*

Negocios

Ley de Economía del Conocimiento: el gobierno quiere que Tecnología represente 25% del PBI

Ante el inminente vencimiento de la primera Ley de Promoción de Software, el Congreso ya aprobó el proyecto de Economía del Conocimiento: quieren mantener los mismos beneficios fiscales y extenderlos, ahora también, a un sector clave.

Por CARLOS BOYADJIAN - 31 de Mayo 2019
Ley de Economía del Conocimiento: el gobierno quiere que Tecnología represente 25% del PBI

Por primera vez en muchos años, la Argentina parece anticiparse a los hechos y tomar la iniciativa antes de que las cosas sucedan. Frente a la finalización del plazo establecido en la ley de Promoción de la Industria del Software (26.692/11) el Ministerio de Producción y Trabajo decidió reglamentar una nueva ley superadora.

Como todo año electoral, no es un escenario sencillo en materia de agenda parlamentaria, pero finalmente el proyecto prosperó. De hecho, si bien es una iniciativa del Gobierno, el texto no entró como proyecto del Ejecutivo sino que lleva las firmas de los diputados Luciano Laspina, titular del bloque del PRO; Juan Fernando Brügge (Córdoba Federal) y titular de la Comisión de Comunicaciones; y Marco Lavagna (bloque Federal UNA).

En rigor, la ley de software vigente parte de la ley 25.922 de 2004 y mantiene los principales incentivos para el sector. La nueva ley se enfoca en la llamada Economía del Conocimiento (EdC).

“Esta no es una ley más, es una oportunidad histórica y tenemos que tomarla y tratarla con responsabilidad”, aseguró Martín Migoya, CEO de Globant, en diálogo con INFOTECHNOLOGY durante la presentación de los lineamientos del proyecto, en un acto que tuvo lugar en Casa Rosada en marzo pasado.

Con relación a la Ley de Software, Migoya destacó que el gobierno de Colombia está interesado en los resultados logrados con la ley y busca “replicarlo”. Y agregó: “El país está liderando este movimiento a escala regional por lejos. Ya con la ley de software lo era y ahora con esta ley el país va a estar 10 pasos adelante”.

Aníbal Carmona, titular de la Cámara Argentina del Software (Cessi), consideró que la sanción de esta ley “genera la Vaca Muerta de la Gente, porque la industria del conocimiento en general y la del software en particular, son por su potencial, más resistentes a las crisis y generan hoy los trabajos del futuro”. En este sentido, Carmona aportó un dato interesante. Aún en un año recesivo y con las elevadastasasde interés, la industria del software “registró más de 5.300 nuevos puestos de trabajo durante 2018”.

Abrir el juego

Con la actualización de la normativa, se busca extender los beneficios de la ley de software a nuevos sectores productivos como biotecnología, industria audiovisual, videojuegos, Inteligencia Artificial, impresiones 3D, nanotecnología, robótica, industria espacial y satelital, y servicios profesionales destinados a la exportación (contables, consultoría), además del software.

LUIS GALEAZZI, director ejecutivo de Argencon.

Sin dudas, el impulso a la nueva ley no es ingenuo. Según datos oficiales, la industria de los servicios digitales exporta unos US$ 6.300 millones anuales a valores de 2018, algo menos que la industria automotriz y el doble que el complejo cárnico vacuno y del cuero, una de las exportaciones más tradicionales de la Argentina.

Para Luis Galeazzi, director ejecutivo de Argencon, el proyecto de ley “es bueno y nos pone en pie de igualdad con otros países”, con los que teníamos una “desventaja competitiva muy importante”. Esto “nos permite seguir jugando el partido”, apuntó Galeazzi.

La EdC, además, es una de las actividades más dinámicas y demayor crecimiento en cuanto a puestos de trabajo, totalizando en la actualidad unos 215.000 empleos directos. “Buscamos duplicar el empleo en el sector de servicios basados enel conocimiento y llevarlas exportaciones aUS$15.000 millones en 10 años", señaló el secretario de Emprendedores y Pymes, Mariano Mayer, en diálogo con INFOTECHNOLOGY.

Se estima que en el país hay alrededor de 10.000 empresas de la EdC, la mitad de ellas del sector del software. Hay 36 clusters tecnológicos en todo el territorio nacional, con importantes vasos comunicantes con otras industrias, a las que aportan innovación que les permiten mejorarsu productividad. El dato curioso, sin embargo, es que pese al desarrollo del sector, apenas el 10 por ciento de las empresas aprovecha los beneficios que ofrece la actual ley de Software.

No es poca cosa. El gobierno de Mauricio Macri, que habia golpeado al sector con retenciones el año pasado, intentará con esta ley que el sector tecnológico suponga 25 por ciento del PBI. 

Política de Estado

El objetivo de la nueva ley de EdC es ambicioso pero no inalcanzable. En los últimos años el sector de los servicios digitales creció de manera exponencial y se posicionó como uno de los más pujantes de la economía local. De hecho, frente a un panorama complejo en materia laboral, las industrias vinculadas a la innovación y la tecnología están con pleno empleo y expansión de la demanda de personal calificado. “Hay todo un aprendizaje de la ley de Software, especialmente en temas burocráticos y de implementación”, destacó Mayer, para quien con la nueva ley se busca darle continuidad a este apoyo al sector “como política de Estado”.

El trabajo en las comisiones en la Cámara de Diputados ya comenzó con una primera presentación del propio Mayer el 9 de abril, en una reunión conjunta de ambas comisiones, a la que fueron invitados también importantes referentes empresariales del sector. El martes 23 de abril tuvo lugar un segundo encuentro con el secretario y representantes del sector privado.

MARTÍN MIGOYA, CEO de Globant

Como parte del“aprendizaje” de la ley de Software, en primer lugar, se mantiene la estabilidad fiscal por el plazo de vigencia de la ley, que según el proyecto es de 10 años, hasta diciembre de 2029. Esto quiere decir que las empresas “no podrán ver aumentada su carga tributaria total nacional mientras dure el régimen, incluyendo los derechos de exportación”.

Sobre este punto vale recordar que desde fines de 2018 rige un derecho de exportación de $ 4 por dólar para las exportaciones de servicios, una medida inédita en la historia económica argentina. El proyecto de ley prevé que en el casode laspyme,las exportacionesde servicios no paguen derechos de exportación hasta U$S 600.000 por año. Por otra parte, el nuevo proyecto incorpora más sectores además del software (Ver “Requisitos para acceder”) que recibirán beneficios fiscales, algunos de los cuales surgen de la reforma impositiva sancionada en diciembre de 2017.

Un ejemplo de ello es que se establece un cronograma acelerado de suba del mínimo no imponible para contribuciones patronales. En lugar de cumplirse el cronograma en 2022 como en el resto de las actividades se aplican inmediatamente todas las etapas. Así, mientras en otras actividades no se paga por los primeros $17.500 de sueldo, en la economía del conocimiento el mínimo se fija en$ 45.000. A esto se agrega un bono de crédito fiscal transferible por única vez de 1,6 veces el monto que hubiera correspondido pagar, que puede usarse para cancelar IVA o Ganancias. Además, el Impuesto a las Ganancias que para todas las actividadestiene un tope de 30 por ciento sobre las utilidades y otro 7 por ciento sobre el reparto de dividendos, en la EcD será de 15 por ciento y 13 por ciento respectivamente, si no se reinvierten utilidades.

En cuanto a los impuestos pagados en países con los que la Argentina no tiene convenio de doble tributación, el Estado tomará la totalidad de ese monto a cuenta de Ganancias. Según fuentes oficiales, el costo fiscal que tendrá la aplicación de la ley llegaría hoy a $ 10.500 millones anuales.

Requisitos para acceder

“En la ley de Software para acceder a los beneficios había que demostrar que el 50 por ciento de la facturación, la mitad de los empleados y el 50 por ciento de los sueldos correspondían a actividades promovidas. Ahora esto se simplifica y hay que acreditar que el 70 por ciento de la facturación es de actividades de la EdC y tener una certificación de calidad”, explicó Mayer.

Además, deben tener dos de lassiguientestres condiciones: que el 3 por ciento de su facturación total se destine a I+D, el 8 por ciento de la masa salarial afectada a capacitación, o acreditar al menos el 13 por ciento de sus exportaciones en estas actividades. En el caso de las micro empresas, solo se exige el 70 por ciento de facturación orientada a EdC en los primeros tres ejercicios.

Pero, más allá de eso, lo relevante es la posibilidad de creación de nuevas empresas. “La ley puede incentivar a los emprendedores a reconvertir modelos de negocios y convertirse en exportadores”, aseguró Manuel Tanoira, director de Políticas Públicas de la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA). Y apuntó: “Necesitamos cambiar la matriz productiva de muchas provincias y, a la vez, empezar a exportar conocimiento y no commodities”.

Por su parte, Marta Cruz, cofundadora y Directora de NXTP Labs, consideró que en el conjunto de incentivos que propone la ley “lo más importante es la estabilidad fiscal, pues lo que debemos lograr es un país con reglas claras y previsibles”. Con un marco cierto, desde 2011 la compañía invirtió en 200 startups disruptivas en el país y la región, que generaron 5.000 empleos directos y 500.000 indirectos.

De algún modo, es el escenario que se le presenta a la industria de videojuegos. “El objetivo es que el sector de desarrollo de videojuegos tenga un crecimiento de 1.000 por ciento, tanto en facturación como en gente empleada y empresas creadas”, señaló Martín Cao, vicepresidente de la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos Argentinos (ADVA). En este sentido, rescata que la ley “es una herramienta que promoverá la inversión en el sector y lo hará más competitivo”. Diego Casali, presidente de Córdoba Technology Cluster, un complejo que nació en 2001 para potenciar el desarrollo del sector tecno en la provincia, señaló que este año trabajarán en dos vectores: la cadena agropecuaria, y metalmecánica y automotriz. “Hay muchos bienes que hoy se venden como productos pero que en el futuro pueden ser servicios”, destacó y pone como ejemplo el auto como propiedad o el car sharing como servicio. Con el aporte de la nueva ley “la innovación puede darles a las compañías una nueva unidad de negocios que hoy no se ve”, apuntó.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

carlos arce Reportar Responder

coincido

Notas Relacionadas