Historias de emprendedores

Castigos corporales, una vida secreta y millones en el banco: la historia oculta del creador de TikTok

En 2016 lanzó la red social en China y causó furor inmediato. Con 38 años, Zhang Yiming es el noveno en la lista de los más ricos del gigante asiático. Sus empleados le enseñaron cómo usar la app que había creado.

Para la mayoría de quienes viven fuera de China, el nombre Zhang Yiming no significa demasiado. Probablemente tampoco resuene en los oídos occidentales la empresa que fundó en 2012, ByteDance. Sin embargo, prácticamente todos sabrán de qué se está hablando cuando se menciona a TikTok, su producto estrella.

Zhang, que en mayo pasado decidió dar un paso al costado como CEO de su propia firma para concentrarse en la estrategia a largo plazo, le escapa a la fama que conlleva ser el noveno en la lista de los más ricos de China, con más de US$ 34.200 millones de patrimonio. Tanto que poco se sabe de su vida privada. Según algunas versiones, su padre era librero. Otras indican que era funcionario.

Nació el 10 de abril de 1983 en la ciudad de Longyan, en la provincia de Fujian -origen de la mayoría de los integrantes de la comunidad china en la Argentina. Con 38 años es mayor que la mayoría de los usuarios de TikTok y, según reconoció en alguna ocasión, no sabía cómo usar la app que creó. De hecho, durante mucho tiempo solo la tenía descargada para ver lo que otros hacían. 

Tuvo que pasar un tiempo hasta que, asistido por sus propios empleados, publicó su primer video. Lo hizo para no ser víctima de regla que él mismo había impuesto: todos los empleados de la compañía debían ser usuarios activos de la red y conseguir un determinado número de likes. Si no lo lograban eran castigados a hacer una serie de abdominales.

El 2012 fue un buen año para Zhang. Con una idea en mente fundó ByteDance: crear un agregador de noticias que utilizara inteligencia artificial (IA). Conseguir financiamiento fue lo más difícil. Fueron varios los fondos de venture capital que rechazaron el proyecto, hasta que Susquehanna International Group decidió invertir.

Con el dinero asegurado, en agosto de 2012 se lanzó, finalmente Jinri Toutiao. La app mutó rápidamente de motor de recomendación a plataforma de contenido en distintos formatos y se convirtió en un éxito. Dos años más tarde tenía un promedio de 13 millones de usuarios por día y el VC Sequoia Capital, que había sino uno de los que rechazaron la idea, ingresó en la compañía en 2014 con US$ 100 millones.

Pero el verdadero éxito llegó en septiembre 2015, cuando sin hacer demasiado ruido, lanzaron -con la misma tecnología que usaba Toutiao- Douyin, una red social hizo furor en forma inmediata entre los adolescentes chinos. Un año después la compañía adquirió el sitio Musical.ly y decidió integrarlo con su app en TikTok, para lanzarlo fuera de China. En el país asiático se sigue usando la marca original Douyin.

Zhang es poco amigo de aparecer en los medios de comunicación y lleva una vida rodeada de secretismo.

"Es un líder impresionante. Zhang tiene una voz suave, es carismático, lógico y apasionado, joven pero sabio, no pone límites a la innovación", lo describió en un perfil la revista Time cuando lo incluyó entre las 100 personas más influyentes de 2019. Sus colaboradores -incluso los que ya no trabajan con él-hablan de su tono conciliador, de su voz neutral y de su capacidad para ejercer el softpower.

Su creación, ByteDance, va mucho más allá de TikTok. En 2016 se convirtió en el mayor accionista del servicio de noticias indio BaBe. Además, es propietaria de la plataforma Xigua Video, el servicio de comunicación en línea Lark o la app de videos cortos Vigo Video, muy popular entre adolescentes en China.

La empresa también fabrica celulares y trabaja desde 2019 en el lanzamiento de su propio smartphone.

Tags relacionados

Más de Negocios

Compartí tus comentarios