Negocios

El nuevo y polémico mega millonario sudafricano que superó a Bill Gates: vale u$s 120.000 M

La historia detrás todas las innovaciones e inversiones más importantes de Elon Musk. 

28 de Noviembre 2020
El nuevo y polémico mega millonario sudafricano que superó a Bill Gates: vale u$s 120.000 M

Según el índice de 500 multimillonarios de Bloomberg, el patrimonio neto de Elon Musk se disparó este miércoles a US$ 10.200 millones después de que las acciones de su compañía Tesla subieran un 10%. La subida exponencial de las acciones de Tesla se debe a que la compañía fue nombrada dentro del índice S&P 500.

Musk superó la fortuna de Bill Gates: su fortuna ascendió a US$ 127.900 millones. Superó a Mark Zuckerberg y es la tercer persona más rica del mundo. Su patrimonio neto ascendió US$ 7.200 millones en una semana por la suba de las acciones de su compañía Tesla. 

Los dos millonarios tuvieron encuentros controversiales: Bill Gates escribió en su blog sobre automóviles y camiones eléctricos y por qué no sería una solución práctica a corto y mediano plazo utilizar vehículos eléctricos. Enojado, Musk le respondió a través de Twitter diciendo que Gates “no tiene idea” sobre el tema.

La historia detrás de un innovador serial

Elon Musk es un ejemplo de éxito: tiene raíces africanas, su familia no era rica (pero tampoco pobre). Nació el 28 de junio de 1971 en Sudáfrica y tiene 49 años. Primero emigró a Canadá y luego a los Estados Unidos, donde obtuvo una beca universitaria en física y economía. Sin embargo, se educó más allá de la formación académica formal: su pasión eran los cohetes y aprendió todo sobre su tecnología. Se recibió en Economía y Física en la Universidad de Wharton School, Pensilvania. Más tarde, decidió matricularse en Stanford para continuar sus estudios pero a los dos días los abandonó para comenzar su carrera como emprendedor.

Es cofundador de PayPal, SpaceX, Hyperloop, SolarCity, The Boring Company, Neuralink y OpenAI. A la vez, es director general de SpaceX, Tesla Motors, presidente de SolarCity y copresidente de OpenAI.

PayPal

Confinity comenzó a operar en 1998 como una startup financiera. En marzo del año 2000, se fusionó con X. Un año después, la compañía fue rebautizada como "PayPal" y era un servicio de transferencias de dinero vía agendas electrónicas de bolsillo.

Fue fundada por Ken Howery, Max Levchin, Elon Musk, Luke Nosek, Peter Thiel y Yu Pan. A principios de los 2002, este grupo de mentes brillantes se conoció, si se quiere de casualidad, en Sillicon Valley y, desde entonces sus nombres de sus integrantes aparecen de forma directa -o indirecta- en cada uno de los nuevos tanques tecnológicos. La PayPal Mafia nació y creció de a poco en las oficinas de PayPal, antes de que la firma fuera comprada/absorbida por eBay, en 2002.

En PayPal existió en realidad un choque de visiones corporativas. Todo empezó cuando el capitalista de riesgo Peter Thiel asoció sus fuerzas con las de Max Levchin, un científico informático recién graduado en Standford –donde también había estudiado-, para fundar Confinity Inc, a mediados de 1998.

Peter Thiel y Elon Musk.

Ese grupo mágico, integrado por personas conectadas por una potente colección de lazos profesionales y sociales, pasaron a ser jugadores de primera en Silicon Valley a mediados de la década pasada.

Confinity Inc era una empresa criptográfica destinada, en principio, a simplificar la vida de todo inversor que pretendiera pagar directamente con su PDA (o agendas electrónicas de bolsillo) de segunda generación, sin necesidad de echar mano a su billetera.

En 1998, Thiel advirtió que el despegue definitivo estaba muy cerca al entender que la idea conjunta con Levchin serviría para terminar de convencer a sus inversores del Deutsche Bank. Esa idea fue PayPal, una aplicación que “permitirá a individuos el traslado de sumas de dinero entre dispositivos de mano, tales como teléfonos móviles, Palm Pilots y buscas", de acuerdo a la descripción que la prestigiosa revista Wired hizo en septiembre de 1999.

Con PayPal, Thiel y Levchin consiguieron de forma inmediata la atención de X.com, la primera empresa de Elon Musk, el actual propietario de Tesla, quien no dudó en unirse a Confinity Inc a principios de 2000. La nueva firma pasó a llamarse PayPal Inc.

En su primera OPV en 2002, las puertas de la empresa se vieron colmadas de potenciales compradores, aunque ninguno tan insistente como eBay. Tan es así que pasó a ser una filial de su propiedad ese mismo año, y sólo le costó unos U$S 1,5 mil millones.

“La cultura empresarial imperante en los primeros años de PayPal fue rabiosamente juvenil, casi universitaria, lo que ayudó a crear unos vínculos de camaradería inquebrantables”, describió Sarah Lucy, palabras más, palabras menos, en su libro 'Once You're Lucky, Twice You're Good: The Rebirth of Silicon Valley and the Rise of Web 2.0' (Avery, 2008).

SpaceX

La compañía aeroespacial privada SpaceX desarrolla cohetes y lanzaderas espaciales. Al día de hoy, puso en órbita más de 800 satélites. La NASA seleccionó a la empresa como una de las primeras compañías privadas en participar de misiones al espacio con carga a la Estación Espacial Internacional. Su curiosidad comenzó en 2002 y sigue hasta el día de hoy: el objetivo de Elon Musk es llegar a Marte.

Los primeros dos vehículos de lanzamiento y transporte fabricados por SpaceX se llamaron Falcon 1 y Falcon 9. Este último modelo fue utilizado para lanzar el satélite argentino SAOCOM-1B. El lanzamiento fue encargado a la empresa privada SpaceX desde Cabo Cañaveral, Estados Unidos. Fue hecho en Argentina y pensado específicamente para las necesidades de nuestro país. El satélite trabajará en la observación terrestre a 620 kilómetros de altura. 

Este año, confirmaron un nuevo servicio de internet de banda ancha llamadoStarlink”. El servicio busca ofrecer una velocidad de internet más rápida a los usuarios radicados en zonas rurales con opciones de conectividad actualmente limitadas. Funciona gracias a los satélites en el espacio de la compañía. 

El arribo del programa Starlink Beta aparece en escena en momentos en que rivales como OneWeb, el operador de satélites colapsado rescatado por el gobierno británico, el Grupo Bharti de la India y el Amazon AMZN.O, de Jeff Bezos, planean también ofrecer sus propias redes de satélites de banda ancha.

Tesla

En 2004, Elon Musk invirtió US$ 6.300.000 en la compañía Tesla Motors. En ese entonces, solo tenían un prototipo de autos. En 2008, se convirtió en director ejecutivo de la compañía. El propósito escondido detrás de Tesla es acelerar la extinción del motor de combustión interna.

A principios de año, Tesla superó a Ford y Toyota en capitalización bursátil. Tesla fue una de las acciones favoritas de los operadores y otros inversores minoristas. En octubre, Tesla contabilizó un beneficio neto de US$ 331 millones. La capitalización bursátil de la compañía llegó a US$ 386.830 millones.

Su éxito se apalancó en una tercera línea de producción en China. Acualmente, Tesla dispone plantas de producción en California y Shanghai. Abrirán dos nuevas lineas en Texas, Estados Unidos y Berlín, Alemania en 2021. 

Al final del día, el objetivo de Musk es crear el mejor auto  del mundo y que sea eléctrico. Los autos de Tesla mejoran a medida que se ponen viejos: la compañía cambia continuamente el funcionamiento de los coches agregando nuevas funciones y actualizando su software.

El sistema de combustible convencional crea un problema de emisión al medio ambiente. Los vehículos eléctricos de la compañía se adelantan a un futuro sin emisiones.

Uno de los avances más significativos de Tesla es su no-marketing. La compañía no tiene concesionarios tradicionales ni carteles gigantes de publicidad. Entonces, Elon Musk se propuso diseñar los autos eléctricos más innovadores desde cero. Pensó en su diseño y la funcionalidad de sus baterías para brindar cargas 100% gratuitas a los usuarios de Tesla. La empresa mantiene sus patentes abiertas que resulta útil para todas las empresas de fabricación de automóviles eléctricos.

Neuralink

Este es uno de los proyectos más ambiciosos de Musk, pues aspira a conectar cerebros con dispositivos inteligentes. La idea de Neuralink es coser hilos a lo largo y ancho de la superficie del cerebro que permitan la comunicación con el exterior. Es una suerte de implantes, sensores y electrodos de tamaño microscópico. De hecho, los hilos tendrán un tamaño de entre 4 µm y 6 µm (un pelo humano tiene entre 15 y 100 µm).  Por ahora el dispositivo solo se probó en ratones, a los que le habían conectado hasta 1.500 electrodos.

La máquina que se presenta ahora, según la compañía, es capaz de implantar seis hilos (192 electrodos) por minuto y sin tocar los vasos sanguíneos. Estos hilos son flexibles, por lo que se pueden mover con nuestro cerebro y, a priori, reducir la posibilidad de sufrir daños. Toda la información recogida por los hilos se transmite a un dispositivo situado en la cabeza, previsiblemente detrás o encima de la oreja. Dicho dispositivo tiene un puerto USB tipo C que se puede conectar a un ordenador para exportar dichos datos para su posterior procesado.

El principal objetivo es "conseguir una simbiosis con la inteligencia artificial" sin que el humano "se quede atrás". El propio Musk ha dicho en alguna ocasión que "creo que incluso en un escenario en el que la IA sea benigna, nos quedaremos atrás. Por eso creo que dotarnos con una interfaz cerebro-máquina de alto ancho de banda nos ayudará a permanecer por delante".

The Boring Company

La solución de Elon Musk para eliminar el tráfico es cavar túneles. De esto se encarga The Boring Company: en febrero 2017, la compañía cavó su primer zanja de prueba de nueve metros de ancho, 15 metros de largo y cuatro metros de profundidad en las oficinas de SpaceX en Los Ángeles, California, Estados Unidos. El proyecto del primer túnel fue terminado a finales de diciembre del año pasado. The Boring Company continúa operativa al día de hoy.

Según el magnate, el sistema de túneles podría ser como autopistas en tres dimensiones bajo la superficie. El emprendedor comentó que estará destinado solo a vehículos autónomos y eléctricos pero que además habrá carriles dedicados a transportar peatones y ciclistas por alrededor de un dólar por viaje.

Los túneles cuestan millones de dólares menos que lo que cuestan los que se construyen para trenes subterráneos. “Los costos se reducen triplicando la velocidad de perforación y manteniendo los túneles a un diámetro más pequeño”, explicaron desde TechCrunch.

OpenAI

La organización se dedica a investigar el alcance de la inteligencia artificial y evitar que gobiernos y corporaciones generen desarrollos desastrosos con dicha tecnología. Cuentan con un respaldo económico de la aceleradora YCombinator. También utilizan tecnología Deep Learning.

En 2017, OpenAI participó en The International, el torneo mundial de Dota 2. Allí, no compitieron, sino que su primer robot jugó contra Danil “Dendi” Ishutin, un jugador del equipo Natus Vincere considerado como uno de los mejores del mundo. Jugaron dos partidas y Dendi perdió horriblemente.

En esta compañía, Elon Musk busca convertir la IA en un bien público y distribuirla de manera correcta. “Es difícil entender cuánta IA a nivel humano podría beneficiar a la sociedad, y es igualmente difícil imaginar cuánto podría dañar a la sociedad si se construye o se usa incorrectamente", declara la compañía.

Cómo es el día a día de Elon Musk

Muchos sugieren que Elon Musk se come “el futuro” en el desayuno. Se levanta todos los días a las siete de la mañana y se acuesta alrededor de la una. El magnate explicó en varias entrevistas sus hábitos: duerme en promedio seis horas, hace ejercicio una o dos veces a la semana, toma mucho café y está intentando reducir la cantidad de comidas dulces que ingiere.

“El almuerzo generalmente se me sirve durante una reunión y lo termino en cinco minutos. Es un mal hábito”, se lamenta. Según Musk, trabajar siete días a la semana “no es sostenible” por eso trabaja seis. “A la mayoría de la gente solo le pedimos trabajar seis días a la semana. Creo que la gente puede sostener una semana laboral de 50 horas”, asegura. Sus días libres los aprovecha para pasar tiempo con sus cinco hijos.

“Si te contratan en Tesla, hay que tener en cuenta que es una empresa para trabajar duro. Si no les gusta la jornada laboral, siempre digo que se puede ir a trabajar para otra empresa y entonces tal vez puedas trabajar una semana laboral de 40 horas. Pero si trabajas para Tesla, el mínimo en una semana es de 50 horas y hay momentos en que serán semanas de 60 a 80 horas”, cuenta.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas