Levantó u$s 110M

Cumplió el sueño de vivir afuera ayudando a otras empresas a equivocarse menos

Patricio Echagüe se fue a los Estados Unidos hace más de una década y cofundó la startup Split. Hoy atiende a más de 1000 millones de usuarios con su software.

En el corazón de Siilicon Valley vive un argentino que con su emprendimiento ayuda a otras empresas con el desarrollo de sus productos. Patricio Echagüe vive en los Estados Unidos hace más de una década y después de pasar por varios gigantes del mundo tecnológico decidió hacer su propio camino. En 2015 fundó Split.io, una startup que vende un software que permite que otras firmas se ‘equivoquen' menos y desarrollen productos con más celeridad. Desde su creación ya levantó casi u$s 110 millones y planea seguir creciendo.

Estudió ingeniería en Sistemas en la Universidad Tecnológica Nacional y antes de recibirse empezó a trabajar como desarrollador. Fue ingeniero de software en IBM y luego pasó a Globant. El unicornio justamente le dio la oportunidad de entrar en el mercado estadounidense al ingresar a Google como parte del equipo de ingenieros.

En 2011 se convirtió en uno de los primeros empleados de RelateIQ, que en 2014 fue adquirida por Salesforce por u$s 390 millones (renombrada como SalesforceIQ). Ahí conoció a sus futuros socios, Adil Aijaz y Trevor Stuart y junto a ellos les acercó el proyecto de Split.io a los inversores. Estos le dieron luz verde y con un capital semilla de u$s 8 millones iniciaron su emprendimiento.

Patricio Echagüe, cofundador y CTO de Split.io

La compañía es una plataforma de feature delivery. A través de las feature flags (controles de si / si no que se insertan en el código) permite que los equipos de ingeniería de las empresas desacoplen el despliegue de una funcionalidad de su lanzamiento. Es decir, en lugar de permitir que la funcionalidad de la app esté disponible para todos los usuarios, esta se la muestra solo a un pequeño grupo para testear si funciona de manera correcta.

De esta manera, detallan, sus clientes logran mitigar los riesgos de los lanzamientos y reducir el tiempo de desarrollo. Además, la startup provee un servicio de monitoreo y alertas preventivas ante cualquier falla en los sistemas.

Inyección millonaria y despegue

Al año siguiente consiguieron su primer cliente y unos meses después anunciaron su ronda de inversión serie A por u$s 8 millones. La misma fue liderada por Accel Partners, uno de los primeros inversores de Facebook. A esta le siguieron otras tres por u$s 17 millones (serie B en 2018), u$s 33 millones (serie C en 2020) y u$s 50 millones (serie D en agosto de este año).

El interés de los inversores iba en consonancia con el crecimiento de la empresa. Dos años después de su fundación alcanzaron las 100 millones de feature flags por mes y hoy despliegan cerca de 1 billón mensuales y cuentan con más de 1000 millones de usuarios en su plataforma.

Si bien en un inicio el trío fundador se encargó de estar al frente de la firma, a fines de 2019 incorporaron a un director ejecutivo, Brian Bell. En tanto, Aijaz, que hasta el momento se había desempeñado como CEO pasó a encargarse de la estrategia de Split.io. Por su parte, Echagüe ocupa la silla de CTO y Stuart es el presidente.

"La empresa arrancó con gente de Tandil y también tenemos un par de personas de Mendoza, Córdoba y Buenos Aires. El resto de la gente está en los Estados Unidos en dos hubs que tenemos en Redwood City, California, y Boston. Hoy, en Tandil hay 30 empleados y queremos expandirlos significativamente porque hay buen talento, además de sumar gente en Estados Unidos que es en donde estamos", señaló Echagüe en una nota a La Nación.

Sus clientes son de lo más variados, desde compañías de software y financieras hasta empresas de retail, salud y turismo. En 2020 el boom por la aceleración de procesos provocó que duplicaran sus ventas y base de clientes

Tags relacionados

Más de Negocios

Compartí tus comentarios