y análisis de perfiles sospechosos en un 90 por ciento, evitando los pedidos de información manuales y evitando recurrir a intermediarios. Además el analista de Migraciones ahora opera directamente sobre los datos, consultando el sistema y detectando patrones, todo en tiempo real”.

 

HIGHLIGHTS

Objetivo de negocio: Desarrollar el SAM es una plataforma de inteligencia que provee a DNM la facilidad de integrar múltiples fuentes de datos sin importar su estructura u origen, en un único modelo inteligible para el usuario.

Inversión: $10.000.000.

Plazo: 18 meses.

Líder de Proyecto: Diego Enríquez, director general de Información, Análisis y Control Migratorio.

 

Tecnología

Solución: Nube privada y plataforma para conciliar la información.

Proveedor: Red Hat.

 

IT CORPORATIVA

Software: Red Hat Enterprise Linux, Red Hat OpenShift Container Plataform, Red Hat CloudForms,  Red Hat Ansible Tower, Red Hat Virtualization, Red Hat JBoss Fuse    y Red Hat Satellite

Hardware: 2.500 computadoras personales Dell y HP; 50 notebooks Dell; 200 Servidores HP y Dell; 2 Sistemas Exadata de ORACLE X6    y X5; y 8 Storage totalizando un 1PB marca Dell Compellent y HP EVA P6550.         

Telecomunicaciones: Telecom,    para enlaces de Internet, enlaces MPLS, líneas telefónicas y tramas DDE; Telefónica para enlaces de Internet, enlaces de MPLS y líneas telefónicas; ARSAT para enlaces MPLS Satelitales; y Movistar para líneas de telefonía móvil.

---

Nota publicada en la edición 249 (mayo/2018) de INFOTECHNOLOGY.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

alien.cult Mando Reportar Responder

Notera, Copy / Paste, quien paga Dell, RedHat o PRO?

Notas Relacionadas