*

Negocios

El Gobierno busca reformas clave a la Ley de Economía del Conocimiento: cuáles son y a quién benefician

Las negociaciones del gobierno con las cámaras continúan para no extender indefinidamente el stand-by de la ley que afecta a más de 500 empresas. Las modificaciones al nuevo proyecto se llevarían al Congreso e incluirían mayor pago de Ganancias y menos estabilidad fiscal.

Por FLORENCIA PULLA - 22 de Enero 2020
El Gobierno busca reformas clave a la Ley de Economía del Conocimiento: cuáles son y a quién benefician

Continúan las negociaciones entre las cámaras empresarias, especialmente aquellas que se dedican a la industria del software, y el Ministerio de Desarrollo Productivo, después de la decisión oficial de poner un freno a la reglamentación de la Ley de Economía del Conocimiento aprobada a fines del año pasado y que tenía como fecha de implementación el 1 de enero.

Desde ayer, la cartera que lidera Matías Kulfas parece querer poner paños fríos sobre el reclamo de más de 500 empresas del sector para obtener mayores precisiones sobre la continuidad del régimen de promoción, que impacta directamente en sus costos de cargas sociales, impuestos y proyecciones de estabilidad fiscal para el próximo año

Las cámaras, las empresas y el mismo Ministerio parecen haber llegado a un acuerdo respecto a la letra chica de la nueva ley que tendrá modificaciones sustanciales de aquella redactada por el macrismo. Es por eso que deberá pasar por el Congreso en las sesiones extraordinarias que comenzarán en febrero.

Empresas en alerta por freno a la ley de Economía del Conocimiento: peligran 27.000 empleo y millones en inversiones

Las empresas de software argentinas están en pie de guerra por el freno a la reglamentación a la Ley de Economía del Conocimiento que se esperaba comenzase a regir a partir de enero. El stand-by que anunció el Ministerio de Producción y Desarrollo Productivo ayer las afecta principalmente, ya que pone en peligro la continuidad de los beneficios impositivos con los que contaron durante 10 años.

Fuentes cercanas a la negociación estiman que, de aprobarse rápidamente en marzo, la reglamentación podría estar a mediados de este año y que los créditos fiscales y otros beneficios del régimen serían retroactivos al primero de enero de 2020. 

Uno de los puntos más importantes para el sector tenía que ver con el porcentaje de Impuesto a las Ganancias del que quedarían exentos, un tema ríspido desde la aprobación de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que contradecía en espiritu el beneficio impositivo de la Ley de Economía del Conocimiento.

Ahora, las empresas que entren en el régimen podrán tener un descuento de 70% sobre el porcentaje que se paga actualmente de Impuesto a las Ganancias, de 35%. Esto significaría un beneficio de 14 puntos para el sector.

“Es reestablecer, ni más ni menos, lo que ya sucedía de hecho con la Ley de Software y lo que puso en stand-by la emergencia económica”, explica Luis Galeazzi, CEO de Argencon, la cámara que nuclea, en el país, a las empresas exportadoras de servicios del conocimiento. 

Lo que todavía no se sabe es si MercadoLibre y otras grandes empresas se verán beneficiadas por este artículo, de gran beneficio impositivo. Fuentes cercanas al Ministerio de Producción y Desarrollo social confirmaron a El Cronista que la idea es beneficiar en especial a las pymes argentinas, a quienes les cuesta competir en talento y recurso contra las grandes empresas que, se estima, se llevan 80% de los subsidios al software.

“Con la ley de Economía del Conocimiento le terminaban pidiendo a las grandes los mismos requisitos que a una pyme de 15 empleados”, resume el exdiputado Alberto Briozzo, autor de la primera Ley de Software

Otro temas que se siguen debatiendo por estas horas tiene que ver con la estabilidad fiscal que la vieja ley garantizaba por 10 años. Fuentes del Ministerio son claras: “Es imposible conmensurar el costo fiscal de la ley como estaba”. Y se estima que se podría reducir a la mitad la cantidad de años sin aumento de impuestos al sector.

Una buena para arrancar 2020: la Ley de Economía del Conocimiento

Argentina arranca el 2020 con una nueva Ley de Promoción de Economía del Conocimiento que trae beneficios fiscales relevantes para numerosos sectores, y que seguramente ayudará a partir de ellos a potenciar algunas industrias.

No menor sería la exclusión del llamado “autodesarrollo”: la capacidad de otras empresas con hubs de investigación y desarrollo en el país de gozar de beneficios impositivos por el hecho de producir software a escala local para sus filiales en el exterior. Ese beneficio quedaría reservado sólo a las empresas de tecnología y significaría la exclusión de algunos bancos y plataformas que hoy gozan del beneficio. 

Se está discutiendo, finalmente, un “premio” para los que se arriesgan a instalarse en provincias con bajo desarrollo tecnológico o, incluso, que decidan contratar a más mujeres para incitar la paridad de género en un sector que emplea a hombres en un 80 por ciento.

“Los beneficios diferenciales no estaban en la ley original pero podrían ser un plus interesante para federalizar o mejorar la equidad de género en las empresas de tecnología”, apunta Galeazzi. 



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas