Negocios

Quiénes son los ganadores y perdedores que dejará la pandemia en el sector IT

La aceleración de la transformación digital impulsó tecnologías como computación en la nube o internet de las cosas, alimentó plataformas digitales como los servicios de entrega de última milla y puso sobre la mesa de discusión innovaciones avanzadas. También llevó viejos paradigmas al ocaso.

Por Walter Duer - 23 de Noviembre 2020
Quiénes son los ganadores y perdedores que dejará la pandemia en el sector IT

Los datos son por demás sabidos: el número de trabajadores que cumple tareas desde su casa se multiplicó al infinito, el comercio electrónico creció a cifras siderales, los servicios de streaming se acercaron a sus topes de capacidad y “zoom” (en minúsculas) se convirtió en un genérico de videollamada, mientras que Google Meet experimentó un incremento de 30 veces desde enero y hoy se realizan 3000 millones de minutos de comunicación por día en el mundo.

Actualmente, las exportaciones del segmento representan US$ 6.000 millones. 

Esto sería apenas la punta del iceberg del emprendedurismo innovador: Julián Herman, director General de BCG Platinion, la división de servicios de implementación de IT y de gestión de riesgo de Boston Consulting Group, abre la mirada un poco más allá: Zoom, por ejemplo, cuenta por detrás con un ecosistema de empresas que se benefician de ella, desde plugins específicos para diversos sectores (educación, por ejemplo) hasta la industria de los wallpapers que se utilizan en las llamadas o las luces semiprofesionales que se incorporan detrás de las webcams”.

El fenómeno digital detrás del coronavirus arrastra diferentes segmentos de IT que parecen haber encontrado su momentum. Detrás de cada nueva compra online, por ejemplo, se mueve un verdadero ecosistema de logística, experiencia del cliente omnicanal y pagos electrónicos.

“Tenemos un rol fundamental en el nuevo mundo: las empresas que no tenían una estrategia online bien desarrollada deben transformar sus ventas que antes recaían principalmente en el canal presencial”, señala Matías Fainbrum, gerente General de Ingenico, empresa especializada en pagos electrónicos. “Al mismo tiempo trabajamos junto con empresas como Rappi para brindar la mejor experiencia de compra a sus usuarios y permitirles absorber una demanda extraordinaria”, agrega y afirma que las apps de servicios de delivery no solo mostraron un crecimiento récord: se transformaron en una actividad esencial.

Detrás de cada nueva compra online, por ejemplo, se mueve un verdadero ecosistema de logística, experiencia del cliente omnicanal y pagos electrónicos.

“Las empresas que eligen canales omnicanal para comunicarse con sus clientes tienen un enfoque ganador”, declara Mariano Martinez Viademonte, gerente Regional de Latinoamérica Sur de Infobip, empresa especializada en atención al cliente omnicanal y representante de WhatsApp for Business. “La mayoría de las compañías comenzaron a usar WhatsApp como canal clave para comunicarse con sus clientes, para atención o incluso para notificaciones. Por ejemplo, si se compra algo en el comercio electrónico, la tienda puede notificarle que el producto está en camino para la entrega”, agrega.

Finalmente, se nubló

Una de las tecnologías que finalmente vio cómo se destrabaron obstáculos y barreras fue la computación en la nube. Gartner predice que en 2020 este segmento crecerá un 19 por ciento. “Los seres humanos somos resistentes al cambio pero también resilientes cuando se produce un fenómeno de quiebre como una pandemia: ahí saltamos sin dudar a la adopción de lo que sí o sí necesitamos para sobrevivir”, señala Martín Feldstein, fundador CEO de Meriti, un proveedor de soluciones en la nube, partner de Google Cloud desde 2009. Precisamente, así explica la explosión del universo cloud, con su propuesta de que se pueda trabajar desde cualquier lugar y con cualquier dispositivo.

“La nube hace que las empresas naveguen a través de sobretensiones extremas o caídas en la demanda”, asevera Corina Arosteguy, directora Ejecutiva de Accenture, y pone como ejemplo algunos supermercados que, a nivel global, enfrentaron un aumento del 300 por ciento en la demanda habitual de comercio digital. “También permite la implementación de innovación instantánea y la alineación de los costos de la tecnología con las fluctuaciones rápidas de la demanda”, aporta.

Por su lado, María Celeste Garros, directora Regional de Ventas de Citrix para la Región Sur de Latinoamérica, indica que el universo cloud simplificó la administración de la información centralizada y facilitó la entrega de puntos de acceso remotos para los empleados. “La experiencia de trabajo está muy ligada a la capacidad de las personas de tener lo que necesitan cuando lo necesitan y definitivamente impacta en la productividad”, describe. En ese sentido, la experta destaca también los espacios de trabajo digitales.

El trabajo remoto presentó nuevos desafíos que también aceleraron algunos segmentos de IT.

“Estamos trabajando junto a clientes y partners para cocrear la base para el escenario pospandemia, de manera personalizada, porque sabemos que no todos tienen las mismas necesidades y lo que viene será muy diferente a lo que vimos en los últimos años”, sostiene Rodrigo Ponce, gerente General de Google Cloud Argentina y Uruguay. “Muchas empresas usan la nube para modernizar sus servicios y ser más relevantes para los consumidores. Algunas se encuentran en las primeras etapas de su transformación digital y otras más avanzadas están enfocadas en crear nuevos y ambiciosos modelos de negocio basados en inteligencia artificial, machine learning y análisis de datos”, asegura. 

Desde la distancia

“El mundo va inexorablemente a un esquema de mayor trabajo remoto y el hecho de implementarlo en forma obligatoria en todos los componentes de la cadena comercial (empresa, clientes y proveedores) fue una prueba de fuego para evidenciar las ventajas de esta modalidad”, indica Pablo Der, responsable de Tecnologías de la Información en Siemens Austral Andina.

El trabajo remoto presentó nuevos desafíos que también aceleraron algunos segmentos de IT. Uno de los más importantes es la inversión en la red para mejorar la calidad de las comunicaciones. Según un estudio realizado por Citrix dirigido a encargados de IT en la Argentina, uno de los principales problemas reportados por los empleados es la falta de ancho de banda WiFi en el hogar para admitir a varios miembros de la familia que trabajan en línea al mismo tiempo (54 por ciento).

En apenas los primeros tres días desde que inició la cuarentena en la Argentina, CenturyLink realizó más de 1000 ampliaciones lógicas: es decir, incrementó a distancia la capacidad de ancho de banda de clientes cuyas conexiones físicas permitían esa escalabilidad. “Durante la primera semana vimos cómo el tráfico saliente de nuestra red se duplicó, con momentos en los que llegó a triplicarse”, señala Luis Ladera, director de Productos de Internet y Datos de CenturyLink para Latinoamérica.

Otro de los grandes desafíos, aún pendiente en muchos casos, está relacionado con la seguridad de los nuevos accesos ultra-distribuidos: un estudio de Cisco detectó que el 81 por ciento de las empresas tiene alguna brecha de seguridad asociada a credenciales de acceso. “La pandemia generó condiciones que hicieron que amenazas cibernéticas modernas tomaran ventaja de la situación, con lo que hubo un interés particular por soluciones de ciberseguridad”, relata Gabriel Sakata, Country manager para Argentina, Paraguay y Uruguay de Cisco.

En este sentido, se espera también un mayor despliegue de redes de área amplia definidas por software (SD-WAN, software defined wide area network), que proponen desacoplar el hardware de la red de su gestión para romper estructuras estáticas y costosas, que requerían de conexiones dedicadas que se subutilizaban o que quedaban siempre insuficientes. Un mundo dinámico exige redes también dinámicas.

El teletrabajo impulsó también el hardware: según Gartner, las ventas mundiales de PC crecieron 2,8 por ciento (64,8 millones de unidades) en el segundo trimestre de 2020, con un buen desempeño de fabricantes como Lenovo, HP, Dell, Apple, Acer y ASUS. La cifra es conservadora comparada con la estimación de IDC, que sitúa la suba en un 11,2 por ciento. “La industria fue una de la que registró más demanda durante la pandemia”, confirma Adrián Ali, director General de HP Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay. “Muchas familias que contaban con una notebook o PC en casa debieron adecuarse al home schooling y homeoffice y adquirir nuevos dispositivos”, agrega.

“Nuestras notebooks han jugado un gran papel también durante estos meses: nos dimos cuenta de que en esta nueva realidad necesitamos más de una computadora por familia y de que estos equipos deben tener un rendimiento considerable”, asiente Angélica Dávila, gerente de Mercadeo de Acer para Latinoamérica.

Todo remoto

En el universo industrial, todos comenzaron a mirar con cierta simpatía tecnologías de automatización que garanticen la continuidad del negocio independientemente de la presencia de operarios humanos. Grand View Research estima el mercado mundial de RPA en 2020 (robotic process automation, automatización robótica de procesos) en US$ 1100 millones, con un potencial de crecimiento de más del 33 por ciento para 2027. Otro tanto ocurre con internet de las cosas y su capacidad de sensorizar activos y tomar decisiones de manera proactiva sin intervención humana. IDC asegura que IoT podría crecer 8,2 por ciento este año como consecuencia del Covid-19.

Las cinco tecnologías con mayor incremento de demanda en Latinoamérica por el impacto del Covid-19:

1. Espacios de trabajo virtuales

2. Videoconferencias

3. Acceso remoto seguro

4. Seguridad de datos

5. Entrenamiento / aprendizaje remoto

Fuente: IDC, mayo de 2020.

    “Este tipo de tecnología garantiza a industrias esenciales y organizaciones gubernamentales la ejecución de sus operaciones considerando además un aspecto relevante en tiempos de cuarentena: minimizar el contacto entre personas, ya que permiten acceso dinámico desde cualquier dispositivo”, indica Pablo Porto, gerente General de Pointer Argentina, especializada en telemetría e IoT. “Dispositivos telemétricos para analizar a distancia el avance de una obra, el transporte de una mercadería o el riego y fertilización de un campo reducen la movilización del personal para realizar o supervisar esas tareas y minimizan la exposición a posibles contagios”, enumera.

    Pablo Adaniya, gerente General de Compressor Technique del proveedor de soluciones industriales Atlas Copco Argentina, indica que creció la demanda de prestaciones avanzadas de conectividad y de supervisión remota. “Incluso abrimos servicios de diagnóstico para clientes que no estaban incluidos en ese acuerdo”, destaca.

    Hasta los segmentos laterales obtuvieron algunos beneficios de este escenario pandémico. “Todas las compañías tuvieron impactos positivos o negativos y tanto los dueños como la alta gerencia necesitaron información para tomar decisiones”, explica Luis Orozco, gerente General de Data IQ, especialista en business intelligence y reseller de Qlik en Argentina. “Los que ya contaban con herramientas BI pudieron medir el impacto de forma inmediata y anticiparse para mitigarlo”, agrega.

    Tecnologías ad hoc

    Otro fenómeno relacionable con el coronavirus es la emergencia de numerosas soluciones tecnológicas pensadas para esta situación que, por su potencial, podrían sobrevivir en el futuro. Desde la plataforma para eventos virtuales CongressLive (creación de FinxDuvey) hasta Gympass, una red de gimnasios que migró hacia una plataforma 100 por ciento digital. “En estos meses alcanzamos el número de usuarios equivalentes a seis años de trabajo cuando utilizábamos espacios físicos”, compara Ricardo Guerra, CEO Cono Sur de la empresa que suma más de un millón de horas de entrenamientos virtuales desde que se ofrece la opción digital.

    La solución de detección térmica de CenturyLink, basada en analítica de video y que opera sobre una plataforma de IoT, detecta personas con fiebre en ámbitos laborales y previene contagios, mientras crowd.lytics, un software como servicio creado por Practia, utiliza machine learning e inteligencia artificial para tomar datos de fuentes de video ya existentes en la organización (circuitos cerrados, cámaras web). “Por ahora se enfoca en dos aspectos: el cumplimiento del distanciamiento social y la presencia o no de tapabocas”, expresa Ricardo Scattini, arquitecto de soluciones de negocio de la compañía.

    Las vending machines que creó Intuitivo en base a tecnologías como computer vision (para reconocer los productos) y machine learning entran en esta categoría. “Permitimos a las empresas crear puntos de venta autónomos con máquinas grab & go, es decir, con alimentos listos para consumo, cerca de los usuarios”, señala Tomás Manzitti, uno de los fundadores de esa startup que en sus primeros seis meses recibió inversiones por más de $ 35 millones. “Cualquier innovación que evite una cola en el supermercado es bienvenida”, agrega.

    Vending machines en base a tecnologías como computer vision y machine learning.

    Tugou, por su parte, es una aplicación que simplifica el take away para evitar también colas y eventuales y consecuentes contagios, que apunta a competir con las establecidas de delivery de última milla. “Las tecnologías ganadoras son las responsivas, de fácil adaptación a distintos tipos de dispositivos y sistemas operativos”, señala Bruno Lerer, CEO de la compañía.

    Números fríos

    Más allá del optimismo, la crisis se hará notar en el sector: según Gartner, la inversión total a nivel global en tecnología corporativa caerá 8 por ciento respecto de 2018. El número se explica fundamentalmente por la caída en la infraestructura: los sistemas de centros de datos experimentarán una baja del 9,7 por ciento, el software corporativo verá una caída de 6,9 por ciento y los dispositivos corporativos, del 15,5 por ciento.

    Las tecnologías obsoletas o que corresponden a viejos modelos, además, empiezan a estar de salida. “Por la aceleración de la transformación digital que produce la pandemia las propuestas del paradigma cliente-servidor o de infraestructura propia son perdedoras en este nuevo contexto, al igual que la impresión en papel o tecnologías no pasibles de migrar a un entorno digital o de nube”, apunta Feldstein.

    “Desde hace un tiempo las tecnologías propietarias y de uso exclusivo interno, como los equipos de impresión corporativa, han perdido espacio sobre las plataformas online y en estos meses eso se aceleró de manera notable”, explica Der. También destaca las “plataformas que comercializan servicios presenciales, como alquileres de propiedades, autos o turismo”.

    “Adaptamos nuestras soluciones más tradicionales para, por ejemplo, ofrecer propuestas de llevar el trabajo de la oficina a casa con equipos pequeños que permitan, imprimir, copiar y digitalizar documentos”, cuenta Germán Zelalia, director Comercial de Ricoh Argentina. Además, la empresa desarrolló soluciones para la nueva realidad como controles de temperatura con cámaras termográficas, reservas de espacio de trabajo, salas de videoconferencias remotas o cartelería digital para garantizar distancia entre los empleados.

    “Quedaron en evidencia tecnologías que no estaban optimizadas y que seguían en el mercado por una cuestión de statu quo, como los sistemas viejos (casi obsoletos) de algunas entidades bancarias o de gobierno”, agrega Gustavo Lauria, cofundador de Debmedia.

    También se notaron bajas en segmentos específicos afectados por el modus vivendi de la pandemia. “Algunas soluciones tecnológicas disruptivas cayeron en desuso producto del contexto, como servicios de la economía colaborativa relacionados a viajes, transportes y hospitalidad: en la sociedad actual, donde la pandemia es central, la idea de compartir es casi impensable”, indica Arosteguy.

    ¿Cómo sigue este juego? “En el mediano y largo plazo (toda crisis tiene sus aspectos positivos) se verán beneficiadas las empresas que aporten verdadero valor al negocio brindando soluciones que optimicen al máximo los procesos por ser más personalizadas”, dice Germán Viceconti, gerente de Marketing y Nuevos Negocios de la desarrolladora de software NeuralSoft. “Esto no es una predicción: se ve con claridad que en los primeros 30 días de cuarentena las empresas se enfocaron en solucionar sus urgencias y en los últimos 90 se abocaron a redefinir aspectos estructurales y operativos en los cuales la tecnología juega un rol protagónico”, concluye.

    La edición original de esta nota se publicó en el número 320 de Revista Apertura.



    ¿Te gustó la nota?

    Comparte tus comentarios

    Sé el primero en comentar

    Notas Relacionadas