Palabra de CEO

Esta multi se la juega y sigue apostando por la Argentina: todas las razones

La compañía estadounidense dedicada a la infraestructura tecnológica apuesta por el país y la próxima evolución en TI.

Es una de las compañías históricas de la computación a escala global. Creada por Michael Dell en 1984, la compañía que tomó su apellido no dejó de crecer hasta convertirse -tras completar la compra de EMC en 2016- en Dell Technologies, dedicada tanto a la fabricación y comercialización de computadoras personales y servidores como infraestructura para la nube.

La empresa, con presencia en 170 países, apuesta actualmente a la infraestructura Edge, la evolución de la computación en la nube, para continuar siendo líder del negocio TI. Además, con la pandemia, todo lo relacionado a la venta de computadoras hogareñas y corporativas vieron un salto que no se espera que disminuya en el corto plazo.

De estos temas, así como del impacto de la nueva normalidad, conversó El Cronista con Luis Gonçalves, presidente para Latinoamérica de Dell Technologies desde el año pasado -de un total de 21 que tiene en la compañía-.

Luis Gonçalves trabaja en la compañía desde 1999 y fue uno de los primeros contratados por la operación brasileña.

¿Cómo les afectó a la pandemia, tanto de cara a los clientes como hacia adentro de la compañía?

Todavía nos estamos tratando de acomodar a una nueva situación. En algunos sectores vimos avances más apropiados y otros un tanto más retardado: en todo lo que es financiero, e-commerce, retail, y toda la parte logística, todo lo que se pudo cambiar hacia el modelo digital, se fue dando bastante bien. Y algunos sectores en realidad se tardaron muchísimo para adaptarse a esta nueva realidad. Todo esto implicó una demanda muy grande de computadoras porque la gente se fue a estudiar, a trabajar desde la casa pero también se dio una modernización de los data centers y la comunicación con los cloud service providers para que pudieran escalar ya sus operaciones.

Internamente, nos tocó un reto bastante interesante porque ya antes de la pandemia teníamos como 60 o 70% de nuestro equipo trabajando de forma flexible, es decir, con toda la tecnología disponible para trabajar desde casa pero a su vez con un espacio en la oficina para quien lo desee. Cuando llegó la pandemia, migramos el 90% de toda nuestra fuerza laboral, que son como 165.000 personas en todo el mundo, hacia la casa. La transición fue bastante ordenada, tardamos unas pocas semanas en lograrla. Y a escala regional, esa migración fue de prácticamente al 95% de todos los empleados, a excepción de la planta que tenemos en Brasil, que necesita personas allí para fabricar los dispositivos.

¿Cuáles ven el futuro desde Dell, teniendo en cuenta la nueva realidad en la que estamos entrando, vacunas mediante?

Vemos que la recuperación económica pasa por la transformación digital, y eso en toda la industria nos causa bastante ánimo porque sabemos que hay un montón de oportunidades, no solo para nuevos negocios, pero además para arreglar temas que todavía vamos ahí llevando hace décadas y décadas, como el tema de la educación, la salud, el desarrollo laboral, las oportunidades laborales y que se pueden subsanar con tecnología digital. Los gobiernos tienen que comprometerse a hacer inversiones bastante importantes en la infraestructura, en especial lo que es 5G, la digitalización y las telecomunicaciones para permitir, una democratización de verdad de todo lo que es el acceso digital.

Resultados financieros positivos
"Récords por todas partes. De ingresos, de rentabilidad, de flujo de caja, de volumen. El mercado está intenso y así va a seguir", dijo el ejecutivo de Dell.

¿El camino de la digitalización está en la nube?

Hacia el futuro, el mundo es una combinación de todo lo que ya tenemos con las posibilidades y capacidades de la nube. Pero agregaría algo más: todavía ni siquiera arrancamos con lo que es Edge Computing, la computación en el borde. ¿Qué significa esto? Lo que hacemos es extraer algo que quizás está en la nube hoy y para acercarlo a quienes los usan. El volumen total de datos y de capacidad de cómputo van a crecer muchísimo, incluyendo los data center corporativos, porque hay partes que se necesitan estar bajo el control de las compañías por cuestiones de latencia o seguridad o compliance. Hay capacidades importantes y muy avanzadas que la nube les ofrece, y también todo lo que viene con Edge Computing, porque hacia el futuro los autos, las tiendas, los shoppings, los edificios, los barrios privados, todos van a utilizarla.

¿Qué particularidades tiene la Argentina y qué tan importante es para ustedes como mercado?

Para cualquier compañía, no solo Dell, la Argentina es la tercera economía más grande de América latina, con una mano de obra altamente calificada, con condiciones para invertir en recursos y para exportar servicios. Tiene una abundancia de recursos naturales y un sector agrícola orientado a la exportación. Y una base industrial relativamente diversificada. Si metemos todo eso en la bolsa, el mercado argentino es interesante para cualquier compañía que se pretenda o diga multinacional. Y las complejidades del país no son muy distintas a las complejidades de otros países de la región: los gobiernos, la infraestructura, una estabilidad política y monetaria, el tipo de cambio. Ahora bien, si los gobiernos pudieran trabajar de manera más estable en todo el entorno, por supuesto que los consumidores, las empresas y mismo los gobiernos podrían adoptar cada vez más las tecnologías digitales y beneficiarse con ello. 

Tags relacionados

Más de Negocios

Compartí tus comentarios