*

Negocios

IBM busca crecer en la nube: anunció la compra de Red Hat por u$s 34.000 millones

Es la adquisición más grande en la historia de la “deep blue” y la tercera más relevante dentro del segmento tecnológico. El negocio Cloud de la compañía es 20% de su ingreso

Por FLORENCIA PULLA - 28 de Octubre 2018
IBM busca crecer en la nube: anunció la compra de Red Hat por u$s 34.000 millones

Con el foco puesto en expandir su negocio en la nube, IBM anunció, ayer por la tarde, la compra de la empresa de código abierto Red Hat por u$s 34.000 millones. La movida, que sorprendió en el mundo de la tecnología corporativa, posiciona a IBM como la mayor empresa de nube híbrida del mundo, un segmento en el que ya compiten otros gigantes como Microsoft Azure, Amazon Web Services y VMWare.

No es poco: el negocio de la nube, que ayuda a otras empresas a tercerizar servicios informáticos y así reducir costos, ya representa 20% del revenue de IBM que facturó el año pasado u$s 19.000 millones solamente en esa unidad de negocios. Según explicó ayer en una carta abierta Jim Whitehurt, CEO de Red Hat, la compañía —ahora propiedad de IBM— seguirá manteniendo su marca puertas adentro. Una vez completada la operación, que debe ser aprobada en los próximos meses, Whitehurt reportará directamente a Virginia Rometty, actual CEO de la compañía “deep blue”.

Red Hat es una rara avis dentro del segmento de tecnología corporativa. Es una compañía enfocada en servicios y software enterprise pero de código de abierto, es decir, que abre su código fuente para inspección y verificación de terceros. Su negocio pivoteó en el último tiempo a dar servicios de nube y dar soporte a servidores Linux. Fue la primera empresa de su estilo en superar los u$s 1.000 millones de revenue y de las pocas de su estilo que lograron un Oferta Pública inicial con éxito.

Con la adquisición, la más importante en la historia de IBM y la más grande del año, la empresa con sede en Nueva York logrará, según dijo en un comunicado de prensa, flexibilizar sus operaciones y lograr que más empresas muevan sus servicios a la nube. Hoy, la mayor parte de los servicios Cloud son propietarios —es decir, que tanto el código como los datos son manejados por una única compañía, no por el usuario— y eso presenta dificultades a la hora de movilizar los datos de un sistema a otro. Es por eso que, en los últimos años, más empresas históricamente propietarias han hecho guiños al software libre y a la comunidad open source: Microsoft y su nube Azure habían hecho un acuerdo con Red Hat en 2015 para garantizar la operabilidad de sus sistemas sobre Linux.

Red Hat, que tiene una comunidad de más de 12.500 desarrolladores, tiene que enfrentar ahora el dilema de mantenerse 100% “abierta”: como le sucedió a Sun Microsystems en 2009, cuando fue adquirida por Oracle, su tecnología podría pasar a tener elementos propietarios. Whitehurt lo negó en su carta a “red-hatters”: “Lo que nos va a dar esta adquisición es escala para acelerar lo que estamos haciendo hoy, con más socios estratégicos y llegando más fácil a otras partes del mundo. Ser parte de IBM nos da una ventaja de años”.

"Es una victoria del software libre, después de años de demonización; todos los grandes conglomerados de desarrollos tecnológicos tienen estrategia con el software libre", analiza Leandro Monk, fundador de la cooperativa de software libre gCoop.

En el país, no cambia mucho. Red Hat tiene como cliente a empresas como Santander, Osde y Telefónica, según le confirmaron fuentes de la empresa a El Cronista. También al Estado: la puesta en funcionamiento de un sistema de integración de datos en tiempo real, que salió $10 millones, le valió a la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) un premio a la innovación tecnológica. El sistema argentino permite predecir amenazas de personas que viajan hacia o desde el país ante de que lleguen a la frontera.

Además, según una encuesta de Infotechnology, Red Hat está entre los cinco jugadores más importantes de software del país, detrás de Microsoft, Google, SAP, VMWare y la misma IBM. Con la mira puesta en la transformación digital, el mercado local se estabiliza en torno a los grandes proveedores de clase mundial. Con esta adquisición, IBM podría disputarle una porción de mercado a sus competidores más establecidos tanto global como localmente.

"A Red Hat en si no le va a afectar en lo más mismo, va a poner a IBM de vuelta en la tecnología abierta; siempre quiso ir por ese camino pero antes no encontró los medios", puntualiza Daniel Coletti, presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Software Libre (CAdESoL). "Red Hat iba muy bien como estaba y así le a va a ir mejor, va a potenciar la marca."



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas