Negocios

Este empresario local de cajeros creó el equipo perfecto para el post COVID: planea facturar más de $ 42 M

Se trata de Hilarión Larguía, propietario y fundador de Power Consultant. El flamante dispositivo incluye tecnología de reconocimiento, toma la temperatura, y hasta advierte si la persona cumple con los requisitos básicos de aislamiento. De qué se trata 

Por CARLOS ALTEA - 01 de Junio 2020
Este empresario local de cajeros creó el equipo perfecto para el post COVID: planea facturar más de $ 42 M

La pandemia global de coronavirus COVID-19 generó que miles de empresas alrededor del planeta reconviertan sus negocios o agudicen su ingenio para implementar nuevos servicios que evite resignar el mayor porcentaje posible de ingresos.

Una de estas firmas fue Power Consultant, una de las compañías líderes en innovación a nivel nacional, dedicada a la fabricación de terminales de autoservicio, cajeros automáticos, reconocimiento facial y de soluciones tecnológicas en Self Service.

A partir del inicio de la pandemia, la firma se vio obligada a cambiar su modelo de negocios y luego de una reunión de "tormenta de ideas" decidió ampliar su oferta de servicios mediante la creación de nuevas terminales que permitan agilizar los trámites que deben realizar las personas.

"No la vimos venir. Pero en una reunión por Zoom, en lo que denominados reunión de 'tormenta de ideas' empezamos a pensar en una terminal que permitiera el contacto habitual de las personas, pero sin la tecnología 'touch'", detalló Hilarión Larguía, el propietario y fundador de Power Consultant, en diálogo con Infotechnology.

Cómo es el nuevo equipo

Larguía, de 60 años, detalló que la empresa trabaja actualmente en los prototipos de equipos que permitirán llevar adelante el reconocimiento facial de las personas, tomar su temperatura, y hasta advertir si el individuo lleva o no puesto barbijo, es decir, uno de los requisitos indispensables para cumplir con las medidas de aislamiento dispuestas por el Gobierno.

“Avanzamos más rápido con el tema del reconocimiento facial. La terminal te identifica cuando vayas a tu fábrica, negocio o local, y hasta te toma la temperatura. Además, le agregamos la posibilidad de que perciba si la persona tiene o no puesta su correspondiente tapaboca o barbijo", explicó Larguía.

"Si cumple con esas tres cosas, la máquina da acceso a la puerta electrónica o molinete. Es decir, te toma la asistencia y controla si estás en condiciones de poder ingresar en décimas de segundo. Será ideal para el período post pandemia, en unos 90 días, supongo, cuando la gente deba regresar a las diferentes oficinas luego del período de home office", añadió el empresario.

Fundado en 1999, Power Consultant invertió aproximadamente entre $ 6 millones y $ 20 millones para el diseño y construcción de estos nuevos equipos, que tendrán un costo aproximado que rondará entre los $ 200.000 y $ 250.000 por unidad.

Teniendo en cuenta el momento de significativa innovación que el público en general requiere en este tipo de servicios, Grupo Power ofrece rapidez y tecnología de última generación, permitiendo que los usuarios realicen sus gestiones de manera más rápida y segura”, detalló la firma.

Tras la fabricación de esta nueva serie de equipos, el grupo planea facturar unos $ 42 millones.

La actualidad de la empresa

Actualmente, Power Consultant cuenta con una red de servicios que cubre todo el país y sus equipos son exportados a América latina.

Somos una empresa de producción de equipamiento de auto atención. De cajero automáticos, terminales de depósito, terminales de pago, de los denominados kioskos. Tenemos una planta en Parque Patricios donde se crean los diseños de los productos y luego se ensamblan”, precisó Larguía.

Utilizando tecnología de vanguardia, los equipos de Power Consultant permitirán realizar en sus terminales el pago de facturas, la gestión de colas, reconocimiento facial, medición de temperatura, control de acceso, así como consultas de todo tipo en formato ‘Self Service’.

Pero además, Power Consultant trabaja en el desarrollo de soluciones mediante el uso de voz y también la posibilidad de que los usuarios puedan ponerse en contacto con equipos dispensadores de dinero por medio de sus propios celulares.

"Todo lo que era 'touch' dejará de serlo post pandemia. Y ahí es donde aparecemos nosotros con nuestros negocios. Pasamos del touch al no touch. Actualmente muchas terminales tienen como acceso la huella digital. Esta tecnología desaparecerá a partir del COVID por ser un elemento de contacto", adelantó Larguía.

En el transcurso de 2019, la empresa consiguió una facturación que rondó los $ 42 millones, mientras que los primeros cinco meses de 2020 la misma asciende aproximadamente a unos $ 20 millones.

Bancos, grupos comerciales, clínicas, y el propio Gobierno aparecen como los potenciales clientes para sus próximos equipos. Actualmente, trabajan en la empresa unas 30 personas. “Ya comercializamos unos 14.000 equipos, provistos con otra tecnología, desde que se creó la empresa”, contó el empresario.

Larguía detalló que los prototipos se están “empezando a probar en las instituciones”. “Hasta ahora tenemos producidos los prototipos para la promoción. En 30 días tendremos los primeros 30 equipos. La capacidad de producción estándar de la empresa serían 200 equipos cada 30 días”, puntualizó.

Como golpeó la pandemia

El primer reglamento del Gobierno excusaba a firmas que tenían que atender cajeros. Por eso nosotros nunca paramos con los servicios de la empresa", expresó.

No obstante, antes del decreto, desde Power Consultant ya estaba instaurado un modelo de home office.

“Casi el 30% de la empresa trabajaba en home office. Con el decreto, el 50% de la empresa continuó. El desarrollo de esto se hizo desde las casas. Al comprar los componentes y doblar la chapa, ya tuvimos que venir el 70% de la gente. Todo lo que no hace falta venir, nio viene. Ahora estamos yendo 3 veces  por semana a la fábrica”, detalló.

El nuevo escenario

El post pandemia creará una nueva modalidad de trabajo. Se aprendió que se puede trabajar home office. Habrá una reconversión por parte de las pymes. Se considerará esa modalidad de trabajo como útil- También empezará a aparecer un montón de elementos diferentes para el trato de las personas. Se evitará el contacto entre las personas y máquinas. Y ahí estará presente la reconversión de nuestra firma, para crear nuevas formas de contacto”, completó

La construcción de las nuevas terminales traerá aparejada la incorporación de un importante número de mano de obra especializada local.

Todo el proceso de fabricación de los cajeros cuenta con la certificación de normas ISO 9000. Entre sus actuales clientes se encuentran actualmente Anses, Rápido Argentino, Cencosud, Ternium/Siderar, Codere, Aerolíneas Argentinas, Banco Francés, Banco del Chubut, Siderca, Cemic, Banco Tierra del Fuego, Bind Banco Industrial, Banco Provincia, Banco Patagonia, Banco Ciudad, Banco Columbia, Global Blue, Telefónica, Universidad de Palermo, Nuevo Banco del Chaco, y Cordial Compañía Financiera.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas