Expansión por Latam

Tienen menos de 30 años y levantaron u$s 16 M para revolucionar las finanzas y el mundo cripto: quiénes son

La startup cripto argentina Lemon anunció hoy el cierre de su Serie A por u$s 16.3 millones, la más alta para una empresa fintech del país, liderada por Kingsway Capital.

La startup cripto argentina Lemon anunció hoy el cierre de su Serie A por u$s 16.3 millones, la más alta para una empresa fintech del país.

La ronda fue liderada por Kingsway Capital, un importante fondo de inversión del Reino Unido. También se sumaron otros inversores que dan un mix ideal de perfiles para acompañar a la firma: desde fondos con experiencia en el mundo de las criptomonedas hasta de la banca tradicional local que ayudarán a apuntalar su pata en Argentina.

Completan la lista Draper Associates, Valor Capital, Cadenza Ventures, Draper Cygnus, Trampoline Venture Partners (Amagis Capital), Coinbase Ventures, Borderless Capital, Reserve, Draper University Ventures, Celo, el banco Supervielle y Andrés Bilbao, co-fundador de Rappi.

Esta nueva ronda de inversión potencia los planes y el crecimiento de Lemon en la región. El dinero será utilizado para duplicar su equipo con talentos de calidad, emitir las tarjetas prepagas que logren llevar las ganancias de las criptos a las compras de todos los días, agregar más tokens y funciones a la app.

"En 2020 empezamos con un equipo de 5, hoy somos 35 personas y queremos ser 70 a fin de año. Queremos a los mejores en nuestro equipo", dice Marcelo Cavazzoli, cofundador y CEO de la empresa, en diálogo con Infotechnology

Además, la firma que ofrece una billetera virtual que combina pesos con criptomonedas está planificando su expansión por la región. Ahora están dando sus primeros pasos en Perú, Chile, Ecuador y Uruguay, donde esperan estar operativos en pocos meses. "La expansión va a ser rápida por toda América latina", comenta el founder que explica que hoy los Venture Capital están mirando esta industria por su rápido crecimiento. "Es una inversión al futuro que se viene y la expansión de ese mercado".

El equipo de Lemon.

Cavazzoli explica que en la Argentina hay muchos emprendimientos cripto por la situación económica y social. "Es de los polos más importantes del mundo cripto porque hay una necesidad puntual por la crisis. Al estar en Argentina tenemos la ventaja de crear un producto primero porque se necesita ya, el mercado lo demanda hoy. Y esto se va a reflejar en los próximos años en toda América latina. Con una moneda local que se viene devaluando año tras año, los que vivimos en Argentina buscamos el cielo seguro y cripto viene a cumplir un rol fundamental".

De la Patagonia al mundo

Lemon nació con el objetivo de expandir la revolución de las criptomonedas por América latina con foco en la usabilidad y en la inclusión financiera. Lemon Cash, su principal producto, es una billetera virtual para comprar y vender criptomonedas, enviar y recibir dinero y recibir ganancias en cripto todas las semanas. Se trata del único proveedor de servicios de pago dual en el mercado latinoamericano ya que permite, además, operar con pesos.

Fundada en 2019 por los emprendedores Marcelo Cavazzoli y Borja Martel Seward, la firma viene de un 2020 en el que también logró levantar capital. Fue u$s 1 millón en una ronda liderada por el fondo estadounidense Draper University y el argentino Draper Cygnus, junto con sus pares Silent Unicorn y Amagis Capital, ambos del Reino Unido. 

Marcelo Cavazzoli, cofundador y CEO de Lemon.

Cavazzoli (29), ingeniero en Informática de la UBA nacido en Neuquén, comenzó a emprender con tan solo 16 años, cuando hacía sitios web. Luego cofundó varias empresas de tecnología como Kaion Tale, Venti y Lemonat. Martel Seward, de 24 años, también tenía experiencia emprendiendo en las firmas Mana Growth y Lucus Ecosystem. "Lemon nació porque ambos estábamos hace tiempo en la industria cripto y pudimos ver en primera persona los problemas que tenía el ecosistema: era muy difícil usarlo y nosotros queríamos acercar este mundo a todas las personas y ser ese puente entre el presente y el futuro", explica Cavazzoli.

Para hacerlo, se instalaron un tiempo en San Martín de los Andes, ciudad que ya tenía historia con las criptomonedas por el paso del emprendedor Wences Casares, y donde consideraban que por su tamaño era fácil probar y lanzar el producto al mercado.

Hoy sus oficinas están en Buenos Aires, pero con una metodología de trabajo cien por ciento remota. "Pronto vamos a dejar de tener oficinas porque queremos reclutar talento de todas partes del mundo y no limitarnos", plantea el emprendedor que dice que ve muy buen talento cripto en la Argentina. "Nuestra idea es captarlos y apostar por América latina", opina. 

Tags relacionados

Más de Negocios

Compartí tus comentarios