*

Online

China y Harvard confirman que existe una nueva forma de contagio: nadie la vio y mete miedo a todo el mundo

El coronavirus permanece en el aire de las habitaciones donde el personal médico se quitaba el equipo de protección, en inodoros y en lugares sin la suficiente ventilación.

28 de Abril 2020
China y Harvard confirman que existe una nueva forma de contagio: nadie la vio y mete miedo a todo el mundo

La nueva cepa de SARS-CoV-2 permanece en el aire de espacios concurridos o de habitaciones que carecen de ventilación, según han descubierto investigadores en un reciente estudio.

Los científicos estudian la propagación del COVID-19 a través de pequeñas partículas en el aire conocidas como aerosoles. El estudio, publicado el lunes en la revista Nature Research, no tenía por objetivo establecer si las partículas en el aire podían causar infecciones solo si permanecían. 

Las personas producen dos tipos de gotas cuando respiran, tosen o hablan. Las más grandes caen al suelo antes de evaporarse y las más pequeñas, las que forman aerosoles, pueden permanecer en el aire durante horas.

n dos hospitales de Wuhan, China, los investigadores encontraron fragmentos de material genético del virus flotando en el aire de los baños del hospital, un espacio interior lleno de personas y habitaciones donde el personal médico se quita el equipo de protección.

La Organización Mundial de la Salud mantiene que el riesgo se limita a circunstancias específicas, apuntando a un análisis de más de 75.000 casos en China en los cuales no se informó de transmisión aérea. Sin embargo, este nuevo estudio contradice esta información de la OMS totalmente. 

En qué consistió el estudio

Pero a medida que el virus se propaga por todo el mundo y las infecciones se acercan a los 3 millones, los científicos están tratando de entender exactamente cómo ocurre la contaminación.

Los investigadores, liderados por Ke Lan, de la Universidad de Wuhan, instalaron unas denominadas “trampas de aerosol” en dos hospitales de la ciudad, y sus proximidades.

Encontraron pocos aerosoles en salas de pacientes, supermercados y edificios residenciales.

Se detectaron muchos más en los inodoros y en dos áreas por la que pasaban muchas personas, incluido un espacio interior cerca de uno de los hospitales.

Se registraron concentraciones particularmente altas en las habitaciones donde el personal médico se quitaba el equipo de protección, lo que puede sugerir que las partículas que contaminan el equipo volvieron a volar cuando el personal se quitaba las máscaras, guantes y batas.

Las conclusiones destacan la importancia de la ventilación, la limitación de la concentración de personas y las medidas de higiene cuidadosas, dijeron los investigadores.

La semana pasada, la Universidad de Harvard también inició un estudio sobre la aerosolización del COVID-19: aunque los estudios actuales no son concluyentes, “los resultados de los estudios disponibles son consistentes con la aerosolización del virus de la respiración normal". 

Fineberg y sus colegas de NAS señalaron otros estudios, incluido uno reciente realizado por Joshua Santarpia y colegas del Centro Médico de la Universidad de Nebraska.

Fineberg insistió que él mismo empezará a usar algún tipo de máscara en público como medida de precaución contra la contracción del virus, especialmente en espacios relativamente cerrados como los supermercados.

La presencia del ARN indica que el virus puede propagarse a través de aerosoles, concluyeron Santarpia y sus colegas, aunque no encontraron partículas virales infecciosas.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas