*

Negocios

De chico vivió de la tierra, creció y hoy su empresa vale US$ 5.000 M

Stewart Butterfield vivió sus primeros años en Canadá, sin agua y sin luz. Hoy tiene una empresa valuada en US$ 5.000 millones. 25 de Junio 2018
De chico vivió de la tierra, creció y hoy su empresa vale US$ 5.000 M

Las historias de la infancia de los grandes CEO de Silicon Valley varían abruptamente, pero hay algo que une a una buena parte: el hippismo. Stewart Butterfield vivió sus primeros cinco años en una zona aislada de Canadá, sin agua y sin luz, y hoy tiene una empresa valuada en US$ 5.000 millones.

Su familia escapó de los Estados Unidos para evitar que envíen a su padre a la Guerra de Vietnam. Asì, terminaron viviendo en una cabaña de madera en Columbia Británica, una provincia ubicada en el límite sur de Canadá. No tuvieron acceso a agua corriente ni a una fuente de electricidad hasta que se mudaron a Victoria, la capital de la provincia, cuando Butterfield cumplió siete años.

“Mis padres eran definitivamente hippies”, explicó el fundador de Slack y Flickr durante una entrevista con la BBC. Según contó, la idea de su familia era vivir de la tierra, pero con el tiempo vieron que era mucho trabajo, entonces volvieron a la ciudad.

Tras la mudanza, el joven tuvo su primera computadora y aprendió a programar solo. Fue el principio de una carrera que explotó con la creación del servicio para compartir fotos Flickr, luego adquirido por Yahoo por US$ 25 millones; un precio extremadamente bajo si se lo compara con los montos que hoy se negocian entre compañìas de base tecnológica.

A los 12 años, Butterfield cambió su nombre a Stewart y aprendió a desarrollar juegos de computadora. Su hobby desapareció durante la secundaria y al ingresar a la facultad, optó por estudiar filosofía, en la Universidad de Victoria para luego hacer un master en la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido.

Al tiempo comenzó el auge de internet y retomó el rumbo de la informática. Èl veía que las personas que sabían hacer páginas web se estaban mudando a San Francisco y que sus amigos ganaban hasta tres veces lo que un profesor.

Así fue que volvió a su viejo amor: los videojuegos. Luego de hacer páginas web durante varios años, lanzó su propio juego online en 2002 junto a Caterina Fake, quien luego sería la cofundadora de Flickr y su esposa. Pero el juego que habían creado, llamado Neverending, nunca despegó y se estaban quedando sin plata.

Entonces dieron vuelta el proyecto, usaron partes que habían armado para el juego y en tres meses crearon la primera versión de Flickr. “Salieron los primeros celulares con cámara, cada vez más casas tenían conexión a internet y luego todo pasó muy rápido”, contó Butterfield. En 2004, Flickr se convirtió en una de los primeros sitios web que le permitía a sus usuarios cargar, compartir, etiquetar y comentar fotos.

Años más tarde, en 2009, decidió retomar su sueño del videojuego propio y nuevamente fracasó, pero esta vez le dejó una idea. Durante su desarrollo habían creado una plataforma de comunicación interna que terminaron amando. “Al principio no lo pensamos como un producto, estaba ahí, en el fondo. Pero luego de algunos años pensamos que quizás a otros les gustaría”, dijo el emprendedor en la entrevista. Ese programa se convirtió en la primera versión de Slack, un servicio que hoy tiene más de ocho millones de usuarios diarios, de los cuales tres millones pagan por el acceso a sus herramientas avanzadas y también cuentan con 70.000 clientes corporativos entre los cuales hay gigantes como IBM, Samsung y 21st Century Fox. Tras varias rondas de inversión, Slack alcanzó una valuación de US$ 5.100 millones.

Hoy, la empresa enfrenta una feroz competencia. Microsoft tiene un servicio similar dentro de su paquete Office 365 y startups como Zoom intentan ofrecer más a un precio similar. Pero por ahora, y a diferencia de lo que sucedió con Flickr, Butterfield dice que no tiene intenciones de dejar Slack. “Tuve mucha suerte y no soy tan inteligente como para poder lograrlo de nuevo. Si alguna vez quise ver que tan lejos podía llevarlo, este es definitivamente el momento para hacerlo”, concluyó.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas