Online

Cambian las tarjetas y muere "el plástico": cómo son ahora y qué ofrecen para que las elijas

Cómo cambiaron las tarjetas virtuales durante la pandemia.

26 de Septiembre 2020
Cambian las tarjetas y muere "el plástico": cómo son ahora y qué ofrecen para que las elijas

La pandemia profundizó la grieta en los pagos tradicionales y el nuevo mundo digital de las fintech. La digitalización de los servicios financieros, si bien ya venía avanzando, tuvo que acelerar todos sus procesos por las medidas de prevención debidas a la pandemia: evitar el aglomeramiento, evitar el contacto físico y las salidas, restringir el acceso al trabajo, entre otras. Esto explica que en Argentina, según datos de Kantar, 62% de las personas aumentó el uso de pagos digitales en la pandemia y, adicionalmente, un 40% admitió haber experimentado nuevos métodos de pago

En este sentido, a nivel mundial, se estima que 7 de cada 10 consumidores incorporen pagos digitales en reemplazo del efectivo sea permanente y que la mitad de ellos planea usar menos billetes después de la pandemia, según un estudio de Mastercard. En América Latina, desde el comienzo de la pandemia, dos tercios de los consultados afirman que están usando menos efectivo o que no lo utilizan en absoluto. En la Argentina, pese a tratarse del país del “solo efectivo”, los ejemplos de esta tendencia se acumulan y cada día los billetes encuentran vías para ser reemplazados. Los hábitos de la cuarentena hicieron crecer el uso del dinero plástico. En julio, el consumo con tarjetas de crédito alcanzó un saldo de $682.000 millones, un 6,3% más que en junio y 64% en relación a igual mes del año anterior, claramente por encima de la inflación del período.

Las empresas no quieren quedarse atrás y tienen una oportunidad perfecta para llevar nuevos productos a sus clientes y volverlos totalmente digitales, ahorrando así costos

¿Cuáles son las nuevas soluciones?

Las empresa ya están el pleno proceso de lanzamiento de productos para digitalizar los pagos. Uno de los productos estrella son las nuevas "tarjetas digitales" prepagas. Por ejemplo, Nubi (trabajando con PayPal, Transferwise, Ripple y en colaboración con Visa) lanzaron una tarjeta y cuenta digital que permite manejar las finanzas de manera digital.  Disponible para Android, la fintech no tiene cargos de apertura ni mantenimiento de cuenta, pudiendo tener todas las características referidas a una billetera virtual: una cuenta virtual (CVU); cargar y extraer saldo; enviar y recibir dinero entre familiares y amigos; pagar servicios; recargas de tarjeta SUBE y de celular. Además, dado el acuerdo con Visa, los usuarios podrán acceder a la red de Visa internacional, con la seguridad y fiabilidad a la hora de pagar suscripciones online o realizar compras en cualquier comercio físico u online de la red Visa, en Argentina y en todo el mundo.

“Hoy la mitad de los argentinos no están bancarizados, y con el lanzamiento de Nubi Cuenta tenemos el gran desafío de generar una mayor inclusión financiera. Nuestro objetivo es que los usuarios puedan encontrar en Nubi una nueva forma de gestionar su dinero en forma eficiente y confiable", dijo Sebastián Böttcher, CEO de Nubi.  Gracias a su alianza con PayPal, Nubi ya tiene 200.000 cuentas operativas y planea, en dos años, colocar 500.000 tarjetas prepagas.

Otros actores tradicionales también están apostando a la reconversión. La emisora Tarjeta Naranja impulsó el crecimiento de su servicio Naranja X. La plataforma de la emisora de tarjetas tiene funciones como recarga de transporte o de celular y transferencias hacia y desde CVU generando así un plus sobre los homebankings tradicionales. “También se generan datos que sirven para, por ejemplo, generar un sistema de scoring alternativo para ofrecer otros productos. La tecnología genera eficiencia y permite dar mejores servicios”, expreso Corral en otra comunicación con Infotechnology . Actualmente, la plataforma ya suma 100.000 descargas. Según la compañía, una de las ventajas de esta nueva operatividad es poder usar el saldo de MercadoPago para adquirir dólares a través de la app de Naranja X; como así también pagar servicios a los que la app de Naranja se conecta.

Otras empresas tradicionales del sector fintech, como Moni, aprovecharon su expertise y conocimiento del mercado para apuntar a nuevos clientes. Moni se hizo fuerte, primordialmente, gracias a su servicio de préstamos digitales a través de internet (luego, en forma de app). Ahora puso sus esfuerzos en apuntar a comercios y otros clientes que demandan sus servicios.

Los jugadores más grandes y tradicionales del sector tampoco quieren quedarse atrás. Banco Nación, por ejemplo, creció fuertemente en el segmento de cuentas digitales gracias a ser el encargado de proveer las "cuentas DNI": se trata de una alternativa para no bancarizados que aumentó su uso en parte gracias al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que muchos cobraron por ahí. 

Las alianzas con otras firmas fintech parecen ser la nueva norma. Por caso, recientemente NovoPayment, una plataforma de banca como servicio (BaaS) y lanzaron una oferta de marca blanca, lista para usar, que ofrece a los bancos emisores la capacidad de desplegar cuentas virtuales instantáneas y programas de desembolsos en tan solo 10 semanas, acelerando la transición a modelos de entrega completamente digitales en la región. La plataforma “como servicio” se está ofreciendo al mercado con dos casos de uso iniciales: una solución para la Emisión Instantánea de Cuentas Virtuales, la cual aborda los obstáculos actuales con la aceleración de transacciones en línea y otras transacciones no presenciales, y Remesas y Desembolsos, una solución diseñada para agilizar la entrega de fondos a personas bancarizadas y no bancarizadas, por ejemplo desde el envío de fondos por parte de la familia en el extranjero o por ayudas de los gobiernos locales.
 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas