Gula, la nueva app de delivery para el interior: quiere pelearle mercado a PedidosYa y Rappi y espera facturar $100 M

Un argentino invirtió 3 Bitcoin en el desarrollo de una nueva super aplicación que apostará a ciudades del interior. Cómo funciona Gula.

El año pasado, las aplicaciones de delivery PedidosYa y Rappi percibieron ganancias de más de US$ 630 millones. De acuerdo a datos del Centro de Estudios del Trabajo y el Desarrollo de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam), la demanda de productos a través de estas apps creció en un 40% durante el aislamiento obligatorio.

Por el momento, las empresas pelean por los mercados más grandes del país como Buenos Aires, Mar del Plata, Santa Fé, Córdoba, Mendoza, Neuquén y Salta. Según las empresas, más de 20.000 repartidores trabajan (en cada una) y realizan al menos una entrega de comida al mes. Sin embargo, las ciudades menos pobladas del interior no corren con la misma suerte: muchos lugares del país continúan estando fuera de la zona de cobertura. Por esta razón, el argentino Adán Baliña (26) decidió desarrollar Gula, una aplicación de delivery que solo operará en ciudades de hasta 300.000 habitantes como Bahía Blanca, Tres Arroyos, Tandil y Olavarría, entre otras.

Adán Baliña (26), emprendedor argentino.

"Emprender me surgió de la nada. Fui de vacaciones a Tres Arroyos y me di cuenta que las grandes aplicaciones no llegaban al interior. Las grandes empresas no llegan a estos pequeños mercados y están enfocados en el market share más grande. Empecé a trabajar en Gula en mis tiempos libres, armé un equipo remoto de cinco personas y lo empezamos a desarrollar", dice el joven emprendedor en diálogo con Infotechnology.

Baliña se recibió de ingeniería en sistemas en la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, en Tandil. Actualmente, el argentino está radicado en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, y trabaja en una empresa de inversiones como gerente de operaciones.

En 2018, comenzó a desarrollar la aplicación de delivery Gula y su inversión inicial fueron tres Bitcoin. "No me arrepiento de haber vendido mis BTC para invertir en este proyecto", confiesa.

Tarjeta Gula Pay e interfaz de usuario de la aplicación móvil Gula.

Al igual que las aplicaciones de delivery ya conocidas, la interfaz será una home en la que se podrá ordenar pedir comida, supermercado, farmacia o un taxi. El lanzamiento oficial será en marzo y podrá descargarse en la tienda de aplicaciones de iOS y Android.

En este sentido, Gula busca posicionarse como una súper aplicación: en un principio, también permitirán a maestros y alumnos registrarse para buscar clases particulares como también ofrecerán servicios de fotografía y marketing a los negocios. En una segunda etapa, lanzarán una tarjeta llamada Gula Pay.

"Vamos a ofrecerle a los comercios un fee mensual en el que ofrecemos servicios de fotografía profesional y marketing para expandir sus servicios", explica Baliña.

El argentino invirtió 3 BTC para comenzar el desarrollo de Gula, la aplicación de delivery que solo operará en ciudades de 30.000 habitantes.

En este caso, el objetivo final es que los usuarios usen siempre la misma aplicación para hacer la mayor cantidad de tareas posibles, desde pedir alimentos, hacer la compra del supermercado o encontrar un profesor particular en la misma zona. Un ejemplo de súper aplicación es Rappi, ya que recientemente lanzó un nuevo programa de préstamos para comercios y venta de pasajes de avión a través de la misma aplicación.

Este año, esperan tener un promedio de 15.000 pedidos mensuales y facturar más de $100 millones. A mediano plazo, esperan captar alrededor de 40 negocios por ciudad de distintos rubros. La aplicación no solo será lanzada en la Argentina sino que también en México, donde las operaciones estarán a cargo de su socio.

Años atrás, Baliña desarrolló un dispositivo miniatura que, junto a una aplicación, permite que nada nunca se le vaya demasiado de vista al usuario. Debido a que debió viajar al exterior por trabajo, este negocio quedó congelado pero recientemente volvió a poner manos a la obra para reactivarlo. Se trata de un aparato que se sincroniza con el celular a través de una aplicación, luego esa sincronización posibilita la interacción entre dos o más dispositivos. Desde la app, es posible saber siempre donde está ubicado aquello a lo que se pegó el dispositivo: celular, billetera, tarjeta de crédito.

Tags relacionados

Más de Negocios