*

Online

Así funciona la nueva estafa Ponzi de "la Flor" que se mueve por WhatsApp

Se trata de un "esquema piramidal". Se trata de un viral que reaparece de manera cíclica y que está por cumplir 100 años. 02 de Mayo 2018
Así funciona la nueva estafa Ponzi de "la Flor" que se mueve por WhatsApp

El mensaje es siempre similar; dice: “Depositas tres lucas y se te multiplica ocho veces más. O sea, te vas con 24 lucas”. Y en todas las ocasiones llega con una aclaración adicional: “En entre gente de acá, conocidos de tu ámbito, no es una estafa”.

Tiene varios nombres: “El mandala de la abundancia”, “la flor de la abundancia” o “el telar de la abundancia” y llega vía un familiar, amigo o desconocido a través de WhatsApp, un canal permeable a este tipo de mensajes virales “optimistas”.

Se trata de una estafa piramidal o “esquema Ponzi”, nombre que se le da por ser similar a la que inventó el italiano Carlo Ponzi hace 99 años. Aparece de manera viral, por estos lares, por lo menos una vez al año . En la Argentina, comenzó a circular a través de WhatsApp y el Facebook Messenger a partir de 2016. Ahora, volvió a resurgir con fuerza a través del nombre de "la Flor". 

 

¿Cómo funciona?

La estafa tiene cuatro etapas (personas) y requiere de 15 personas que para se “active”.

Etapa 1: Las personas que quieren ser parte deben depositar una cifra de dinero equis en la cuenta del beneficiario (etapa 4). Por estas latitudes, el número promedio está entre $1.500 y $3.000.

Etapa 2: Son aquellos que pusieron plata deben atraer a dos personas más para “subir al siguiente nivel”.

Etapa 3: Se trata de las dos personas que están a la espera de que quien está en el nivel superior cobre para ocupar su lugar, mientras puede seguir sumando gente.

Etapa 4: La persona que recibe el depósito de los ocho interesados. Así, recupera la inversión inicial.

Una vez que los “etapa 1” depositan a quien es “etapa 4”, este último se retira y “la flor de la abundancia” queda completa. Luego, el circulo se divide en dos, por lo que hay que reclutar nuevamente ocho personas que para “la flor” funcione.

¿Cuál es el truco? Todo el tiempo hacen falta nuevos “donantes” para no quedar del lado de los estafados. Así, cada vez que uno sube de nivel, otras siete personas quedan “boyando” a la espera de subir ellas mismas al máximo nivel.

Eventualmente, al quedarse sin interesados (y esto va a pasar siempre), la cadena se rompe y queda un tendal de perdedores. Gráficamente, si la flor o mándala se “reproduce” 10 veces, solo habría 10 ganadores y 70 estafados.

 

La estafa original

Ponzi se dio cuenta, en 1919, que en los cupones que los inmigrantes italianos mandaban desde los Estados Unidos (donde él estaba) a Italia para que los cambiaran por dinero y pudieran responder las cartas había un gran negocio. Para aprovecharlo, abrió la empresa Securities Exchange Company, a través de la cual empezó a repartir cupones que, decía, dejaría al beneficiario de 50% en 45 días o del 100% luego de tres meses.

Durante los primeros meses no hubo problemas y Ponzi se convirtió, de la noche a la mañana, en un empresario ejemplar: los intereses se pagaban sin demoras, por lo que llegaba más dinero proveniente tanto de ahorros como de hipotecas que se sacaban para entrar en el “negocio”.

Todo se derrumbó cuando el analista financiero Clarence Barron (que más tarde se convertiría en el editor de The Wall Street Journal), por cuenta y cargo del diario Boston Post, denunció que a pesar de los intereses que se pagaban, Ponzi no reinvertía en su empresa. Barron calculo que para cubrir las obligaciones que se iban generando hacían falta 160 millones de cupones en circulación pero que en realidad solo había 27.000. Esto hizo que una multitud de personas demandaran su dinero frente a las oficinas del inmigrante italiano.

Por Fernando Estel. Fuente: Wikimedia Commons.

El 1 de noviembre de 1920, Ponzi fue declarado culpable de fraude. Primero le dieron cinco años, pero salió a los tres, pero luego fue condenado a nueve años más. Sin embargo, no llegó a cumplir la condena porque escapó al estado de Florida, donde intentó una nueva estafa. Le fue imposible, su fama lo precedía. Lo mismo sucedió en el de Texas.

Al final, terminó en la prisión de Massachusetts, donde estuvo hasta 1934. Cuando salió, un grupo de estafados quiso lincharlo pero la policía lo protegió. Fue deportado a Italia (no estaba nacionalizado estadounidense) y, luego de intentar una vez más su esquema, terminó trabajando para una línea aérea italiana que volaba a Brasil. Allí fue parte de una operación de contrabando de material estratégico.

Murió el 18 de enero de 1949, en Río de Janeiro, sumido en la miseria. Su lugar en la historia de la economía, de cualquier manera, quedó asegurado.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Martin Gil Reportar Responder

Hay q ser pelotudos para caer en cualquier tipo de estafa q venga al celu o al mail.

Andres Scialpi Reportar Responder

Mucho me temo que caí en la trampa con esta página https://www.facebook.com/Servicios-Financieros-Online-807706299404527/

Notas Relacionadas