Venture Capital

En plena crisis se aseguraron inversiones por u$s 62 millones explotando "el fenómeno bitcoin"

La plataforma mexicana de criptomonedas Bitso concretó su serie B por US$ 62 millones de forma totalmente virtual. Cómo fue el proceso y qué expectativas tienen para la Argentina y la región.

 En los primeros días de marzo de 2020 el mexicano Daniel Vogel estaba en Perú, en lo que sería su último viaje de negocios antes de que las fronteras del mundo se cerraran tras la aparición del coronavirus. En ese momento, cuando los saludos todavía eran dándose la mano, Carlos Rodríguez Pastor, banquero al frente de Interbank y uno de los hombres más ricos de ese país, lo recibió en sus oficinas. Vogel le contó de Bitso, la empresa que fundó en 2014 junto con Ben Peters y Pablo González, que se convirtió en una de las plataformas de criptomonedas más grande de la región, con más de un millón de usuarios.

El magnate lo escuchó atento y le dio dos nombres que significarían un antes y un después en su historia: Kaszek Ventures y QED Investors. Casualmente, QED acababa de cerrar un fondo grande, de US$ 400 millones, e iba a dar una fiesta en México para celebrar a la que Vogel fue invitado. Decidido, el emprendedor abordó a los representantes del fondo y les dijo que estaba convencido de que ellos eran los indicados para ayudar a Bitso con su desafío de afianzar su presencia en la región.

Agendaron una reunión para esa semana, pero nunca llegó a concretarse, porque las fronteras comenzaron a cerrarse y los inversores corrieron de regreso a los Estados Unidos. "Nadie sabía qué iba a pasar y eso obviamente hizo muy difíciles las primeras interacciones, porque con estos fondos normalmente te conoces. Puedes tener calls pero siempre hay un momento en que te quieren conocer físicamente. Eso se hizo un poco más lento pero al fin empezó a caminar", recuerda Vogel en videollamada desde México con APERTURA.

A través de una cámara también llegó un momento crucial en el proceso de búsqueda de capital. El famoso pitch, que normalmente se hace en una sala de reuniones, esta vez tuvo que hacerse desde el living de casa y a través de Zoom. "Soy papá hace 10 meses, le tuve que pedir a mi esposa por favor que saliera de la casa por unas horas porque tenía miedo de que el bebé estuviese llorando", recuerda quien, finalmente, luego de ese llamado concretó una inversión por u$s 62 millones para Bitso que lideró QED Investors junto con el fondo de los argentinos Nicolás Szekasy y Hernán Kazah, Kaszek Ventures. Fue la primera inversión de ambos fondos en una empresa de criptomonedas y la más grande para una firma de este tipo en la región. "Ellos empezaron a agregar valor incluso antes de que se volvieran formalmente inversores. Han acelerado mi capacidad de ejecutar ciertas cosas y esa es la razón por la cual los queremos sumar y para nosotros es una validación adicional y nos da la oportunidad de crecer el negocio mucho más", reconoce Vogel.

PRIMEROS PASOS

Hace ocho años Peters, González y Vogel pusieron el ojo sobre la tecnología de bitcoin y se entusiasmaron con el potencial que podía llegar a tener. Todavía se hablaba poco del tema, pero estaban convencidos de que se trataba de una herramienta capaz de transformar el modo en que se realizaban las transferencias y querían ser parte de ese cambio.

"Empezamos a ver empresas en Europa, en Asia y los Estados Unidos que comenzaban a jugar con esta tecnología y vimos que realmente no había nadie en América latina. Buscamos montar una plataforma donde siguiéramos algunos principios muy básicos. Uno era seguridad y confianza de los usuarios, eso ha sido una parte central de nuestra tesis como empresa. Eso es lo que nos ha llevado a tomar decisiones como regularnos. Somos la única plataforma regulada en la región y esto es un esfuerzo para transmitir esa confianza. Otra tesis que teníamos era que era una industria que iba a crecer muchísimo y eso lo hemos visto. Y la razón principal era ser parte de la historia y del grupo de gente que iba a hacer relevante esta tecnología, con un enfoque muy importante en América latina para darle acceso a toda la región", dice Vogel.

En cifras

  • Fundación: 2014
  • Cantidad de empleados en el mundo: 200
  • Cantidad de empleados en la Argentina: 20

El camino comenzó con Peters, emprendedor tecnológico que estaba en proceso de vender su compañía, que había leído sobre bitcoin y les contó a todos sus amigos sobre el tema que lo tenía fascinado. El único que le hizo caso y pensó que había una oportunidad en el tema fue González, experto en diseño que había conocido a Peters mientras estudiaba en Canadá. 

Más tarde, un primo de Peters le presentó a Vogel, porque, según sus palabras, eran las únicas personas que no dejaban de hablar de bitcoin. Vogel, que había estudiado computación y tecnología en Stanford y estaba haciendo un MBA en Harvard, enseguida se entusiasmó con la idea. Entre los tres se complementaron a la perfección: Peters, actual CTO, traía su experiencia en tecnología y en creación de empresas; González, el CDO, se puso como meta hacer que la experiencia en la plataforma fuera sencilla, intuitiva y estéticamente linda; y Vogel, hoy CEO, había trabajado en una startup de Silicon Valley y aportó todo su aprendizaje.

