Como funciona el sistema obligatorio que quiere implementar el Central antes de 2022

Cómo funcionarán los nuevos cajeros con huella digital que impulsa el BCRA.

Los cajeros automáticos de todos los bancos deberán contar con lectores de huellas digitales para que los usuarios puedan optar por validar su identidad para realizar operaciones. La medida deberá estar operativa en su totalidad a partir de diciembre de 2022. La normativa fue dispuesta por el Directorio del Banco Central y será tanto para los cajeros ya habilitados como para los que se pongan en funcionamiento en el futuro.

La utilización de la huella posibilita la opción de reducir las dificultades entre los usuarios y los dispositivos, facilitando también los pagos de beneficios sociales a personas que no poseen tarjeta de débito.

La posibilidad de utilizar la huella constituye una opción que puede reducir la fricción entre los usuarios y los dispositivos tecnológicos, facilitando asimismo los pagos de beneficios sociales a personas que no poseen tarjeta de débito. El uso, por su simplificación, también favorece el acceso a los cajeros automáticos por parte de los grupos de la sociedad con mayor grado de vulnerabilidad, facilitando su inclusión financiera en niveles de calidad, dijo la autoridad monetaria.

La utilización de la huella dactilar es posible porque Argentina cuenta con una base de datos biométricos centralizada y es administrada por el Registro Nacional de las Personas (RENAPER).

"El objetivo de incorporar la biometría en los cajeros es reducir la fricción entre los usuarios y los dispositivos tecnológicos. Favoreciendo la inclusión de parte de los grupos de la sociedad con mayor grado de vulnerabilidad", dice Daniel  Widmer, gerente comercial de  ExCle, una empresa argentina especializada en biometría.  "Cada banco, red bancaria o entidad financiera definirá técnicamente la forma de implementar esta característica utilizando para el enrolamiento los servicios de verificación de identidad que ofrece ReNaPer y pudiendo realizar las subsiguientes verificaciones con los datos almacenados durante dicho proceso", comentó el especialista.

"Según nuestra experiencia, por diversas implementaciones que realizamos en otros países, cada banco posee una base biométrica con los datos de sus clientes. Una vez realizado el enrolamiento utilizando un medio oficial para certificar la identidad y la base biométrica que se construye quedará a disposición del banco para utilizarla en otros procesos de verificación de identidad", agrega Windmer. 

"Cada entidad deberá incorporar un lector de huella dactilar en los cajeros que posee. Adicional al escáner, se deberá agregar un componente de software para el manejo del hardware biométrico e incorporación de la biometría en sus procesos", concluye el experto.  



Tags relacionados

Más de Negocios