*

Negocios

Son argentinos, invirtieron US$ 500.000 de sus ahorros y se ganan la vida vendiendo "dólar barato"

Se trata de un emprendimiento de un ex Microsoft y un ex HSBC que buscan aprovechar la progresiva digitalización que vive el sector financiero argentino.

Por DEBORA SLOTNISKY - 18 de Octubre 2019
Son argentinos, invirtieron US$ 500.000 de sus ahorros y se ganan la vida vendiendo "dólar barato"

En un contexto donde los bancos digitales y otras fintech avanzan a paso firme en todo el mundo, la Argentina no es la excepción y al ritmo con el cual están surgiendo los bancos 100% digitales también comenzaron a aparecer las casas de cambio con esta misma particularidad. La primera que recibió la autorización por parte del Banco Central de la República Argentina es CambioAR, que empezó a operar en abril pasado con un objetivo concreto: ofrecer la mejor cotización del mercado para la compra/venta de dólares y pesos.

El emprendimiento nace de la unión de cuatro socios, el ex HSBC Santiago Colantonio, que cumple el rol de Chief Executive Officer (CEO); el ex Microsoft Daniel Levi, que detenta la posición de Chief Technical Officer (CTO); y dos personas más que prefieren no revelar su identidad ya que en simultáneo están activos en el sector privado. Entre ellos invirtieron u$s 500.000 para crear esta empresa.

"La idea de llevar a cabo este negocio surgió hace un año. Ahí nos juntamos los cuatro socios y empezamos a desarrollar la plataforma, en la cual invertimos 9 meses de trabajo, en la cual trabajaron cuatro programadores, un diseñador web y un diseñador de Experiencia de Usuario", cuenta Levi.

En la primera fase utilizaron Debin (débito inmediato), una herramienta que permite realizar el pago online a una persona humana o jurídica en forma inmediata, pero como tenía muchas restricciones decidieron cambiarlo por el sistema de transferencia inmediata.

Así es cómo funciona hoy CambioAr: el usuario envía pesos y recibe dólares mediante transferencia bancaria o viceversa. Si bien el trámite debería ser en tiempo real, el entrevistado advierte que a veces suelen demorarse hasta 3 horas por problemas de los bancos. "Por este motivo nosotros hacemos un seguimiento de cada operación para ir informando al cliente el estado de la transacción que, en promedio, dura una hora". Otro dato: El sistema está hecho en Java y se aloja en Azure, la propuesta de cloud computing de Microsoft, entre otras tecnologías.

Lógicamente, este emprendimiento no está solo en el mercado. De hecho, compite con las otras casas de cambio digitales que ya comenzaron a aparecer, que se suman a otras propuestas más relacionadas con el ámbito de las inversiones como las Balanz e InvertirOnline. "La diferencia entre nosotros y el resto de las marcas es que usuario no tiene que abrir una cuenta y depositar dinero, sino que simplemente se da de alta como usuario en minutos y comienza a operar", dice el emprendedor de 51 años. Y agrega: "Por otra parte, quienes prefieren los websites de inversiones lo hacen porque con el cambio de moneda realizado buscan hacer alguna inversión, mientras que nuestra propuesta solo consiste en pasar de pesos a dólares o al revés".

Detalles que importan

"Al no tener que afrontar la estructura de costos de un banco o agentes de bolsa, podemos ofrecer una mejor cotización con respecto a la competencia. Para eso, nos basamos en los datos del Mercado Abierto Electrónico (MAE), que lo tomamos como parámetro y sobre eso establecemos nuestras puntas", dice el socio de esta organización que permite operar de 10 a 15 horas de lunes a viernes, excepto feriados y feriados bancarios.

"El hecho de ofrecer la mejor cotización nos permitió que la recomendación boca a boca se expanda rápidamente. De hecho, superamos nuestras expectativas. Las operaciones comenzaron con un piloto acotado, luego la etapa friends and family, y finalmente el lanzamiento. Desde que están operativos tienen entre 80 y 100 operaciones diarias, con un volumen que ronda los u$s 100.000 diarios", agrega.

Dado que el usuario tiene que indicar desde qué cuenta bancaria se toma el dinero y hacia cuál hay que transferirla luego en la otra moneda, este servicio está exclusivamente destinado a personas físicas bancarizadas. Para crear una cuenta hay que ser mayor de edad y registrar una caja de ahorro en pesos y otra en dólares ya que por seguridad, solo operan a través de transferencias bancarias del mismo titular.

El monto mínimo es de u$s 10, y así se estableció para que la gente se anime a probar el sistema. "La gente puede cambiar hasta un máximo de u$s 10.000 por website pero se puede hacer por un monto mayor a través del teléfono ya que debemos solicitar información adicional que nos pide la Unidad de Información Financiera (UIF)", señala el entrevistado.

De cara al futuro

Contento con los logros obtenidos hasta ahora, puesto que ya están en el break-even, Levi dice que piensan que están "ante en un futuro que es incierto en el buen sentido de la palabra, en cuanto a la capacidad y funcionalidades que pueden ofrecer".

En principio, el plan es permitir que puedan sumar como clientes a las empresas, y en aumentar el número de operaciones así como el volumen de dinero.

"Hasta el momento estamos muy satisfechos porque la gente confía en esta plataforma. De hecho notamos que muchos primero prueban con u$s 10, y de inmediato avanzan con sumas superiores", se explaya este ejecutivo, cuya empresa cuenta como partner estratégico con el BIND, que es un banco privado argentino de capitales íntegramente nacionales.

Al igual que las casas de cambio tradicionales, este negocio es de volumen, porque el dinero que queda por cada operación es mínimo.  Dada la alta penetración de internet y el interés de los argentinos por la moneda estadounidense, el número de marcas que ofrecen este servicio irá en aumento.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas

Shopping