CONQUISTANDO HITOS

Empezaron trabajando en un café, luego en un coworking, más tarde se mudaron a una casa donde de a poco fueron ocupando cada vez más habitaciones y hoy son una empresa con 200 empleados de 25 nacionalidades repartidos en América latina y Europa. En la Argentina, iniciaron el 2020 con un empleado y hoy son 20, con oficinas propias, un nuevo country manager y esperan duplicar la cantidad de colaboradores en 2021.

"El reto grande que tenemos es que queremos masificar esta tecnología para que más gente se pueda beneficiar de ella. Y estamos tomando grandes pasos para eso. Hace algunos meses pasamos la meta de un millón de clientes y creemos que esto es solo el principio de una gran trayectoria que todavía tenemos que recorrer como empresa", destaca el CEO a APERTURA.

Bitso tiene...

1 millón de usuarios en la región
150.000 usuarios en la Argentina

Por supuesto que los desafíos en sus comienzos no eran los mismos que ahora. En ese momento, los emprendedores tenían que explicar de qué hablaban cuando hablaban de bitcoin, un término que por entonces muchos no habían escuchado nombrar o del que tenían concepciones incorrectas. Había que evangelizar.

Hoy, el principal desafío con el que el trío se encuentra es conseguir que esa tecnología tenga una bajada útil a la mayoría de la gente. "Make crypto useful" es su leitmotiv. "El reto es que esta tecnología sea ampliamente útil para un segmento importante de la población, y estamos desarrollando toda una serie de productos que van a ser muy relevantes para el consumidor en donde la criptomoneda es la tecnología que te permite hacer esas cosas, pero no necesariamente es el producto final", explica el emprendedor.

Y este propósito toma un significado distinto según el país donde desembarcan. Es que, según amplía Vogel, los clientes en diferentes partes de la región utilizan la tecnología de manera distinta. Por ejemplo, un caso de uso muy grande en México ha sido la remesa. Según el emprendedor, todos los años se mandan u$s 36.000 millones de los Estados Unidos a México y el país se convirtió en el cuarto receptor más importante de remesas del mundo. "Ahí es en donde esta frase de hacer que la tecnología sea útil cobra sentido", señala.

En la Argentina se encontraron con un panorama distinto, donde su público principalmente busca tener acceso a monedas estables para conservar el valor de sus ahorros. "Vimos un interés muy grande en la Argentina especialmente cuando empezó la pandemia y la incertidumbre en querer acceder a este tipo de productos, especialmente con lo que es Dai, una criptomoneda que en México no se usa tanto, pero aquí sí. El uso es diferente dependiendo de la circunstancia de cada uno de los países y eso es lo padre, que es una tecnología con mucha flexibilidad y que puede ser una excelente avenida para una amplia gama de clientes", destaca el mexicano.

"Las nuevas inversiones son clave porque mejoran nuestra capacidad de ejecutar". Daniel Vogel, cofundador de Bitso.

En la Argentina desarrollaron el negocio -que ya suma más de 150.000 usuarios en estas tierras- gracias a que encontraron talento calificado que pudo llevarlo a cabo. "Hay un talento excepcional no solo de ingenieros, sino de talento crypto. Hay toda una serie de entusiastas que están muy emocionados con la tecnología y que la entienden bien. El negocio en la Argentina está creciendo de manera muy saludable y tenemos la ambición de que mientras siga creciendo sigamos invirtiendo en el país", explica el founder y asegura que tienen varias búsquedas abiertas.

AMBICIÓN INTACTA

En diciembre anunciaron su serie B que tendrá un enfoque muy claro: dominar tierras brasileñas. Pero el CEO dice que se trata de algo más grande que eso. Lo que quiere en redefinir el futuro del dinero. "Creemos que esta tecnología está cambiando el cómo funciona el dinero y parte de los recursos estarán destinados a seguir redefiniendo el futuro del dinero, para seguir expandiendo Bitso en toda la región. También para seguir creciendo el equipo, porque nos dimos cuenta de que nada se logra sin el equipo".

A la plataforma que entre sus principales productos tiene a la aplicación Bitso para que los usuarios de criptomonedas nuevos o experimentados compren, vendan, envíen o reciban criptomonedas y Bitso Alpha, una plataforma de trading para profesionales, se suma el consejo de dos pesos pesados del mundo de las inversiones. QED y Kaszek aportaron el capital, pero también el mentoreo, algo muy valorado para el estadio en el que se encuentra la startup.

"El dinero es muy importante, no puedo decir que no. En 2013, buscar gente que quisiera invertir en esta industria era mucho más difícil. Pero te diría que en la etapa en la que estamos hoy una de las cosas más valiosas es sumar gente que quiere entrar en tu proyecto por más que solamente el dinero. Realmente se siente como una nueva era para la empresa. Con más conocimiento, con toda una serie de contactos, puertas que se abren más fácilmente. Estos inversionistas están acelerando nuestra capacidad de ejecutar", concluye Vogel.

La versión original de esta nota se publicó en el número 325 de Revista Apertura. 

Tags relacionados

Más de Negocios

Compartí tus comentarios